PNC busca que incidencia criminal no crezca después del estado de Calamidad

El gobierno de Alejandro Giammattei se caracteriza por la imposición de estados de Excepción en el país.

La PNC reforzó patrullajes a pie para prevenir delitos. Foto Prensa Libre: PNC.
La PNC reforzó patrullajes a pie para prevenir delitos. Foto Prensa Libre: PNC.

El viernes pasado en las redes sociales del Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional Civil (PNC) fueron compartidas fotografías de agentes que patrullaban a pie en las calles para identificar a personas, esta acción forma parte de los operativos que las autoridades implementaron después que finalizó el estado de Calamidad y el toque de queda nocturno.

El viernes pasado trascendieron en las redes sociales del Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional Civil (PNC) fotografías de agentes que patrullaban a pie en las calles para identificar a personas, acción que forma parte de los operativos que se han implementado después de que finalizó el estado de Calamidad y el toque de queda nocturno.

Jorge Aguilar, portavoz de la PNC, explicó que los patrullajes policiales y el registro e identificación de personas en carreteras son parte de los planes de seguridad para reducir la incidencia criminal, que se redujo durante el estado de Calamidad.

Aunque a partir del 1 de octubre está permitido celebrar reuniones y estar fuera de casa sin ninguna limitación de horario, Aguilar recordó que la venta y consumo de bebidas alcohólicas sigue regulada de lunes a domingo. Desde las 21 horas hasta las 6 del día siguiente no se puede comprar ni consumir bebidas fermentadas en establecimientos como bares y restaurantes, y tampoco en la vía pública.

El estado de Calamidad estuvo vigente desde el pasado 15 de marzo y desde esa fecha con ello se pretendía evitar concentraciones de personas, la prohibición de espectáculos públicos y cualquier reunión, pero el pasado 29 de octubre el Ejecutivo dio por finalizada la medida.

Según Aguilar, con esta disposición la PNC capturó del 12 de junio al 29 de septiembre pasados a 400 personas –300 hombres y 100 mujeres—por asistir a fiestas, que en total fueron 16 y celebradas principalmente en Guatemala, Escuintla, Retalhuleu, Quetzaltenango y San Marcos.

“La desatención a las recomendaciones del Ministerio de Salud y la participación en las fiestas clandestinas fueron causal de consignación, y por tal razón a los participantes se les presentó ante juez competente”, afirmó el portavoz.

Toque de queda

Otra de las restricciones que impuso el Gobierno para limitar los contagios de la nueva enfermedad fue el toque de queda nocturno, cuyos horarios fueron modificados y flexibilizados en varias ocasiones.

La medida dejó 42 mil 669 personas —entre ellas, 562 menores– detenidas por infringir la disposición, que estuvo vigente dl 22 de marzo al 30 de septiembre. La Comisaría 15 –que cubre Villa Nueva, Villa Canales, Amatitlán y otros lugares—y la Comisaría 16 –Mixco, Ciudad Quetzal y otros sectores–, así como las de Escuintla, Alta Verapaz y Huehuetenango son las que registraron más aprehensiones, mientras que las de Totonicapán, Izabal, Quiché, Zacapa y El Progreso reportaron cifras menores de este tipo de incidentes.

Según los reportes de las fuerzas de seguridad, el 62 por ciento de los capturados estaba bajo “efectos de licor”, no así el 38 por ciento restante, que en su mayoría fueron hombres.

Puesto de registro en carreteras

Desde sus inicios y hasta la fecha, el gobierno de Alejandro Giammattei se ha caracterizado por declarar estados de Excepción por diferentes situaciones. La caravana de migrantes hondureños que ingresó al país el pasado 1 de octubre lo llevó a imponer una vez más la medida en Izabal, Petén, Chiquimula, Zacapa, El Progreso y Jutiapa, con el fin de impedir que siguieran su marcha.

Aguilar expuso que el estado de Prevención durará 15 días y tiene como fin regresar a su país a los migrantes que salieron de San Pedro Sula, Honduras, el 30 de septiembre. Con tal propósito se instalaron registros para identificar a las personas que se movilizan por las rutas principales de estos seis departamentos fronterizos.

Juan Carlos de Paz, portavoz del Ejército, informó que apoyan en los puestos de registro. De otra fuente no oficial se conoció que hay más de 30 retenes para impedir el paso de los migrantes por el país, quienes se dirigen a México y tienen como destino final Estados Unidos.

El Foro de Organizaciones Sociales Especializados en Temas de Seguridad efectuó una auditoría social de los estados de Excepción impuestos por el actual gobierno y denunció que con esta última medida ya suman cinco en 10 meses.

Asimismo, señaló que este estado de Excepción es violatorio de los acuerdos regionales del CA-4, el Código de Migración de Guatemala y la Carta Magna.
El viernes pasado, hasta las 15 horas, la PNC reportó que más de 370 hondureños fueron detenidos y remitidos a la sede de Migración de la frontera El Corinto en Puerto Barrios, Izabal.

Contagios

Durante la pandemia el personal de las fuerzas de seguridad también ha sido afectado por los contagios de coronavirus. Hasta el pasado 1 de octubre se reportaban 1 mil 532 casos entre los agentes, de los cuales 160 seguían activos, 163 agentes estaban en cuarentena y 19 fallecieron por la enfermedad.

La PNC tiene 40 mil agentes activos para dar seguridad a la ciudadanía, prevenir y combatir el delito y llevar a cabo la investigación criminal.
Por su parte, De Paz dio a conocer que hasta la fecha se reportan 1 mil 511 contagios de covid-19 entre miembros de las fuerzas armadas, 361 son casos activos, 56 han fallecido y registran 75 infecciones sospechosas.

El estado de Calamidad estuvo vigente desde el pasado 5 de marzo y desde esa fecha pretendía que se impidieran concentraciones de personas y la prohibición de espectáculos públicos y cualquier reunión, pero el pasado 29 de octubre el Ejecutivo dio por finalizada la medida.

Según Aguilar, bajo esta disposición, la PNC capturó desde el pasado 12 de junio hasta el 29 de septiembre a 400 personas –300 hombres y 100 mujeres—por asistir a fiestas, que en total fueron 16 y celebradas principalmente en Guatemala, Escuintla, Retalhuleu, Quetzaltenango y San Marcos.

“La desatención a las recomendaciones del Ministerio de Salud y la participación en las fiestas clandestinas fueron causal de consignación y por tal razón a los participantes se les presentó ante juez competente”, afirmó el portavoz.