El Marino y sus casi tres décadas de historia criminal

Para entender quién era Jorge Mario Moreira Reyes, alias el Marino, ultimado este miércoles 23 de enero de 2019 en la cárcel de Pavón, en Fraijanes, es preciso retroceder unos 26 años, a la década de 1990, cuando en el país sembraban el terror bandas de secuestradores como Agosto Negro y Los Pasaco, y desde el barrio El Gallito Mario García Rodríguez, Marioco, controlaba la venta de drogas.

Jorge Mario Moreira, alias el Marino, cumplía desde 1998 una condena de 50 años por secuestro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jorge Mario Moreira, alias el Marino, cumplía desde 1998 una condena de 50 años por secuestro. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Jorge Mario Moreira Reyes tenía 19 años cuando empezó a involucrarse en actos delictivos en la colonia donde creció, La Verbena, en la zona 7, una de las áreas, todavía, más peligrosas y pobres de la ciudad.

El Marino tuvo desde su adolescencia contacto con el crimen, en ese entonces apenas organizado por las pandillas que comenzaban su auge. Sin embargo, sí logró tener alguna participación en secuestros, asaltos a bancos, traición a familiares, negocios en la cárcel. Antes de los 20 ya se paseaba en un vehículo robado a la hija de un diputado.

Fue el 14 de junio de 1993 que Moreira Reyes, el Marino, conoció a la Policía de cerca. Ese día fue detenido y señalado de robo agravado y encubrimiento. A sus 19 años su identidad quedó registrada en el Gabinete de Identificación por primera vez, pero no sería la última.

Lea también: Habla una víctima de la explosión en el autobús de la ruta 32: “¿Cómo no le va a quedar miedo a uno?”

En los registros hemerográficos no se registró la salida de prisión de Moreira Reyes, luego del robo que cometió en 1993, sin embargo, dos años después, en 1995, su nombre estaba en una investigación que efectuaba la Policía Nacional (PN) a la banda de plagiarios: El Canguro.

El 14 de marzo de 1995 el grupo en el que estaba involucrado Moreira Reyes secuestró al menor Óscar René González Menéndez, hijo del ingeniero Jorge Antonio González. El caso se denunció y la Policía inicio la investigación que permitió la captura de el Marino, el 16 de mayo de ese mismo año.

Jorge Mario Moreira Reyes sonríe al ingresar a una de las audiencias en Torre de Tribunales, hace 21 años. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La detención se realizó en la 20a. avenida y 9a. calle, zona 7, colonia Kaminal Juyú, donde el grupo de secuestradores hacían la entrega de drogas en tres vehículos. En esa ocasión, además, de Moreira Reyes fueron detenidos Jahir Estuardo Quiñones Orozco y Julio Romero Orozco San Juan -el padrastro de Moreira Reyes-.

Un día después la Policía logró liberar al menor secuestrado, en una vivienda de la colonia Monserrat 1, en zona 4 de Mixco.

El Tribunal Quinto de Sentencia, el 22 de mayo de 1998, condenó a 50 años de prisión a Moreira Reyes. Al concluir la lectura de la sentencia, en la sede de la Sala, el Marino agredió al padre del adolescente plagiado con una taza de cerámica, la que le quebró en la cabeza.

Este secuestro y la sentencia parecían el final criminal de Moreira Reyes, pero no lo fue; su historial delincuencial continuó, incluso, desde la cárcel.

Jorge Mario Moreira Reyes se enfureció al ser sentenciado a 50 años de prisión en 1998, por el secuestro de un adolescente. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Lea también: Esposa de Guayo Cano insiste en recuperar dos propiedades valoradas en Q3.8 millones

Antagonismo con la Ley

  • 12 de junio de 2003

El Centro Preventivo de la Zona 18 volvió a ser escenario de violencia: Juan Carlos García Rodríguez, hermano menor de Marioco, exjefe del Cartel de El Gallito, fue baleado por Moreira Reyes, de la banda de plagiaros El Canguro.

  • 5 de enero de 2005

Un banco en la zona 11, que funcionaba en un comercial, fue asaltado por un grupo armado y hurtaron Q1.3 millones y US$22 mil -unos Q150 mil-. La Investigación de la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ministerio Público (MP) vincularon a Mayra Esperanza Reyes García al caso, madre de Moreira Reyes.

  • 4 de febrero de 2005

Una pareja de esposos, tíos de Moreira Reyes, fueron asesinados a balazos en su vivienda de la 3a. avenida y 8a. calle, de la colonia Landívar, zona 7.

Nancy Reyes -prima de El Marino- culpó a Moreira Reyes de ordenar matar a sus padres por la disputa de una herencia familiar.

  • 19 de mayo del 2005

Dos presuntos secuestradores murieron y tres más fueron capturados por un comando de la PNC que liberó a Roxana Mariela Sandoval Martínez, de 14 años, hija de César Sandoval, exgerente del Seguro Social, condenado a 13 años de prisión por el desfalco millonario a esa institución.

La investigación policial estableció que Moreira Reyes dirigió el plagio desde la cárcel y exigieron el pago de US$1.5 millones -unos 11 millones-por la liberación.

  • 21 de mayo de 2005

La PNC y el MP descubren un taller mecánico con 11 vehículos en la Granja Penal de Rehabilitación Pavón, en Fraijanes, la cual era utilizada por la banda de Moreira Reyes para ocultar vehículos, cambiar placas, alterarlos y luego utilizarlos en secuestros y robos.

