La conclusión de Sammy Morales se refiere a que no hubo fraude

Durante la continuación del juicio a los 25 acusados en el caso Botín en el Registro de la Propiedad, la defensa del hermano del presidente Jimmy Morales, se centró en argumentar los supuestos errores de la acusación, así como que el caso es administrativo.

Sammy Morales durante una pausa en el debate del caso Botín en el Registro de la Propiedad. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)
Sammy Morales durante una pausa en el debate del caso Botín en el Registro de la Propiedad. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

“Este juicio ya se va a terminar, pero estoy casi seguro de que les vamos a hacer falta”, bromeó el abogado Óscar Poroj. También pidió disculpas por algunos alegatos, los cuales calificó de fuertes, en el debate que ya tiene 111 audiencias desde que inició el 30 de agosto del 2017.

El Tribunal Décimo Tercero, integrado por Edna Maxia, Jaime González y Juan Aceituno, rieron cuando escucharon las palabras del penalista en la Sala de audiencias de mayor capacidad, conocida como megasala.

Su conclusión la dividió en tres partes: Administrativo, técnico relacionado con el derecho y la situación por uno de los eventos que enfrenta debate su cliente.

Mientras argumentaba el abogado, Morales se le pudo observar en una orilla del lugar destinado a los acusados.

El señalamiento que tiene a Sammy Morales en el banquillo por fraude y lavado de dinero u otros activos es por dos eventos, supuestamente que no se realizaron, aunque el Registro General de la Propiedad sí pagó.

El Plan Operativo Anual (POA) centrado al pago de Q89 mil 975 por 40 desayunos, refacciones y almuerzos para los integrantes de la Comisión los días 27, 28 y 29 de noviembre del 2013. También el pago de 564 canastas navideñas para el personal.

Morales utilizó la empresa que dirige, Plus Espectáculos y Promociones, para remitir la factura.

Lee además: Así será el trámite “urgente” de la orden de aprehensión con vías de extradición de Mario Leal

Ataca auditorías

Poroj explicó que el caso surgió por la denuncia que practicaron los auditores de la Contraloría General de Cuentas (CGC) Adolfo Álvarez, Ana Girón y Damaris Méndez, el 30 de noviembre del 2015. También en enero de 2016 con una ampliación.

El penalista explicó que los auditores remitieron sus informes. En uno se lee “copia simple” relacionado con unos documentos que revisaron que fueron enviados por la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci). “¿Por qué el fiscal del caso le envió copias simples? Eso es una falencia”, dijo.

“Señores jueces, acá no se presentó una denuncia por eso sino por un hallazgo tipo administrativo”, puntualizó Poroj para intentar desvirtuar el delito de fraude.

Después del receso del almuerzo recalcó en que si no existió fraude, tampoco el blanqueo de capitales.

El fiscal Carlos de León ya solicitó que Morales sea condenado a 11 años de prisión.

En este caso también enfrenta debate su sobrino, José Manuel Morales Marroquín, hijo del presidente Jimmy Morales. También está en el banquillo la exregistradora Anabella de León, supuestamente por haber avalado el contrato irregular de 16 personas que cobraron Q3 millones en salarios sin ir a trabajar al Registro y sus sedes.

Sammy Morales -derecha- conversa con la la jueza Edna Maxia. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

 

Momentos previos a la conclusión de Morales. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

 

Contenido relacionado

>Fiscalía pide 8 y 11 años para los Morales en el juicio del caso Botín

2

Ruben Silva Hace 8 meses

TODOS LE SONRIEN ALA CAMARA COMO PEN-DE- JOS

Gustavo Ramirez Hace 8 meses

Si pues, si ya lo dijo su hermano el presidente: para ellos es normal la corrupción en ese tipo de negocios, lo malo para mi como me precio de honrado y honesto, no le enseñaría a mis hijos e hijos de mis familiares las malas conductas que yo estaría haciendo: robar, mentir y corromper.