Delitos menores prevalecen en estados de Prevención en cuatro municipios

Tres días después que el presidente Alejandro Giammattei inició su gobierno decretó estado de Prevención en los municipios de Mixco y San Juan Sacatepéquez para reducir la criminalidad en los lugares, la dinámica se repitió en Villa Nueva y también en tres municipios de Chimaltenango.

Puesto de registro en el mezquital por el estado de prevenci—n que puso el Presidente en Villa Nueva.

Noe Medina 26012020
Puesto de registro en el mezquital por el estado de prevenci—n que puso el Presidente en Villa Nueva. Noe Medina 26012020

El gobierno presumió como positiva la recuperación de motocicletas robadas, la incautación de armas, dinero y la detención de 143 personas señaladas de delitos como: adquisición de teléfonos de dudosa procedencia, lesiones leves, amenazas, extorsión, homicidio en grado de tentativa, robo de vehículos, violencia contra la mujer, amenazas, estafa propia, falta a las buenas costumbre, encubrimiento propio, entre otros.

Las operaciones fueron nombradas como “Recuperación y Control” con el fin de disminuir la criminalidad, el sicariato y la extorsión en dichos lugares. Además, según las autoridades, los estados también sirvieron para perfilar a supuestos miembros de pandillas y crimen organizado.

Para Verónica Godoy, coordinadora de la Instancia de Monitoreo y Apoyo a la Seguridad Pública (Imasp), los estados de Prevención no son la respuesta para afrontar un problema de forma integral, ya que, los resultados obtenidos por el gobierno son “muy pobres” y “parciales” porque no muestran ninguna mejora en la seguridad.

“Los indicadores que usan son la cantidad de detenidos, pero no refleja nada … todavía tiene que probarse si son inocentes o culpables. Además, se saturan las cárceles. Entonces, no es un indicador para decir que todos los aprehendidos estaban cometiendo actos ilegales”, dijo Godoy.

“La recuperación de los espacios físicos es importante, pero más aún, es desarticular a las estructuras que desde la cárcel han mantenido el control”, dijo el presidente Giammattei, mientras anunció el decreto del cuarto estado en Nueva Concepción, Tiquisate, Puerto San José, Santa Lucía Cotzumalguapa, Palín y la cabecera de Escuintla, medida que terminó el pasado miércoles 19 de febrero.

Primer estado          

Mixco y San Juan Sacatepéquez fueron los primeros dos municipios del departamento de Guatemala con estado de Prevención. El gobierno informó que en total fueron detenidas 31 personas, incautadas tres armas, 10 motocicletas con reporte de robo, además de cuatro automóviles, 53 teléfonos confiscados y también tres migrantes – dos de nacionalidad colombiana y uno salvadoreño- fueron remitidos a Migración.

Los registros de la PNC indican que seis personas fueron capturadas por escándalo en la vía pública, cuatro por lesiones culposas, una por extorsión, una por negación de asistencia económica, una por rebeldía, una por desobediencia, una por amenazas y exacciones intimidatorias, una por robo y una por homicidio en grado de tentativa.

Asimismo, una persona detenida por lesiones graves, una por robo de vehículo, una por posesión para el consumo, una por lesiones culposas y responsabilidad de conductores, una por escándalo en la vía pública y daños a la propiedad, tres por robo de terminales móviles y una por lesiones culposas y responsabilidad de conductores.

Ronaldo Leiva, exministro de Defensa y consultor de seguridad del CIEN, vio con positivismo los operativos del gobierno, aunque resaltó que deberían hacerse en todo el país porque les da tiempo a los integrantes de las pandillas y crimen organizado de huir a otras partes mientras los estados están focalizados en algunos lugares.

Además, el experto en seguridad ciudadana resaltó que los operativos agilizaron la ejecución de las órdenes de captura que ya estaban expedidas. “Es una forma de que se cumplan con esas órdenes, porque quienes las tienen que ejecutar muchas veces las dejan ahí a que duerman el sueño de los justos”, añadió.

