Expareja de Byron Lima habla sobre traslado de reos, drogas y relación con exfuncionarios

Este jueves se conocieron nuevas declaraciones de Alejandra Reyes, la expareja del fallecido Byron Lima, en las que revela más detalles sobre los traslados de reos y los vínculos del militar con políticos y narcotraficantes.

Sindicados en el caso Caja de Pandora asisten a audiencia de primera declaración. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)
Sindicados en el caso Caja de Pandora asisten a audiencia de primera declaración. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

En el comienzo de la audiencia de primera declaración de los sindicados en el caso Caja de Pandora, el Ministerio Público (MP) reprodujo un audio en el que Reyes cuenta que conoció a Byron Lima en 2002 en el Preventivo de la zona 18.

En ese entonces, Reyes tenía entre 14 y 15 años y el primer encuentro con Lima se dio porque acompañó a una amiga a visitar al novio de esta.

Relató que Lima las ayudó para que ella pudiera ingresar sin identificarse, ya que era menor de edad. Meses después de haberlo conocido empezaron una relación sentimental y a partir de ahí lo visitaba con regularidad.

La colaboradora eficaz aseguró que Lima la convenció para que pusieran un salón de belleza, el cual trasladó a la zona 10 meses después, para lo cual le dio US$ 100 mil. 

Lima también le dio dinero a Reyes para que compraran una casa en el puerto San José valorada en US$ 350 mil, además de comprarle un carro BMW con un costo de US$ 44 mil. Lima Oliva y Reyes adquirieron varios vehículos de lujo.

Reyes contó en su declaración que Byron Lima le pidió que se sometiera a cirugías estéticas, por las cuales gastó US$ 8 mil. El reo hizo lo mismo con su expareja, madre de sus hijas.

Afirmó que 2009 y 2012 fueron los años en los que más bienes adquirió Lima Oliva, uno de ellos fue una casa en Arrazola Country Club valorada en Q800 mil.

Colaboración con narcos

Reyes también contó que, a través del reo Alfredo Morataya, alias Chiltepe, Byron Lima ayudó al narcotraficante Byron Linares préstandole seguridad para transportar droga, y por cada traslado le pagaban US$ 10 mil.

Chiltepe fue asesinado en 2009 y Lima se quedó con el contacto directo con Linares, quien le pidió que recuperara una avioneta cargada con droga en Izabal, para lo cual le pagó US$ 100 mil.

De acuerdon con Reyes, Byron Lima coordinó desde la cárcel otro tumbe de droga, en Escuintla, que resultó ser fallido por intervención de la Policía Nacional Civil (PNC).

En esa acción para recuperar un camión cargado con droga participaron Fito Arrivillaga y Mario Ordónez, asesinados en un restaurante de carretera a El Salvador.

Vínculos con el PP

Según Reyes, Lima apoyó la campaña del Partido Patriota (MP) con vehículos blindados y guardaespaldas para Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti durante los mitines.

Dijo que el militar, a través de su hermano Luis Lima, recibió Q350 mil para que bloqueara carreteras para evitar que simpatizantes de Manuel Baldizón llegaran a los centros de votación. El vínculo para la entrega del dinero fue Mauricio Lopéz Bonilla, según el relato de Reyes.

Además, recordó Byron Lima “hizo una gran fiesta” cuando ganó el PP ganó las elecciones generales de 2011.

Audiencia de primera declaración del caso Caja de Pandora, este jueves. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández).

Control de cárceles

Reyes indicó que Lima le confesó que Mauricio López Bonilla le preguntó que quería de regalo y él le pidió el Sistema Penitenciario. Al salón de belleza llegaban las personas que Lima iba a colocar en puestos clave en las prisiones.

Los guardaespaldas de Reyes fueron colocados como trabajadores del área de Análisis de Presidios. El papá de Reyes fue empleado en el departamento de Compras.

Según Reyes, López Bonilla le dijo a Byron Lima que le regalaba la potestad de hacer 150 traslados de reos, y señaló al abogado Moisés Galindo de haber recibido un vehículo como pago que le hicieron a Lima por un traslado.

Después de la muerte de Lima Oliva, Galindo le regaló el vehículo a Reyes y ella decidió grabarlo porque le pareció extraño que la quisiera ayudar. Según Reyes, el abogado sí sabía la procedencia del automotor.

Entre los trasladados a Pavoncito estaban Kevin Overdick, hijo del narcotraficante Walter Overdick, y Alejandro Jiménez, alias Palidejo. El pago por el traslado de Overdick fue de US$ 100 mil y un vehículo Mercedez Benz.

Reyes describió más casos de traslados de reos, por los que Lima recibió otros vehículos y hasta caballos.

“Desde que yo lo conocí, Byron siempre mandó en las cárceles, siempre. En el 2012 lógicamente tomó más poder porque le entregaron el Sistema Penitenciario”, afirmó Reyes.

Escuche el testimonio de Alejandra Reyes:

Contradice

Antes de iniciar la audiencia, el exministro López Bonilla dijo que todo se trata de “una especulación”, además puso en duda la declaración de Alejandra Reyes, expareja de Byron Lima Oliva, quien se convirtió en colaboradora eficaz, y quien habría revelado detalles de la relación de Lima Oliva con varios de los implicados.

“Es una especulación, ella -Reyes- a duras penas pasó la primaria y en el audio usa términos legales”, dijo López Bonilla.

Juzgado de Mayor Riesgo escucha a los implicados en el caso Caja de Pandora. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández)

Torre Fuerte y sus clientes

Reyes dijo que el Partido Patriota y la Municipalidad de Guatemala eran clientes de la cooperativa Torre Fuerte, propiedad de Byron Lima.

Supuestamente, el alcalde capitalino Álvaro Arzú le daba trabajo a Lima, pero el enlace entre ambos era la trabajadora municipal Zorayda Herincx, y que Lima llamaba a Arzú el “señor Oro”.

Según Reyes, Lima mantenía comunicación con Arzú a través de cartas, en las que algunas veces le recordaba el caso del lechero.

Reyes reveló que Lima pidió a Arzú dos plazas, ambas aprobadas en el 2007 por el director de Emetra, Howard Yang, para ella, su madre Elizabeth Ochoa Barrios y Andrea Monzón, viuda de Obdulio Villanueva.

Lima habría confesado a su expareja que él le era leal a Arzú y le habría contado que modificó la escena del crimen de la muerte de monseñor Juan José Gerardi.

Además, dijo que Lima enviaba peticiones al alcalde a través de caratas entregadas por Zorayda y la síndico primero Luisa María Salas Bedoya.