Salud niega negociación para comprar vacunas y Moderna asegura que envió contrato hace un mes

La farmacéutica Moderna entregó un borrador del contrato al Ministerio de Salud para adquirir vacunas SpikeVax, una negociación directa, pero ministro lo niega.

Publicado el
vacunación contra covid-19 en niños
La vacunación contra el covid-19 en niños entre los 6 y 11 años quedó estancada. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Desde hace cuatro semanas las autoridades del Ministerio de Salud tienen el contrato que la farmacéutica Moderna envío para la compra de vacunas SpikeVax (nombre comercial) contra el covid-19, dosis que podrían aplicarse a la población infantil. Sin embargo, Francisco Coma, titular de la cartera lo niega.

Bernardo Girala, gerente general de Asofarma para Centroamérica y Caribe, compañía que se convirtió en el enlace de la farmacéutica estadounidense para los países de la región, señaló que se trasladó el documento a las autoridades sanitarias guatemaltecas en la primera semana de mayo.

Comenzamos conversaciones hace tiempo. El Gobierno nos pidió una cotización por una cierta cantidad de dosis”, dijo Girala a Prensa Libre.

Se trasladó un borrador con el mismo contenido que Moderna negocia con los distintos países, puede haber algunos cambios, pero son minúsculos. El documento se entregó en inglés, dada la urgencia de presentarlo al ministro de Salud.

“Enviamos la propuesta, entiendo que el ministro la está viendo con su equipo legal. No sé si hubo alguna complicación o no. Hasta ahora no hemos tenido respuesta confirmando o negando la propuesta”, agregó.

Que el contrato haya sido enviado en inglés, pudo retrasar la revisión del documento por parte de Salud, a criterio del gerente de Asofarma. Pero también cree que la falta de presupuesto podría estar frenando la compra de las vacunas.

Este último punto no es viable, debido a que Salud dispone de más de Q1 mil millones destinados para la compra del biológico contra el coronavirus, de lo que solo ha ejecutado 12.62 por ciento hasta el este martes, 31 de mayo.

“El gobierno tiene la propuesta, si dan el visto bueno el equipo de Moderna trabajaría inmediatamente para entregar las vacunas. Estoy seguro de que en menos de cuatro semanas estarían (en Guatemala) y puede ser mucho menos, dependiendo de la conversación con el Gobierno y del tiempo en que nos avisen”, indicó Girala.

El ofrecimiento es de entregar dosis a un precio competitivo, y similar al que se comercializa en los demás países.

Lea además: Vacuna covid-19 para niños: Guatemala podría adquirir dosis de Moderna con la intervención de Asofarma

De acuerdo con Coma, la negociación que tiene para adquirir vacunas Moderna es a través del Mecanismo Covax, pero la fecha de llegada de las dosis se ha ido modificando, además de que por parte de la farmacéutica se pidió que Guatemala firmara una “cláusula especial”, en la cual “se compromete la soberanía” del país y eso dificulta la negociación.

Con lo dicho por Coma queda claro que no hay intención de firmar contrato por compra directa de vacunas SpikeVax con la farmacéutica Moderna. Las autoridades le apuestan a las dosis que Covax pueda proveer al país.

“Todavía tenemos vacunas por adquirir a través del mecanismo Cóvax, en eso estamos, evaluando la continuidad y el cumplimiento de ese contrato que tenemos establecido”, dijo esta semana el ministro.

Además, aseguró que en este momento no hay necesidad de comprar más dosis, y qué, si ese fuera el caso, se apoyarían en el mecanismo internacional para obtenerlas.

Pero las declaraciones del ministro no coindicen con las de Girala, pues el gerente de Asofarma mencionó que Guatemala no podría adquirir dosis de Spikevax vía Covax, como tampoco que el país haga una negociación directa con la farmacéutica sin que la compañía esté enterada.

“La vacuna de Moderna, Spikevax, no puede ser adquirida por Guatemala vía Covax. Esto es así porque Moderna no tiene un contrato con Covax que incluya a Guatemala. Como hemos mencionado, el Gobierno de Guatemala sí puede adquirir la vacuna, contratando directamente con Moderna”, agregó Girala.

Aunque puede darse el caso de que algún otro país compre las vacunas vía Covax y las done a Guatemala.

