Lo que las investigaciones revelan del conflicto de Santa Catarina Ixtahuacán y Nahualá

Cada cierto tiempo resuenan nuevos enfrentamientos entre los pobladores de Santa Catarina Ixtahuacán contra los de Nahualá, Sololá. Los ataques casi siempre dejan personas muertas o heridas.

Tres municipios de Sololá permanecen bajo estado de Sitio por ingobernabilidad. Foto Prensa Libre: PNC
Tres municipios de Sololá permanecen bajo estado de Sitio por ingobernabilidad. Foto Prensa Libre: PNC

En menos de un año, dos gobiernos declararon estados de Sitio en los municipios de Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán, Sololá, por la ingobernabilidad, falta de orden e inseguridad que tenían algunos pobladores en los lugares, debido a la lucha constante por obtener el control de los afluentes de agua potable y también porque no está definido el límite territorial en sus tierras.

A partir del 30 de mayo, las dos comunidades anteriores junto a Santa Lucía Utatlán también de Sololá quedaron con restricciones de movilidad y con limitaciones a los derechos constitucionales durante un mes, por orden del gobierno de Alejandro Giammattei y en medio de la pandemia de covid-19 que afecta a Latinoamérica.

No obstante, meses después las fuerzas de seguridad llegaron de nuevo a los tres municipios sololatecos para retomar el control y hasta el pasado 10 de junio la Policía Nacional Civil (PNC) reportó la captura de 59 personas detenidas, 35 armas y 38 cargadores para pistolas confiscadas, 8 mil municiones incautados y el hallazgo de 819 bombas caseras.

Asimismo, informó que el decomiso de Q63 mil 460, 36 tubos para morteros incautados, 12 radios transmisores incautados, teléfonos celulares, un drone, entre otros.

Nacimientos de agua

Juan Carlos de Paz, portavoz del Ejército, explicó que durante el estado de Sitio no se han registrado hechos de violencia y han incautado armamento, además, afirmó que las “bombas caseras” estaban armadas con clavos y tuercas, lo cual significa que tiene el objetivo de herir personas cuando exploten.

“Uno de los mayores problemas a lo que nos hemos enfrentado, es que encontramos los nacimientos de agua de Nahualá en Ixtahuacán y los de Ixtahuacán en Nahualá, y eso ha provocado las disputas y enfrentamientos” resaltó de Paz.

Diego Vásquez Monterroso, arqueólogo y antropólogo, explicó que tanto los dos municipios mayas tienen desde alta montaña hasta boca costa en un mismo territorio y aclaró que la mayoría de los conflictos se registran en la parte alta, porque en la baja incluso las comunidades se intercalan y no hay muchos problemas.

Las autoridades incautaron bombas caseras. Foto Prensa Libre: PNC

Vásquez, quien también es investigador del Instituto de Investigación y Proyección sobre Dinámicas Globales y Territoriales de la Universidad Rafael Landívar, resaltó que las principales actividades comerciales de los municipios son la agricultura, las manufacturas y el comercio, pero Nahualá logró desarrollarse mucho más comparado con Ixtahuacán en dichos ejes.

Además, indicó que un rasgo característico de estos K’iche’ occidentales, es que muchos migraron hacia Estados Unidos, solo por algunos años con el fin de capitalizarse, por eso se distingue un impacto en el desarrollo comercial en los dos municipios y el motivo por el cual hay infraestructura de servicios, por ejemplo, en Nahualá hay cinco sedes universitarias, más de las que tiene la cabecera de Sololá y casi en la misma cantidad que Quetzaltenango.

“No hay que olvidar también que la reorganización territorial de tipo municipal que llevaron a cabo los segundos liberales a partir de 1871 afectó a muchas comunidades. En esa época –1871-1944– se hicieron o eliminaron municipios según los criterios de los gobernantes-caudillos, que así premiaban o castigaban a aliados o enemigos, o cambiaban lógicas territoriales a nivel legal para beneficiar a la producción de café y sus dueños, no-indígenas”, resaltó Vásquez.

