PNC rastreó durante dos meses a Anderson Daniel Cabrera Cifuentes

Un comando élite de la Policía Nacional Civil ubicó a Anderson Daniel Cabrera Cifuentes en una casa de la colonia Mirador de la Cruz, zona 18, donde se enfrentó a los agentes y se suicidió al verse copado.

Agentes participan en el operativo de recaptura de Anderson Cabrera. (Foto Prensa Libre)
Agentes participan en el operativo de recaptura de Anderson Cabrera. (Foto Prensa Libre)

Una de las visitas frecuentes a la cárcel El Boquerón que tuvo Anderson Daniel Cabrera Cifuentes y/o Miguel Ángel García Estrada, alias Chatía o Liro Boy, fue la de su conviviente. Desde hace dos meses, los investigadores escuchaban las conversaciones telefónicas que mantenía con la mujer, donde hablaba de la venta de drogas, el robo de automóviles y la planificación para asesinar a dos comerciantes.


El “error” del líder de la clica Vatos Locos, de la Mara Salvatrucha (MS) fue contactar a su conviviente, Jackelyn  Jauregui Lemus, de 28 años. “Esa fue la clave para saber en dónde se movía”, informó uno de los detectives que siguió el caso.

El pandillero estuvo libre desde el 16 de agosto del 2017, cuando se fugó durante una balacera en la entrada del Hospital Roosevelt, donde murieron siete personas y 12 resultaron heridas Entre las víctimas mortales de la balacera hay dos guardias de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP), dos trabajadores del centro asistencial, dos niños y un adulto. El día del tiroteo, lo policías interceptaron cerca del hospital, un vehículo con cinco hombres, quienes habrían ayudado a Cabrera a escapar.

Desde finales de julio pasado los detectives escuchaban las conversaciones frecuentes de Cabrera Cifuentes con su conviviente. “Sabemos que se mantenía en las colonias San Rafael I y II. Cambiaba de casa constantemente”, dijo el investigador.

Hace dos semanas se mudó a una vivienda de dos pisos ubicada en el lote 13, manzana 33, sector 3 de la colonia Mirador de la Cruz, en la zona 18. El lugar cuenta con garita de vigilancia y para ingresar se debe identificar y especificar a qué familia se visita.

Lea además: Guardia de Presidios es un supuesto proveedor de armas de la mara 18

Una de las herramientas utilizadas por la Policía para ubicar a Cabrera era la triangulación de señal de telefonía celular cada vez que el pandillero se comunicaba con alguien; sin embargo, la precisión de esta herramienta no era exacta y variaba entre 100 y 200 metros, por lo que era difícil individualizar la residencia que ocupaba en esos momentos.

Los investigadores confirmaron que Cabrera hablaba con otros integrantes de su clica. “Las conversaciones eran por la venta de drogas. Se referían a marihuana y también al robo de vehículos”, añadió el detective, que lo escuchó durante dos meses.

Incluso, en dos oportunidades, se mencionaron pormenores para asesinar a dos comerciantes. La PNC envió unidades al sector y se impidieron los crímenes, se especificó.

Ingreso a la colonia donde la PNC determinó que se encontraba Anderson Cabrera. (Foto Prensa Libre)

Se enfrentó a comando

El Grupo de Acción Rápida (GAR) destacó a 20 agentes que fueron entrenados por la unidad estadounidense SWAT. La madrugada de este jueves rodearon la casa. A las 2.40 horas los agentes estaban preparados para irrumpir y detener al peligroso pandillero a partir de las 6 horas.

Poco después de las 3 horas, Cabrera Cifuentes notó la presencia policial y se enfrentó a balazos con los agentes, informó el oficial Pablo Castillo, portavoz de la PNC.

“Los agentes negociaron con el criminal para que dejara salir a su pareja y a su hijo, a lo que accedió”, añadió.

Lea más | Así era como un transportista extorsionaba a la asociación a la que pertenecía

Jauregui Lemus, su conviviente, salió acompañada de su hijo de 8 años y les dijo a los uniformados que Cabrera le había dicho instantes antes que pensaba suicidarse. En cierto momento hubo un disparo. Cabrera se había disparado en la cabeza.

El pandillero, por el cual el Ministerio de Gobernación ofrecía Q150 mil de recompensa a quien facilitara su captura, no murió en el instante. Los Bomberos Voluntarios lo trasladaron al Hospital del Seguro Social de la zona 6, donde falleció.

Su conviviente y su hijo fueron atendidos por crisis nerviosa, en medio de un amplio despliegue policial que se implementó por el temor fundado de una represalía de la pandilla. 

Autoridades ofrecían una recompensa de Q150 mil por información para capturar al pandillero. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En la vivienda donde se disparó Cabrera quedó un vehículo y un perro al lado en un colchón.

La decisión de Cabrera de suicidarse también es porque en la prisión “tenía enemigos” de la misma organización criminal, se informó. La PNC indicó que sus últimas palabras fueron: ¡Prefiero la muerte!.

Perfil peligroso

Desde 2013, Anderson Cabrera ya purgaba una condena de 162 años por cinco crímenes. Uno de los casos fue la muerte en 2010 del investigador policial Élfego Vásquez Carrera y del asesinato en grado de tentativa de otro agente.


Inició en la clica desde los puestos más bajos y poco a poco, ascendió en la estructura de la MS. La información de las autoridades precisa que el grupo Vatos Locos tenía el control total y cobraba Q200 de extorsión a tortillerías, panaderías, carnicerías y farmacias.

Lee también: Esta es la ruta del dinero de las extorsiones

En la cárcel El Boquerón sus compinches le llevaban chicharrones, carne, leche en caja y otros productos. Se sabe que organizaba churrascos. Incluso, en una ocasión hubo una llamada que él hizo a alguien de su grupo para agradecer las 15 libras de carne que le llevó y para presumir detalles de la actividad que hizo ese día en la cárcel.

Diez nombres

Los detectives explicaron que Cabrera Cifuentes usaba distintos nombres para evadir a las autoridades. En una escucha telefónica supieron que se había identificado como el Nobel de literatura del país, Miguel Ángel Asturias. También se hacía llamar Miguel Ángel Estrada García, Héctor Wilfredo López Ortiz, Luis Alberto Col López, Allan Oswaldo Yos Cifuentes, Carlos Alfredo Aguilar Estrada, Víctor Geovanny Jauregui, Luis Fernando Cabrera, Alberto Col Cruz y José Alberto Col Yol.

Contenido? relacionado

> La tragedia que enlutó a siete familias
>Mujer esconde municiones en el lugar menos pensado
> Esta es la ruta del dinero de las extorsiones

Los comentarios están cerrados.

1