Guatemala debe ampliar los destinos

Exportar al sur sería una medida ante la posible disminución de remesas por medidas migratorias en los Estados Unidos (EE. UU.).

Archivado en:

EE. UU.Migrantesremesas
Las remesas han cubierto la diferencia del déficit comercial y se han convertido en un renglón importante. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Las remesas han cubierto la diferencia del déficit comercial y se han convertido en un renglón importante. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las remesas son el principal ingreso de divisas para el país, con el 10 por ciento del Producto Interno Bruto, pero a la vez constituyen una amenaza para la economía, sobre todo por el impredecible gobierno de Donald Trump.
El año pasado, el Banco de Guatemala contabilizó US$7 mil 159 millones —unos Q54 mil millones— enviados por guatemaltecos en Estados Unidos. Ese aporte económico es el principal flujo del exterior, y podría estar riesgo si se materializan las  deportaciones.
Para repeler los efectos que causaría la disminución de remesas una opción es mejorar las relaciones mercantiles con Centroamérica y el sur del continente. Es decir, optimizar los flujos comerciales para aumentar el intercambio económico.
Sin embargo, el empresariado cree que la oportunidad es mayor en EE. UU. y que las exportaciones podrían aumentar.
La dependencia del país a esos fondos hizo que el modelo económico convirtiera la migración en un elemento útil de escape para la economía doméstica.
Al comparar las remesas con la inversión extranjera se observa que por cada US$1 invertido vienen US$17.90 en remesas y por cada US$1 en exportaciones hay US$2.50 en divisas de migrantes, de acuerdo con cálculos del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).
Jonathan Menkos, director ejecutivo del Icefi, consideró que esa opción debe ir acompañada de una política regional de empleo. “No es tarea sencilla, porque obliga a la élite económica a salir de la idea de que solo se puede ser exitoso si se exporta café y azúcar”, opinó.
Menkos afirmó que los recientes discursos de Trump invitan a “salir de la caja” y pensar en un modelo económico que no se base en remesas.

Diversificar

Guatemala tiene un déficit comercial de unos US$6 mil millones. Las remesas han cubierto esa diferencia y se convirtieron en un renglón importante.
El analista económico Güido Rodas afirmó que Guatemala debe diversificar exportaciones y aunque EE. UU. es el principal socio comercial es momento de ver hacia América del Sur y el Caribe.
“Incluso las importaciones deben ser diversificadas, porque mucho viene de EE. UU.”, afirmó.
Rodas manifestó que se debe pensar en las advertencias del nuevo gobernante de Estados Unidos, pues se sabe de al menos dos millones 500 mil guatemaltecos en ese país, y si los expulsan habrá más desempleo en Guatemala.

Las mismas políticas

El ministro de Finanzas, Julio Héctor Estrada, afirmó que “no se ha materializado nada”, pero aseguró que dan seguimiento a los acontecimientos.
“Una disminución en el flujo de migrantes podría tener una reducción en el número de remesas, o un aumento corto, por personas que pensando que habrá más persecución envíen más dinero”, explicó.
Estrada comentó que esa situación no cambia las políticas de atender a los migrantes en EE. UU. “Se está invirtiendo en más consulados, automatización de emisión de pasaportes, representación jurídica y generar empleo local”, detalló.
Uno de los efectos que ha visto Finanzas por el conflicto entre México y EE. UU. es la devaluación del peso, situación que causa que los precios sean más bajos y podría incrementar el contrabando y la defraudación aduanera.
“Tenemos que ver cómo, con programas de Gobierno, se puede compensar. Las empresas deben buscar más competitividad”, añadió.
Exportan  personas
Para Menkos, el modelo económico actual no funciona y el principal producto de exportación “son personas”.
Datos del Consejo Nacional de Atención al Migrante de Guatemala (Conamigua) revelan que al menos un millón 178 mil connacionales viven en EE. UU.
“Si comparamos lo que mandan los migrantes con las exportaciones, las divisas quedan por encima de cualquiera. Generan recursos económicos, pero también familias desintegradas y se pierden jóvenes, que son fuerza laboral”, refirió el directivo.
Menkos cree que en el país hay un pensamiento de “ojalá que le vaya bien a los demócratas para que los migrantes estén bien y tengamos remesas”, pero considera que es indispensable un cambio económico.
De haber deportaciones, los migrantes enfrentarán un mercado laboral que ya los rechazó, consideró Menkos.

Proteger recurso

Hugo Cuevas-Mohr, director de la Conferencia Internacional de Transferencia y Pago de Dinero (IMTC, en inglés), manifestó que ahora que las remesas están en el centro de debates políticos en EE. UU. es importante trabajar para protegerlas.
“Son tan importantes para los países centroamericanos, especialmente sectores de bajos recursos que dependen de ellas para su subsistencia. En esta encrucijada, debemos trabajar en conjunto para defender el derecho de los emigrantes a ayudar a sus familias”, indicó.
Humberto López, director del Banco Mundial (BM) para Centroamérica, indicó que el consumo en el hogar es el primer destino de las remesas para las familias, que subsidian la canasta básica de alimentos y otros bienes, como electrodomésticos.
“Hay otra parte que va al sector de bienes inmuebles, sobre todo para la compra de casas, que también se puede considerar como ahorro”, afirmó.
El diplomático agregó que en Guatemala quienes reciben remesas están fuera de la pobreza respecto de las personas que no perciben esos ingresos. Además, existe diferencia en educación y salud, señaló.
López comentó que a pesar de la situación actual, sobre todo en EE. UU., el flujo de divisas continuará en positivo.
“En la crisis económica del 2008 fue una leve caída, pero luego hubo una recuperación”, refirió.

Aprovechar coyuntura

Para los empresarios guatemaltecos, los acontecimientos en EE. UU. no representan problema; todo lo contrario, los ven como oportunidad. Antonio Malouf, vicepresidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), explicó que no solo pueden buscar oportunidades al Sur, sino mejorar en el Norte.
“El presidente Trump no ha dicho nada sobre el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana, porque con este sale ganando”, refirió.
Explicó que hay superávit, y no déficit. “Debemos crecer con estas medidas. Guatemala puede, como un país inmensamente flexible, crecer en las exportaciones en productos como aguacate. Podríamos vender ahora que con México se van a volver más caros”, dijo.
El empresario cree que hay varias opciones para comenzar a vender “sin necesidad de ver al Sur, ahora que México ya no está”.

Unir a la región

Malouf indicó que la unión centroamericana “fuerte” sería ideal para aprovechar las oportunidades.
“No creo que se reduzcan las remesas drásticamente. El plan de Trump es sacar a los que han tenido un encuentro con la Ley. En todo caso, aumentarían”, opinó.

Migrantes y remesas

  • Conamigua calcula que dos millones 178 mil 219 guatemaltecos viven en EE. UU.
  • Las mayores comunidades se concentran en California, Nueva York, Florida y Texas.
  • Esos migrantes proceden principalmente de Guatemala, San Marcos y Huehuetenango.
  • El Banco Mundial registró US$7 mil 159 millones en remesas en el 2016.
  • El año pasado sumaron 35 mil 465 deportados de EE. UU. con orden judicial, cuatro mil más que en el 2015.