“Tengo 15 años de laborar con la chicharronera y esta pandemia ha sido lo más difícil”

La Feria del Chicharrón, impulsada por la Municipalidad de Mixco, se enfrenta a una edición atípica con fuertes lluvias y baja afluencia.

Carlos Alfredo Tan Guzmán tiene quince años de vender chicharrones en Mixco. (Foto Prensa Libre: Andrea Dominguez)
Carlos Alfredo Tan Guzmán tiene quince años de vender chicharrones en Mixco. (Foto Prensa Libre: Andrea Dominguez)

Pese a la pandemia y a la suspensión de actividades masivas debido al covid-19, la municipalidad de Mixco decidió llevar a cabo la Feria del Chicharrón, pero de manera “virtual”.

Decenas de cocineros se instalaron este sábado en las afueras de la municipalidad, lugar donde cocinaron carnitas y cuero de cerdo para repartirlas a través de motoristas que llevaban los pedidos a las casas de quienes lo ordenaban a través de una aplicación virtual creada por las autoridades locales.

Sin embargo, la feria que el año pasado recibió a más de 10 mil personas, este día despachó un número de pedidos reducidos.

“Hasta el momento hemos vendido 150 libras y aunque hemos vendido a domicilio nos está costando un poco”, contó Carlos Alfredo Tan Guzmán quien dice que estaban preparados con 600 libras de carne.

Tan es propietario de la chicharronera Charly, “tengo 15 años de laborar con la chicharronera y esta pandemia ha sido lo más difícil”, menciona.

Como él, todos los participantes de la actividad son originarios de Mixco. Algunos pertenecen a la tercera generación que se dedica a esta labor y otros empezaron a incursionar en este tipo de cocina hace un par de años.

“Esto es bien atípico, hasta el momento ha estado bien silencio, tal vez porque no estamos acostumbrados a pedir este tipo de comida a domicilio”, comentó Blanca Cifuentes que tiene seis años de vender chicharrones en Mixco.

Blanca Cifuentes participa en la Feria del Chicharrón organizada por la municipalidad de Mixco. (Foto Prensa Libre: Andrea Dominguez)

 

Julio César Tucux de 49 años comparte que con la chicharronera La Séptima es la tercera generación en su familia que se dedica a este negocio. “Esto fue la herencia que aquí me dejaron, orgulloso de ser chicharronero al 100 por ciento”, agrega.

“Para nosotros ha sido una novedad todo esto, no es como los años anteriores que había música, picado de rábano, de buche, revolcado, se asaban longanizas y morcilla, ahora es diferente” dijo Tucux.

Los precios de la carne varían entre Q30 y Q60 por libra y este fue el quinto año en que las autoridades de Mixco organizaban esta feria.

Julio César dice ser la tercera generación en su familia que se dedica a elaboración de carnitas y chicharrones. (Foto Prensa Libre: Andrea Dominguez)