Estados Unidos exculpa a agentes por muerte de Jakelin Caal y Felipe Gómez

Se cumple un año de la muerte de los dos pequeños migrantes bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.

Jakelin Caal y Felipe Gómez, murieron mientras estaban en custodia de la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jakelin Caal y Felipe Gómez, murieron mientras estaban en custodia de la Patrulla Fronteriza. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La oficina del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos no halló mala conducta o irregularidades en los agentes fronterizos ante la muerte de Jakelin Caal y Felipe Gómez Alonzo, niños migrantes guatemaltecos en diciembre de 2018.

De acuerdo con BuzzFeedNews.com, el inspector coordinó con el servicio forense. Dijo que la niña murió por sepsis estreptocócica y, en el caso Felipe Gómez, pereció por una sepsis causada por la bacteria Staphylococcus aureus.

Tanto Jakelin como Felipe intentaban ingresar a Estados Unidos huyendo de la pobreza de Guatemala. Ambos iban en compañía de un familiar.

En el caso de la niña, de y 7años, iba junto a su padre cuando fueron detenidos en grupo. La nena ya estaba enferma y vomitaba al momento del traslado hacia la estación de la Patrulla Fronteriza en Lordsburg, Nuevo México.

Lea también: Casa Blanca aplaude fallo judicial a favor de su política de deportación y para negar residencias

A pesar de su estado de salud, los agentes optaron por llevar al grupo en autobús. Los servicios médicos la reanimaron dos veces porque no respiraba. La hospitalización en Providence Children’s Hospital en El Paso, Texas, fue en vano porque murió el 18 de diciembre.

En el caso de Felipe, fue detenido el 18 de ese mismo mes. El día 19, agentes detectaron que estaba mal de salud y el padre pidió atención médica, según el inspector general. Fue trasladado a un hospital cercano, donde le recetaron amoxicilina y acetaminofén y volvió a ser enviado al centro de detención. Su condición no mejoró, fue enviado al Centro Médico Regional Gerald Champion en Almagordo, Nuevo México, donde murió en la víspera de Navidad.

La muerte de ambos pequeños provocó una oleada de indignación contra la administración de Donald Trump. El presidente Jimmy Morales pidió en una reunión el mandatario estadounidense el 17 de diciembre que se esclarezca la muerte de los niños migrantes guatemaltecos en centros de detención, como en el caso de Jakelin y Felipe.

Contenido relacionado

> EE. UU. busca que Guatemala reciba también a migrantes mexicanos que soliciten asilo

> Casi cien mil guatemaltecos han sido deportados en 2019

> Centroamérica pide apoyo a EE. UU. para combatir el enriquecimiento ilícito de quienes trafican migrantes