En casi seis meses más de 40 mil fueron capturados por infringir el toque de queda

La medida ha sido flexibilizada y modificada a lo largo de la pandemia en el país, por lo que varían los horarios donde se registran más detenciones.

Vista de una calle del Centro Histórico, zona 1, durante un toque de queda. Durante más de cuatro meses, cuando la cantidad de contagios no era tan elevada, Guatemala vivió fuertes encierros, algunos de incluyeron fines de semana completos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Vista de una calle del Centro Histórico, zona 1, durante un toque de queda. Durante más de cuatro meses, cuando la cantidad de contagios no era tan elevada, Guatemala vivió fuertes encierros, algunos de incluyeron fines de semana completos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En casi seis meses después que se confirmó el primer caso de covid-19 en el país fueron detenidas 40 mil 203 personas -536 menores de edad—por infringir el toque de queda nocturno. Escuintla, Alta Verapaz, Huehuetenango, Villa Nueva y Mixco son los lugares donde fueron capturadas en su mayoría, según los datos de la Policía Nacional Civil (PNC).

El toque de queda tiene como objetivo limitar la movilidad de las personas en el país para evitar que se propague el nuevo coronavirus y está vigente desde el pasado 22 de marzo, pero ha sido modificado en sus horarios durante este tiempo, porque a inicios estaba impuesto desde las 16:00 horas, luego fue flexibilizado que inicie a las 21: 00 horas y termine a las 4:00 horas del siguiente día.

Las comisarías 15 –que cubre Villa Nueva, Villa Canales, Amatitlán y otros lugares—y la 16 –con cobertura en Mixco, Ciudad Quetzal y otros sectores–, de Escuintla, Alta Verapaz, Huehuetenango son las que más reportaron capturas, ya que, en total suman 12 mil 174 detenciones.

Mientras que la comisarías de Totonicapán, Izabal, Quiché, Zacapa y El Progreso son las que en menor cantidad registraron porque en total fueron 3 mil 181 detenciones.

Jorge Aguilar, vocero de la PNC, explicó que los policías ejecutaron las detenciones en su mayoría porque grupos de hasta 20 personas estaban reunidas afuera de sus casas conversando, bebiendo o escandalizando en la vía pública durante el toque de queda por lo que procedieron a aprehenderlas.

El portavoz añadió que seis comisarias (incluidas la 15 y 16) cubren el departamento de Guatemala reportan 10 mil 740 detenciones por dicha disposición y resaltó que el 60 por ciento de los más de 42 mil detenidos estaban bajo “efectos de licor”.

Los datos de personas detenidas por hora indican que, durante las 18:00 fueron capturadas 7 mil 191 personas, una hora después 5 mil 563, a las 20:00 fueron 4 mil 493, a las 21:00 fueron 4 mil 737.

Mientras que a las 22:00 fueron 4 mil 151, una hora después casi se redujo el 50 por ciento, ya que, fueron 2 mil 373 y a las 24:00 fueron 2 mil 114.

Multas

Sandino Asturias, analista en seguridad y justicia, indicó que el incumplimiento del toque de queda responde a que la población debería estar suficientemente informada sobre las razones del por qué deben quedarse en casa, pero la cantidad de detenidos demuestra que los datos e información compartida no es suficiente.

Señaló también que otro de los problemas fue crear una “cultura” para detener a los infractores de una norma que podría resolverse como falta. “Tenemos el Sistema Penitenciario sobrepoblado en 380 por ciento y luego las medidas que se toman, si deben tomarse, pero con carácter administrativo como poner multas, en vez de detener o capturar a 40 mil personas porque sobrecarga al sistema de justicia”, criticó Asturias.

Además, puntualizó que es una gran contradicción la medida contra las que sugieren las autoridades sanitarias como el distanciamiento social para evitar los contagios de covid-19, porque hacinan los lugares a donde son trasladados como, por ejemplo, juzgados o carceletas, mientras resuelven su situación legal.

“Creo que la medida de coerción debe usarse de forma exclusiva para delitos graves. (…) No se debe meter preso a todo el mundo, sino con estas faltas administrativas se deben de poner multas. Debemos tener una lógica para graduar nuestro sistema de justicia y no saturándolo”, opinó Asturias.

Verónica Godoy, vicepresidenta de Familiares y Amigos contra la Delincuencia y el Secuestro (FADS), coincidió con Asturias para que sean impuestas multas y no se capturen a las personas infractoras del toque de queda.

Señaló también que el gobierno no mantuvo las medidas claras, porque las fueron cambiando de forma constante mientras avanzaban los casos de covid-19, por lo que las personas se relajaron.

“La Policía no tiene recursos suficientes para dedicarse solo a este tema, tiene otros como la seguridad pública y ciudadana que también debe atender. ¿Cómo debe hacerse? Tal vez cambiando el mensaje que da el gobierno que sea más claro, por ejemplo, seguimos con el semáforo, pero la mayoría siguió con su vida normal pareciera que se les olvidó la pandemia y el toque de queda”, afirmó.

Godoy consideró que el gobierno debe buscar mecanismos alternos, porque lo que refleja los más de 40 mil detenidos por infringir el toque de queda es, que las personas no respetan y desobedecen a las autoridades.