Lea además: PDH presenta amparo contra Giammattei y Coma por no incluir en plan de vacunación a niños de 5 a 11 años

Esperan donación

En tanto las vacunas no ingresan al país hay 497 mil 292 niños entre los 6 y 11 años que esperan por la segunda dosis contra el covid-19, mientras que 1 millón 705 mil 239 aún no reciben la primera inyección.

Guatemala contaba con 1 millón 533 mil 22 dosis de Moderna donadas por Estados Unidos, que bien pudieron utilizarse para vacunar a 3 millones de menores, sin embargo, el pasado 7 de abril caducaron. Estas permanecen resguardadas en el Centro Nacional de Biológicos (CNB) a la espera de ser destruidas, tal como lo establece el acuerdo ministerial 534-2011.

Cada dosis tiene un costo aproximado de US$25, con las dosis vencidas la pérdida asciende a US$38 millones 325 mil 550, lo que equivale a Q294 millones 723 mil 479.

Diana Sierra, coordinadora del Programa de Inmunizaciones, indicó que hay una donación pendiente de vacunas SpikeVax, y que el programa ya dio dictamen favorable para que ingrese. En este momento se completan los trámites administrativos, aunque la embajada del país donante solicita el aval de una entidad superior al Ministerio de Salud.

Son 550 mil dosis las que estarían por ingresar, una donación de Suiza. No se conoce el día en que el biológico llegará a Guatemala, pero sí la fecha de caducidad, estas  vencerán entre agosto y septiembre.

“Las dosis ya están comprometidas para la segunda dosis de los niños que están pendientes (de completar el esquema)”, indicó Sierra. Como en los niños se utiliza la mitad del biológico que se inyecta a los adultos, también alcanzaría para cubrir a niños que no han recibido la vacunación contra el covid-19.

Lea además: Moderna recomienda 28 días para colocar la segunda dosis contra el covid en niños; Guatemala estableció 56 días y aún no tiene vacunas

Tiempo de segunda dosis

El médico Rolado Pajón, director científico de Moderna, indicó a Prensa Libre que el plazo establecido por la farmacéutica para colocar la segunda dosis a la población infantil es de 28 días.

“En nuestros estudios clínicos solo hemos generado datos con un intervalo de un mes, eso es importante dejarlo claro. Hay entidades de vigilancia de otros países que han optado distintas políticas, por ejemplo, el CDC de Atlanta recomienda de cuatro a ocho semanas de intervalo para vacunas de RNA mensajero. Más allá de eso no existen otras recomendaciones de que se puedan utilizar”, refiere Pajón, uno de los científicos que participó en la creación de SpikeVax, que utiliza la plataforma de ARN mensajero.

Fue el 11 de marzo que los primeros niños guatemaltecos recibieron la dosis inicial. El plazo de los 28 días se cumplió el 8 de abril.

El Ministerio de Salud amplió el período de la segunda dosis a los 56 días, que también ya se agotó. Aunque Coma aseguró que “aún estamos dentro del período de ventana para poder vacunar a los niños”.

Pajón dijo que desde Moderna no se tiene estudios específicos sobre sí la primera dosis pierde efectividad. “Las compañías traen soluciones diseñadas, estudiadas, a la mesa y estas soluciones vienen con un aval de datos que son el soporte para la propuesta que tenemos. Los gobiernos tienen que tomar las decisiones para proteger a sus poblaciones, basado en la lectura de estos datos, de sus agencias regulatorias y de sus grupos médicos”.

En el caso de los niños entre 6 y 11 años la dosis es de 50 microgramos, la mitad que reciben los adultos.

Por aparte, la farmacéutica está a la espera de la aprobación por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para el uso de emergencia de la vacuna Moderna en niños entre 6 meses y 5 años, con una dosis de 25 microgramos.

También desarrollan una vacuna bivalente que contiene 25 microgramos de la secuencia original del SARS-CoV-2 y 25 microgramos de la variante ómicron. El biológico protegerá no solo contra ómicron sino contra variantes futuras.

Está pensada para que sea un pinchazo al año, y estará disponible en el mercado a partir de octubre próximo. “Es la mejor arma que podemos ofrecer para luchar contra variantes, pero tiene que existir la voluntad (del gobierno) para que las vacunas lleguen a los ciudadanos en este país”, agregó el científico.