  • 22 de mayo de 2005

Entre los autos decomisados había una camioneta y un automóvil. Uno de los vehículos estaba a nombre de Lissette Pérez Leal, hija del diputado Otto Pérez Molina.  El político argumentó en esa época que el automóvil lo vendieron. “Lo dimos como enganche -a una compañía- para comprar otro -vehículo-, y tengo entendido que la empresa lo vendió después”, dijo Pérez Molina.

  • 8 de febrero de 2009

Moreira Reyes amenazó al ministro de Gobernación Salvador Gándara por retirarle algunos privilegios en la prisión. En respuesta, el presidente Álvaro Colom, a través de un mensaje público le respondió:.

“Quiero decir a este el Marino, como le dicen, y que amenazó de muerte al ministro Gándara, que no le vamos a devolver nada, porque él -el funcionario- está cumpliendo con una orden judicial”, advirtió Álvaro Colom.

  • 31 de diciembre del 2010

Mayra Esperanza Reyes García, de 54 años, madre de Moreira Reyes, fue ultimada tres días después de haber salido de prisión, condenada por el robo al banco en zona 11.

  • 15 de febrero de 2018

El MP y la PNC desarticulan la banda El Punto, que se dedicaron al sicariato y robos; esa estructura criminal fue dirigida por Moreira Reyes desde la cárcel. Según la investigación “La droga era vendida en negocios fachada, como cantinas, el dinero recolectado era entregado a la testaferro o tesorera; es decir, a la conviviente de Moreira Reyes -Gabriela Rocío Argueta Ramos-”.

Más vínculos

Moreira Reyes fue esposo de Rosa García Muñoz, quien fue detenida por las autoridades por estar vinculada en robos. Además, su conviviente María del Carmen Monzón Sisimit, también fue capturada por conducir un vehículo con reporte de robo. La conviviente más reciente de el Marino fue Gabriela Rocío Argueta Ramos, quien fue detenida por conducir un automóvil robado, quedó en libertado y 10 días después la aprehendieron por estar vinculada a la banda Los del Punto.

 

Muertes en la cárcel Pavón

El 26 de septiembre de 2006 la PNC implementó una operación para retomar el control en la Granja de Rehabilitación Pavón, en Fraijanes. En ese operativo murieron siete reclusos, la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), elaborÓ un informe que presentó el 28 de diciembre de ese mismo año y concluyó en sospechas de “ejecuciones extrajudiciales”.

El 10 de enero de 2007 la PDH entregó el informe al MP y se empezó una investigación, luego la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala colaboró con la investigación.

El 18 de julio de 2016 un grupo armado ingreso al penal de Pavón y ultimaron al recluso Byron Lima, otros tres privados de libertad y a la modelo argentina Joanna Birriel.

Según el MP la venta de droga dentro de Pavón originó el conflicto entre Lima y Marvin Montiel.

Lima al ser ingresado en Pavón inició acercamientos con los voceros de los diferentes sectores de la granja posteriormente habría logrado la aceptación de los reclusos y se autoproclamó vocero único dentro de la cárcel, reclutando un equipo de seguridad armada y de esa forma tomó el control del centro carcelario.

Ese poderío que adquirió Lima generó discrepancias con Montiel. El Taquero compró una carpintería que había sido instalada por un recluso, y aprovechando la oportunidad para utilizarla como un negocio de fachada, aprovechó la oportunidad y logró introducir armas y drogas. Así planeó y ejecutó el asesinato.

Contenido relacionado:

Guardia de Presidios es un supuesto proveedor de armas del Barrio 18

Ligan a proceso a supuestos pandilleros que atacarían un autobús de la ruta 32

Cuál es el estado de salud de alias la Ranflerita después de más de tres horas de cirugía

8

Gary Enrikez Hace 2 meses

Ese man hizo demasiado daño, entre todo ese historial no cuentan los asesinatos de mujeres que ordenó…, este man el poder Lo loqueaba

Mario Acevedo Hace 3 meses

Para estos casos la pena de muerte es lo mejor, 50 años de alimentarlo y cuidarlo para que siga delinquiendo, aprovechemos las elecciones para incluir que el soberano voto si a la pena de muerte.

    Ernesto Paiz Hace 3 meses

    es muy cierto. entre ejecucion y asesinato es una gran diferencia, estos parasitos deben ser ejecutados por las autoridades, porque para eso es que llevan la espada. mas no asesinados.

Gabriella Luna Hace 3 meses

El que a yerro mata a yerro muere

    Chino Mazariegos Hace 3 meses

    disculpe pero la frase es el que a hierro mata a hierro muere…. y no como usted lo escribió (yerro) creo que aparte de la delincuencia la educación es triste..

Emilio Hernandez Hace 3 meses

No entiendo cómo es que existe esa gran historia de lo que este personaje hacia, tal parece que todos lo sabían pero no les convenía que se terminara el negocio ojala que sepa tararear la canción este que mato al marino para ver si caen unos mas y asi sigan haciendo sus negocios pero ahora si bajo la protección de la cárcel.

Otto Garcia Hace 3 meses

Era una joya.

Elmer Diaz Hace 3 meses

Todo eso se hubiera evitado si hubiera sido ejecutado en su momento, solo un sistema maltrecho como el nuestro permite que un convicto siga operando desde la cárcel parece surrealista.