Cuestionan a Conamigua por compras durante estado de excepción

Entidad ha comprado refacciones a Q25 y pagado en promedio Q107 por un traslado de guatemaltecos retornados, desde Tecún Umán hasta Escuintla, sin que sus autoridades den mayores explicaciones.

Conamigua reparte los alimentos en el albergue para retornados Ramiro de León Carpio. (Foto Prensa Libre: Twitter)
Conamigua reparte los alimentos en el albergue para retornados Ramiro de León Carpio. (Foto Prensa Libre: Twitter)

Las dudas de nuevo se ciernen sobre el Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua), que pasó de ser una entidad ineficiente para la ejecución del gasto a otra que formaliza contratos que causan sospechas de sobreprecio y falta de idoneidad.

En ocho días, esta institución compró a la empresa Continental de Alimentos y Bebidas de Guatemala, cinco mil 250 refacciones y dos mil almuerzos para atender a los migrantes retornados en los albergues provisionales. Cada tiempo de comida se pagó a Q25 cada uno.

El menú de las refacciones consiste en un pan tipo baguet con alguna opción de pollo, fajitas de res jamón o frijol y queso; además, un jugo tipo néctar, un pequeño postre y una fruta, que puede ser naranja, banano o mango.

Conamigua declinó hacer comentarios sobre la compra, así como de una posible sobrevaloración. Mientras que, por parte de la empresa, una encargada indicó vía telefónica que el gerente general del negocio devolvería la llamada para aclarar dudas, pero no lo hizo.

La institución pagará a la empresa por los dos contratos firmados Q182 mil 250. Esta compañía firmó el año pasado 24 contratos con el Estado por lo cuales recibió Q1 millón 448 mil.

Transporte

 

Asimismo, Conamigua contrató por Q158 mil los servicios de transporte de pasajeros a la empresa Transportes Turísticos Carlo.

El fin es el traslado de los migrante que ingresen al país vía terrestre desde México a la frontera Tecún Umán, San Marcos.

Conamigua publicó este combo de fotografías en Twitter con las cuales sugería que el transporte sería en buses pulman. (Foto: Twitter)
Los buses que contrató la institución son convencionales. (Foto Twitter)

 

Según la cotización, hay dos rutas, la primera que va de ese municipio fronterizo hacia la cabecera departamental, luego a Quetzaltenango hasta llegar a Huehuetenango. Por cada viaje cobrará Q5 mil. Si se toma en cuenta que según el requerimiento los buses deben trasladar a 40 personas, cada pasaje se pagará a Q125.

La otra ruta también parte de Tecún Umán, pasa por Retalhuleu, Mazatenango hasta llegar a Escuintla. Cada viaje costará Q4 mil 300, Q107.5 por pasaje, en promedio. Conamigua tampoco quiso emitir comentarios, ni informó por qué el traslado de migrantes se hace nada más a la cabecera de Escuintla cuando el destino final debería ser la capital.

Además, aunque la institución dejó entrever que los buses serían tipo pulman y al final se terminó contratando autobuses convencionales, tipo parrilla.

De acuerdo con el portal de compras y contrataciones del Estado, Guatecompras, la empresa prestó el año pasado servicio de traslado de personas a distintas municipalidades de Retalhuleu. Firmó 11 contratos por los cuales recibió Q44 mil.

Prensa Libre intentó comunicarse con el representante de la firma a un número de teléfono que figura en la cotización. En principio, la persona que respondió confirmó que se trataba de la empresa, pero cortó la llamada, luego ya no contestó.

Migrantes deportados de Estados Unidos llegan a Ciudad de Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

Tanto para la compra de alimentos como para el transporte, solo se presentó un oferente.

Críticas

 

Ya Conamigua había recibido fuertes críticas, no solo por su baja ejecución presupuestaria que casi en su totalidad se gasta en sueldos y funcionamiento, sino porque recientemente adquirió un vehículo para uso de las oficinas centrales por un monto de Q179 mil 900.

El analista en temas migratorios, Pedro Pablo Solares, señaló que los problemas de Conamigua han sido de “siempre”, puesto que tuvo poca incidencia igual en la crisis de los menores migrantes del 2014, como en la separación de los menores de edad del 2018.

Solares sostiene que la solución pasa por cerrar la institución y no solo cambiar al actual secretario o reformar su ley constitutiva, puesto que muchas de las funciones que tiene asignada Conamigua ya han sido atribuidas a otras instituciones por el Código de Migración, aprobado en el 2016.

“Su naturaleza jurídica no cabe en nuestra estructura jurídica, no tiene representatividad ni formas de fiscalización”, enfatizó el abogado, para quien, los recursos que se asignan a Conamigua deberían servir para fortalecer la red de consulados.

Gastar por gastar

 

El diputado Aldo Dávila, quien pidió la destitución del secretario ejecutivo de Conamigua, Carlos Narez, el pasado 17 de abril, criticó el elevado precio de las refacciones y del pasaje por el traslado de migrantes, y añadió que esto es un síntoma de que no hay protocolos para atender a los retornados, ni coordinación con otras instituciones del Estado, como el Ministerio de Relaciones Exteriores o el Instituto Guatemalteco de Migración.

“No se trata de gastar por gastar, hay que decirle al secretario Narez que tiene que gastar con objetivos claros. Más que una refacción los migrantes necesitan atención integral y un trato digno”, señaló el legislador, quien también cuestionó la idoneidad de los buses contratados y el por qué los retornados solo son llevados hasta la cabecera de Escuintla.

Marvin Flores, analista de Acción Ciudadana, coincidió en que los precios pagados por la comida y el transporte parecen elevados, y lamentó que los estados de excepción a raíz de calamidades suelen utilizarse para prácticas irregulares.

“Es una constante, lastimosamente, que los estados de excepción se prestan siempre a estas prácticas. Pasó con el gobierno de la UNE con el Partido Patriota y con el gobierno anterior”, subrayó Flores.

Los migrantes se enfrentan a l estigmatización de la población. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

 

Inoperancia

 

Conamigua ha sido una institución poco eficiente en la ejecución de sus recursos en los últimos años. En 2018 y 2019 no rebasó el 25% del su presupuesto asignado, cuando en esos años ocurrieron hechos relevantes en torno a la migración que exigían un actuar diligente por parte de la institución.

Los fondos que actualmente ejecuta Conamigua son parte de una partida presupuestaria dedicada a programa de emergencias y desastres naturales. Lo tardío de su ejecución se debe a que el presupuesto fue aprobado tardíamente por el consejo, que es presidido por el Canciller -actualmente Pedro Brolo-, y que complementan otras instituciones del Estado.

Brolo señaló que el atraso se debió a que la propuesta de presupuesto de Narez no estaba dirigido a la atención de los migrantes por lo cual tuvo que ser readecuado.