¿Narcotráfico?

En abril pasado, Giammattei dijo que las autoridades tenían una investigación abierta que evidenciaba la relación de un comunitario con narcotráfico. No obstante, durante el estado de Sitio no ha sido encontrada ninguna plantación de amapola o mariguana en los terrenos que han sido allanados.

De Paz explicó que ese extremo está siendo investigado, porque tienen información que aún no es concluyente de que hay “personas de México” que han financiado la compra de armas de los pobladores de estos municipios, porque son fusiles de uso exclusivo de las fuerzas de seguridad que usan para enfrentarse.

“Un campesino que se dedica a sembrar, ¿de dónde va a sacar el armamento? Un fusil Ak47, una carabina si quienes utilizan esas armas son los narcotraficantes. Cuando se encuentra ese armamento enterrado, no los encuentra en casas, sino en el monte porque ahí los han enterrado. Hay muchos indicios, pero no existe la seguridad aún. Se sigue investigando”, afirmó de Paz.

Armas localizadas durante el estado de Sitio. Foto Prensa Libre: PNC

Según los registros de la PNC, hasta el pasado 10 de junio, decomisaron seis escopetas, tres fusiles, cuatro rifles, cuatro subametralladoras, dos carabinas, una granada, 13 pistolas, un revólver y dos armas artesanales, que suman en total 35 armas.

Además, el portavoz agregó que en ninguno de los tres municipios han encontrado plantaciones de mariguana o amapola, pero resaltó que los lugares colindan con Totonicapán, Huehuetenango, Quiché, los cuales son conocidos como productores de los cultivos ilícitos.

No obstante, dos fuentes antinarcóticas del país coincidieron que en estos lugares no se han encontrado suficientes indicios para vincular a algunos pobladores con narcotráfico. Aunque uno de los investigadores reconoció que es territorio de dominio de grupos organizados que han estado por años en los lugares y el interés del cual se sospecha podría ser el resguardo de “mercancía”, ya que en la zona hay muchos “exguerrilleros” y “exsoldados” que conservan armas.

Patrullajes realizados por las fuerzas de seguridad en la zona alta de los municipios bajo estado de Sitio. Foto Prensa Libre: PNC

Además, resaltó que, tampoco podría ser interés de una ruta de paso para los cargamentos de droga vía terrestre, porque las aeronaves que ingresan de forma ilegal llegan hasta Suchitepéquez y Retalhuleu; asimismo, la droga que es ingresada por vía marítima ya tiene puntos establecidos en manglares de aldeas de dichos departamentos y por vía terrestre son rutas bien específicas y no son cambiantes.

Asimismo, recordó que en una ocasión fueron encontradas plantaciones de amapola en dichos municipios de Sololá, pero la altura inciden en la calidad del alcaloide, por lo tanto, no es rentable que grupo de crimen organizado paguen a los agricultores por la cosecha.

Mientras que Vásquez explicó que al ser un corredor de la costa al altiplano existiría la posibilidad de que grupos de narcotraficantes se interesen en los municipios, pero además resaltó que son comunidades muy organizadas al interior de sí mismas, por lo que es complicado que exista una conexión de este tipo y que se imponga en las comunidades.

Diálogo

Un estado de Sitio, no pude definir los límites territoriales de los municipios, solo es un mecanismo que el gobierno utiliza para retomar el control y la gobernabilidad.

Andrés Silva, comisionado presidencial del diálogo, explicó a Prensa Libre que entregaría una propuesta, durante la primera reunión que sostenga con el vicepresidente Guillermo Castillo para solucionar el conflicto entre las dos comunidades.

Además, indicó que la institución ha hecho un trabajo “muy intenso” de campo para resolver el problema, ya que, las autoridades municipales están de acuerdo con que se establezcan los límites.