No obstante, Godoy divergió y señaló que no se necesita un estado de Excepción para cumplir con las órdenes de detención, además que son por delitos menores, ya que se moviliza a mucho personal para los resultados que obtuvieron.

Jorge Aguilar, vocero de la PNC, explicó que han trabajado con el personal de turno y no les quitan descansos, tampoco descubrieron zonas para movilizar agentes. “Se ha trabajado con los policías de comisarias y con unidades especiales y de investigación. Los más valiosos es que obtuvimos información, que en su momento tendrán frutos”, indicó Aguilar.

Villa Nueva

El pasado 24 de enero, en Villa Nueva entró en vigencia el estado de Excepción, que duró seis días. Según los registros de la Policía Nacional Civil (PNC), en Villa Nueva fueron detenidas 34 personas, entre las cuales, tres menores fueron remitidos a Juzgados.

En total, 16 personas fueron capturadas por extorsión, nueve en flagrancia, tres por violencia contra la mujer, uno por facilitación de medios, uno por asociación ilícita y uno por portación ilegal de armas.

Las autoridades ejecutaron 125 allanamientos, incautaron siete teléfonos y fueron perfilados 215 supuestos pandilleros, además fueron erradicadas 117 matas de marihuana y realizaron 24 incursiones en barrancos.

Leiva propone que para medir los resultados se tendría que saber cuánto tiempo pasaron las órdenes de captura sin ejecutar. “Yo consulté con Defensa y me dijeron que no habían hecho gastos extras, sino que es el mismo gasto, pero en otro lugar”, indicó el general en situación de retiro.

Juan Carlos de Paz, portavoz del Ejército, explicó que durante los operativos han movilizado entre 1 mil 200 y 1 mil 400 elementos a los lugares. Además, el gobierno indicó que durante los estados se incrementaron las llamadas para denunciar a integrantes de bandas, puntos de ventas de drogas, entre otros.

Chimaltenango

El penúltimo operativo que desarrollaron las autoridades fue en tres municipios de Chimaltenango, en total fueron detenidas 78 personas y ejecutaron 223 allanamientos. Además, fueron notificadas tres reos de nuevas ordenes de aprehensión.

Fueron decomisadas cinco armas –dos rifles y tres escopetas-, dos motocicletas y cinco vehículos con reporte de robo, 110 teléfonos, mariguana, cocaína, boletas de transferencias bancarias y Q114 mil.  

Según los registros de la PNC, 12 fueron capturados por escándalo en la vía pública, ocho por agresión sexual, ocho por negación de asistencia económica, siete por asesinato, conspiración y asociación ilícita, siete por responsabilidad de conductores, cinco por tenencia de teléfonos con reporte de robo, cuatro por extorsión, cuatro por violencia contra la mujer, uno por deforestación, tres por insultos a la autoridad, entre otros.

Además, fueron perfilados más de 80 pandilleros y más de 200 pilotos de moto taxis y documentaron que hay 26 casas abandonadas en los tres municipios.

Ricardo Saénz de Tejada, antropólogo y profesor universitario, indicó que, con los estados de Prevención implementados por el gobierno en dichos municipios, fue un respuesta para la necesidad de seguridad que tienen los ciudadanos en dichos lugares.

“La presencia policial no solo creo la sensación de protección en los ciudadanos, sino también aumentaron las denuncias. ¿Qué nos dice? Si se lograra una permanencia de las fuerzas de seguridad en las localidades; por ejemplo, un sistema de policías comunitarios mejoraría la seguridad”, indicó el también politólogo.

Además, explicó que las autoridades deben reforzar su lucha en desarticular las organizaciones delictivas y no capturar a los miembros de uno en uno. Añadió también que la presencia de las fuerzas de seguridad debe permanecer.

0