¿Qué papel juega la prueba psicométrica en la elección del fiscal general?

Los aspirantes a dirigir el Ministerio Público (MP) serán evaluados a fin de medir la capacidad, desarrollo, los rasgos de personalidad, entre otros aspectos.

Publicado el
El Ministerio Público tendrá un nuevo titular a partir del 17 de mayo del 2022. (Fotografía: Hemeroteca Prensa Libre)
El Ministerio Público tendrá un nuevo titular a partir del 17 de mayo del 2022. (Fotografía: Hemeroteca Prensa Libre)

Medir las capacidades que se puedan desarrollar en diferentes circunstancias es la finalidad de la prueba psicométrica, que se aplica a toda persona que busca ocupar una plaza laboral, tanto en el sector público como en el privado. Los aspirantes a fiscal general no serán la excepción.

Dada la naturaleza e importancia del cargo, las mediciones y tendencias deberían centrarse en aspectos importantes como integridad, inteligencia, rasgos de personalidad, habilidades y competencias, entre otros, que logren determinar si la persona es apta para ocupar el cargo.

Aunque los resultados no son del todo certeros o determinantes para descartar al interesado, sí arrojan parámetros e indicadores importantes.

¿Qué es la prueba psicométrica?

Es un conjunto de métodos, técnicas y teorías aplicadas para medir y cuantificar las variables del psiquismo humano, así como conocer las capacidades y habilidades generales de la persona.

De acuerdo con Lucrecia Quintana, experta en Administración de Empresas y Preselección de Personal, se evalúan las aptitudes, habilidades y nivel de inteligencia, pero existe un segmento que la complementa, y son las pruebas relacionadas con el comportamiento humano.

La profesional indicó que en la evaluación de los aspirantes de fiscal general se debe hacer una medición centrada en una particular destreza, que debería ser en integridad.

Además, advierte la experta, se debe tomar en cuenta que, aunque “tengan valores, no son pruebas totalmente certeras, son parámetros e indicadores; es decir, la tendencia de la persona”, al tiempo que proporcionó ejemplos como el que la persona tiende a ser altamente responsable, con buen juicio, disciplina, iniciativa y organizada, entre otros valores.

Quintana indicó que también elegiría las habilidades, capacidades y competencias que determinen “si son aptas para ocupar ese cargo”, y señaló que en esa área es importante medir “la integridad, que sea una persona honesta, y si es inteligente sabe lo que va a hacer”.

No es decisiva

A criterio de Francisco Quezada, del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (Cien), es oportuno que esta prueba no tenga ningún punteo, “porque no descarta o admite a alguien. En ningún proceso de reclutamiento la prueba psicométrica es decisiva”, indicó.

Quezada resaltó que los aspectos que se evalúan en la prueba psicométrica deben ir enfocados en determinar si se trata de una persona acostumbrada a trabajar en equipo, introvertida, discreta y reservada, por ejemplo, y con esto tener un perfil del aspirante.

Álvaro Montenegro, de Alianza por la Reformas, afirmó que estas pruebas psicométricas “no han sido determinantes al momento de la elección de fiscal general”, aunque destacó que “es relevante al momento de evaluar las capacidades de cada aspirante”, pero aún así son necesarios los antecedentes laborales.

Sin definir

Por ahora, la Comisión de Postulación no ha definido qué institución tendrá a su cargo la evaluación de los aspirantes.

Lo que la Comisión sí logro fue un consenso en que la prueba no tendrá ninguna ponderación para formación académica, experiencia profesional o proyección humana, las tres áreas contempladas en la tabla de gradación para calificar a los aspirantes.