Con protestas exigen justicia por la muerte de Jakelin Caal

Grupos a favor de migrantes en Estados Unidos se han movilizado para exigir que se esclarecezca lo ocurrido con Jakelin Caal, de 7 años, la niña guatemalteca que murió mientras permanecía en custodia de la Patrulla Fronteriza de ese país.

Las protestas pro migrantes exigen justicia por la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal. (Foto Prensa Libre: AFP)
Las protestas pro migrantes exigen justicia por la muerte de la niña guatemalteca Jakelin Caal. (Foto Prensa Libre: AFP)

Una comisión del Congreso estadounidense viajará este martes al centro de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) situado en Lordsberg, Nuevo México, donde fue trasladada Jakelin, la niña migrante que falleció la semana pasada por deshidratación, un día después de que el grupo de 163 migrantes con quien iba, incluido su padre Nery, se entregó a la Patrulla Fronteriza el 6 de diciembre último.

Hace tres días, el presidente del Caucus Hispano del Congreso, Joaquín Castro, anunció en Twitter que la delegación “investigará las circunstancias que rodearon la muerte” de Jakelin, hecho en el que el Gobierno del presidente Donald Trump ha negado cualquier responsabilidad.

“Justicia para Jakelin y todos los niños migrantes” y “Te fallamos, Jakelin”, se leía en las pancartas que varias personas llevaron este lunes a las oficinas de Aduanas y Protección Fronteriza de Nuevo México. Llegaron al lugar para mostrar su rechazo por la muerte de la niña guatemalteca y exigir que se haga justicia para su familia.

En Texas otro grupo manifestó su rechazo por lo sucedido a la niña migrante guatemalteca. Miembros de Border Network for Human Rights (BNHR) pidieron que se esclarezca cuanto antes qué pasó las horas posteriores a la detención de Jakelin y luego llevada a tratamiento, y por qué la Patrulla Fronteriza había ocultado la muerte de la menor. Culpan a Trump por su deceso.

Tragedia en tierra ajena

Tanto Jakelin como su padre y el resto de migrantes permanecieron en unas instalaciones de la CBP. Allí tuvieron acceso a agua, comida e instalaciones sanitarias. Luego fueron trasladados en autobús a otro centro a 150 kilómetros de distancia y ubicado en Lordsberg, según funcionarios de la Patrulla Fronteriza.

La versión señala que, tras su llegada al lugar, Nery Caal alertó que su hija había estado vomitando y no respiraba, por lo que fue trasladada con fiebre de 41 grados en helicóptero a un hospital infantil Providence Children’s, El Paso, Texas, donde llegó con un paro cardíaco. En el centro sanitario lograron reanimarla, pero falleció horas después.

Aunque médicos han señalado que la niña murió de choque séptico, deshidratación y fiebre, se ha señalado que los resultados de la autopsia pueden demorar algunas semanas.

Trascendió por varios medios locales que previo al deceso de Jakelin, su padre firmó unos documentos que indicaban que la niña estaba bien de salud, pero es posible que no comprendiera el contenido de los papeles, pues los agentes no hablaban su idioma materno.

En las redes sociales varios han sido las personalidades que se han pronunciado por la muerte de la niña guatemalteca.

Hillary Clinton, por ejemplo, escribió en su cuenta de Twitter: “No hay palabras para capturar el horror de una niña de siete años muriendo de deshidratación en la custodia de los Estados Unidos. Lo que está sucediendo en nuestra frontera es una crisis humanitaria”.

Contenido relacionado

> Cubulco se sumerge en pobreza que lo empuja a la migración 
> México podría eliminar visas en algunos países centroamericanos
> Migrante guatemalteca cae de valla fronteriza