Tribunal declara en rebeldía a pandillero que se suicidó en octubre del 2018

El pandillero Anderson Daniel Cabrera Cifuentes, alias Liro Boy, fallecido el año pasado, aún es parte de un proceso judicial. En el Tribunal de Mayor Riesgo C se conocieron algunos detalles posteriores a su muerte y el representante del Ministerio Público (MP) lo declaró en rebeldía, porque no se cuenta aún con un certificado de defunción.

El Tribunal de Mayor Riesgo C reprogramó el debate y ordenó a la Fiscalía que acredite la muerte del Liro Boy con el certificado de defunción. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)
El Tribunal de Mayor Riesgo C reprogramó el debate y ordenó a la Fiscalía que acredite la muerte del Liro Boy con el certificado de defunción. (Foto Prensa Libre: Kenneth Monzón)

El arranque del debate contra seis supuestos cómplices de Cabrera Cifuéntes se retrasó, porque la sindicada Ana Eunice Marroquín llegó tarde a la Torre de Tribunales. Su justificación fue que había viajado desde Chimaltenango y la circulación de vehículos fue interumpida por una protesta de importadores de vehículos.

Después se supo que el pandillero Liro Boy aún está en el proceso judicial a la espera del comienzo del debate. Esto porque cuando se suicidó el 4 de octubre pasado, en la zona 18, nadie fue a reclamar el cuerpo a la morgue.

Como carecía de documentos de identificación fue enterrado como XX en el cementerio La Verbena. Para identificarlo plenamente, el Ministerio Público (MP) solicitó pruebas de ADN y aún le hace falta un documento para acreditar la identidad ante el Tribunal que preside Pablo Xitumul.

Entonces, el fiscal solicitó a los jueces que Cabrera Cifuéntes sea declarado en rebeldía, a lo que el Tribunal accedió, aunque le pidió a la Fiscalía que acredite la muerte con los certificados de defunción.

En juicio

En este debate están señalados Ana Eunice Marroquín, Víctor Hugo Giron Zuñiga, Víctor Antonio Landaverde Portillo, Hector Alejandro Gandiel y Cristian Chacón Aguirre.

Liberado

El pandillero estuvo libre desde el 16 de agosto del 2017, cuando se fugó durante una balacera en la entrada del Hospital Roosevelt donde murieron siete personas y 12 resultaron heridas.

Lee además: Fiscalía señala a 11 personas en un fraude de Q14 millones en Salud por un pacto colectivo

Entre las víctimas mortales de la balacera hay dos guardias de la Dirección General del Sistema Penitenciario (DGSP), dos trabajadores del centro asistencial, dos niños y un adulto. El día del tiroteo, lo policías interceptaron cerca del hospital un vehículo con cinco hombres, quienes habrían ayudado a Cabrera a escapar.

La madrugada que se suicidó, en una casa de la colonia Mirador de la Cruz, zona 18, se enfrentó a balazos con policías.

El Grupo de Acción Rápida (GAR) destacó a 20 agentes que fueron entrenados por la unidad estadounidense SWAT, quienes rodearon la casa. A las 2.40 horas los agentes estaban preparados para irrumpir y detener al peligroso pandillero a partir de las 6 horas.

Jauregui Lemus, su conviviente, salió acompañada de su hijo de 8 años y les dijo a los uniformados que Cabrera le había dicho instantes antes que pensaba suicidarse, luego de esto se escuchó el disparo.

Desde 2013, Anderson Cabrera ya purgaba una condena de 162 años por cinco crímenes. Uno de los casos fue la muerte en 2010 del investigador policial Élfego Vásquez Carrera y del asesinato en grado de tentativa de otro agente.

0