Violencia contra la mujer: un flagelo silencioso que engruesa las estadísticas de femicidios y violaciones en Guatemala

Los casos de violencia contra la mujer no se detienen y las estadísticas de femicidios y violaciones alarman a activistas.

Representantes de varios sectores participaron en la marcha contra la violencia en Teculután, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Wilder López)
Representantes de varios sectores participaron en la marcha contra la violencia en Teculután, Zacapa. (Foto Prensa Libre: Wilder López)

La violencia contra la mujer es un flagelo silencioso que en Guatemala engruesa las estadísticas de femicidios y delitos sexuales, según se aprecia en el portal del Observatorio de las Mujeres del Ministerio Público, el cual, solo en el 2021 ya suma la muerte de 23 féminas en todo el país.

En el 2019, ese portal registró 57 mil 741 casos de violencia contra la mujer, 701 femicidios y nueve mil 69 violaciones y, aunque para el año siguiente el número de muertes violentas (455) y violaciones (siete mil 840) disminuyó, hubo un incremento considerable en los casos, pues fueron 60 mil 199.

En lo que va del 2021 se han colocado dos mil 648 denuncias de violencia contra la mujer (998 por violencia física, siete por económica y mil 459 por psicológica); además, 23 mujeres han muerto de forma violenta, ha habido 309 violaciones y 158 agresiones sexuales.

Sin embargo, sectores aseguran que esos números solo son una muestra de lo grave que es el problema de la violencia contra la mujer, pues muchas víctimas de ese flagelo guardan silencio hasta llegar a las últimas consecuencias, incluso la muerte.

Activistas aseguran que muchas mujeres “protegen” de las consecuencias legales que implica el ser un agresor, porque en muchos de los casos el victimario suele ser un pariente cercano, por lo que hacen un llamado que denuncien cualquier tipo de agresión, principalmente en la provincia, donde el acceso a la justicia es más complicado.

El aumento de la violencia contra la mujer también se evidencia en Quetzaltenango, uno de los departamentos más grandes de Guatemala, donde en el 2019 se registraron dos mil 845 denuncias por violencia contra la mujer, pero en el 2020 la cifra incrementó a tres mil 257.

En el 2021, 142 mujeres han denunciado agresiones de parte de hombres, por lo que colectivos de mujeres de Quetzaltenango organizan una manifestación pacífica para el próximo fin de semana para exigir seguridad y justicia “por las  que ya no están”, ya que en el 2019  en el departamento ocurrieron 21 femicidios, 19 en el 2020 y en los primeros días de enero 2021 ya se registra uno.

El municipio con más denuncias de violencia contra la mujer es la cabecera departamental, donde la cifra incrementó entre el 2019 y el 2020 de 814 a mil dos casos.

De acuerdo con El Observatorio de las Mujeres del Ministerio Público, en Quetzaltenango las víctimas acuden más a denunciar a los juzgados, pues de cada 10 denunciantes, 6 lo hacen en esas judicaturas, dos en el MP y la misma cantidad en la PNC.

Para Pilar Bagur, activista de Quetzaltenango, los femicidios son el reflejo de un sistema de violencia que sufren las mujeres. “Es importante el tema de la educación que se deja muchas veces por fuera, podemos tener muy buenas herramientas legales, un buen sistema de justicia y que funcione, pero si la mentalidad de las personas no cambia, en este caso de los hombres, el pensamiento machista y patriarcal, entonces no va cambiar nada. Lamentablemente si no hay precedentes de castigo a los agresores se siguen cometiendo, un ejemplo es lo que estamos viviendo”, expresó Bagur.

Colectivos de mujeres de Quetzaltenango observan con preocupación que hay femicidios pendientes de resolver en el departamento.

“Al principio hay mucha atención a un caso en particular que se produce, pero luego pasan las semanas, meses y ya no se le da la importancia ni el debido tratamiento, exigimos que se haga una investigación y se capture a los responsables”, manifestó.

Para los colectivos de Xela, las mujeres mueren víctimas de los femicidios, por la violencia de género, pero además también son vulnerables a otros delitos al igual que los hombres, por lo que están en mayor riesgo.

En Huehuetenango, en el 2019 se documentaron 13 femicidios, igual número en el 2020  y en lo que va del año suman dos casos, según el Ministerio Público.

Según la base de datos del MP, en 2019 se recibieron dos mil 676 denuncias de violencia contra la mujer, en 2020 aumentó a dos mil 785 y en lo que va de enero van 133 casos.

La PDH demandó al MP esclarecer las muertes violentas de mujeres y dar seguimiento a las denuncias por violencia.

Según el MP, en Escuintla los femicidios en el 2019 fueron nueve, en el 2020 ocho y en lo que va del 2021 se reporta un caso. En tanto que las cifras de violencia contra la mujer detallas que en el 2019 fueron tres mil 535, en el 2020 tres mil 403 y en lo que va del 2021 230.

De acuerdo con Fiscalía de la Mujer, son pocas las víctimas las que denuncian los hechos y quienes lo hacen no siguen con el proceso.

Quiché cerró el año con mil 190 denuncias de violencia en contra de la mujer, y resaltan dos condenas de femicidio, una por el asesinato de la líder de Codeca, Juana Raymundo, y la muerte de la niña María Lares Saquic, de 10 años en La Estanzuela, Joyabaj.

Pedro Sorín, fiscal auxiliar de la Fiscalía de la Mujer en Quiché, informó que a la fechan van 37 denuncias de violencia en contra de la mujer, entre violación, agresión sexual, violencia física, sicológica y económica.

Con información de María José Longo, Mike Castillo, Héctor Cordero y Carlos Paredes