Los Oajaca: esta fue la forma en que cayó esta banda que infundió terror en el Suroccidente

Del 2010 al 2016 se apoderaron del trasiego de drogas y cometieron varios crímenes en Suchitepéquez.

Publicado el
Mynor Fabricio Oajaca Quiroa, jefe de los de la banda de los Oajaca. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Mynor Fabricio Oajaca Quiroa, jefe de los de la banda de los Oajaca. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Mynor Fabricio Oajaca Quiroa, de 37 años, alias el Tigre, pasará el resto de sus días en prisión. El Tribunal de Mayor Riesgo de Quetzaltenango lo condenó el 20 de julio a 256 años de cárcel por cinco asesinatos, un homicidio, conspirar para cometer asesinato y por lesiones leves.

Era el líder de la banda de la O o Los Oajaca, dedicada al narcotráfico, sicariato, secuestros, extorsiones, venta ilegal de armas de fuego y contrabando aduanero, según la investigación de la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ministerio Público (MP).

Operaban en Guatemala, Escuintla, Quetzaltenango y San Marcos. Su centro de acciones era Mazatenango, de donde es originario Oajaca y su familia.

Su desarticulación ocurrió el 18 de diciembre del 2016. Un año antes, el 17 de febrero de, 2015, autoridades guatemaltecas y la DEA (por sus siglas en inglés), desplegaron en Mazatenango la operación Ojo de Halcón para arrestarlo.

Las autoridades lo vincularon con el cártel de Sinaloa para traficar la cocaína que llegaba desde Sudamérica a las playas del Pacífico en la aldea Churirín, Mazatenango.

Aunque aquel día no lo localizaron, fue el primer paso para llevar a su aprehensión en el 2016. El 10 de marzo del 2015 fueron asesinados los periodistas Danilo López y Federico Muñoz en el parque central de Mazatenango. La vista de las autoridades se centró en Oajaca, pero nunca fue acusado de esos crímenes.

No obstante, fue investigado y detenido fue por el asesinato de la hija del exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Douglas Charchal.

El crimen múltiple que incluía a Delia Gabriela Charchal Barrientos, hija del exmagistrado, que para aquellos días guardaba prisión por el caso de la Terminal de Contenedores Quetzal (TCQ), fue revelado por la Comisión Internacional contra la Impunidad y la Fiscalía Especial contra la Impunidad.

Dicho hecho fue tramado el 2 de agosto de 2015 en San Antonio, Suchitepéquez, y se consumó un día después en Cuyotenango.

Los cadáveres de Charchal Barrientos y su amigo Jorge Morataya fueron hallados en la finca Argelia Chitalón. La pesquisa determinó que Oajaca y Charchal mantenían una relación sentimental, pero una discusión que comenzó vía telefónica ese 2 de agosto a las 17 horas provocó la ira de este, quien planificó y ordenó los asesinatos.

De acuerdo con el MP, Oajaca estaba en el negocio Auto Lata Go, en el km 158 de la ruta CA-2 occidente, negocio que ya no existe, y recibió una llamada de Charchal Barrientos.

Discutieron porque le dijo que iría a un negocio propiedad de su esposa, Club Santa Fe, junto con Karen Jeaneth Cordón, Jorge Eduardo Morataya, José Daniel Mazariegos Chocoj y Luis Adrián Melgar Bac.

En ese lugar permanecieron hasta las 0.10 horas del 3 de agosto, según la investigación. A la 1, ya en persona, Oajaca y Charchal volvieron a discutir y esto consumó el múltiple asesinato.

El MP estableció que Karla Francisca López Vides, alias Kárkamo, que estaba en el lugar y era la encargada del negocio de la esposa de Oajaca, fue quien llamó a los sicarios.

López Vides contactó a Florencio Aníbal de la Cruz Ávalos y Álvaro Noé López Pollón, quienes se encargaron de secuestrar, a eso de las 2 horas, a Charchal y Morataya y los llevaron a la finca donde aparecieron muertos.

Según logró demostrar el MP, Oajaca fue quien reconoció a Charchal a las 8.10 horas del 3 de agosto. Al día siguiente, en la finca Santa Marta, Siquinalá, Escuintla, localizaron dentro de un picop los cadáveres de Mazariegos Chocoj y Cordón. Un día después hallaron el cuerpo de Luis Melgar Bac, en un área de El Palmar, Quetzaltenango.

Entre otros crímenes que perpetró la banda está el femicidio de Ana Lucía Arreaga Escobedo, de 15 años, en febrero del 2016, en una calle de Mazatenango. El perpetrador fue De la Cruz Ávalos, alias Lencho, sicario de los Oajaca.

El criminal fue capturado en noviembre del mismo año y condenado en junio del 2019 a 40 años de prisión por el femicidio de la adolescente, también pareja sentimental de Oajaca.

El 3 de julio de ese mismo año tuvo lugar el homicidio de Estuardo Mérida Ávila. En agosto del 2019 Oajaca volvió a atraer la atención de las autoridades porque guardias de presidios le permitieron que su conviviente, Yenifer Abigail Ortíz Yac y una adolescente, pernoctaran con él en la cárcel de Pavoncito, Fraijanes.

El pasado 11 de enero de 2022, mientras se llegaba el día del debate oral y público de los Oajaca, su hermano Juan Carlos murió en un ataque armado en el kilómetro 162 de la ruta CA-2 Occidente, en Mazatenango.  Las versiones extraoficiales revelan que pudo tratarse de un ajuste de cuentas.

El 23 de junio recién pasado la División Especializada en Investigación Criminal de la PNC alertó de que De la Cruz Ávalos, en su celda de Pavoncito, tenía cinco armas de fuego con municiones, que presumen usaría para eliminar a Oajaca.

Los condenados

  1. Oajaca Quiroa fue condenado a 256 años y 10 meses de prisión por los asesinatos de Delia Gabriela Charchal Barrientos, Jorge Eduardo Morataya, Karen Jeaneth Cordón, José Daniel Mazariegos Chocoj y Luis Adrián Melgar Bac; el homicidio de Estuardo Samuel Mérida Ávila; la conspiración para cometer asesinato de Yenifer Abigail Ortiz Yac y las lesiones leves de Jorge Luis Alfaro Hidalgo.
  2. Karla Francisca López Vides, a 225 años por los cinco asesinatos.
  3. Florencio Aníbal de la Cruz Ávalos, a 241 años y 4 meses por los cinco asesinatos, y asesinato en grado de tentativa de Julián Andrés Molina Reyes. En el 2019 fue condenado a 40 años por el femicidio de Ana Lucía Arreaga Escobedo, de 15 años.
  4. Álvaro Noé López Pollón, a 241 años y cuatro meses por los asesinatos de los amigos de Charchal Barrientos y Julián Andrés Molina Reyes.
  5. Henry Azarí López Vásquez, exagente de la PNC, a dos años por encubrimiento propio, cinco por cohecho pasivo y multa de Q50 mil.
  6. José Alejandro Ochoa Gómez, a tres años por encubrimiento propio.
  7. Nelfin Raúl Fuentes López, exagente de la PNC, a cinco años por cohecho pasivo y dos por obstrucción de la justicia.
  8. Eduardo Emilio Morales Ramírez, a 16 años y cuatro meses por conspiración para cometer el asesinato de Yenifer Abigail Ortiz Yac.