Guatemala expulsa a migrantes salvadoreños y hondureños, entre ellos 12 niños

Operativos policiales, capturas y expulsiones del país agravan situación de migrantes.

 Un migrante salvadoreño intentó llegar a Estados Unidos con su hijo. (Foto Prensa Libre: Dadiana Cabrera).
Un migrante salvadoreño intentó llegar a Estados Unidos con su hijo. (Foto Prensa Libre: Dadiana Cabrera).

México y Guatemala parecen estar en sintonía total con el abordaje del tema migratorio y sus gobiernos dan muestras de estar 100 por ciento dispuestos a no permitir que ningún migrante que se dirija a EE. UU. transiten por sus países.

Mientras México desplegó el pasado miércoles a seis mil efectivos de la Guardia Nacional a lo largo de los 965 kilómetros que lo separan de Guatemala, en este país arrecian los controles migratorios y abundan los puestos de control de la Policía Nacional Civil (PNC).

Este jueves, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que de acuerdo con el Plan Gobernanza fueron localizadas entre miércoles y jueves, 109 personas sin la “documentación requerida para permanecer en Guatemala”, de los cuales 44 eran ciudadanos de Honduras y 23 de El Salvador.

La portavoz del INM, Alejandra Mena, indicó que durante el día serían “expulsados” del país. Dentro de los detenidos también viajaban 25 migrantes de Haití, cinco de Camerún, cuatro de Eritrea, 6 de Bangladés y tres ciudadanos mexicanos. Además, viajaban 12 menores de edad.

La PNC informó que como parte del Plan se instalaron operativos en puntos estratégicos por donde transitan migrantes: en Cuatro Caminos, San Cristóbal Totonicapán; Malacatancito, La Mesilla, en Huehuetenango, así como en la cabecera departamental.

También en el cruce conocido como El Zarco, Retalhuleu, La Virgen, en Ayutla, San Marcos, San Pedro Jocopilas, Quiché, y aldea Tacajalbe, Totonicapán.

Viajaban en buses

En Retalhuleu, agentes policiales detuvieron al menos a 95 migrantes de diferentes nacionalidades que viajaban en buses extraurbanos con rumbo a Tecún Umán, San Marcos, para cruzar la frontera con México.

Las autoridades indicaron que se hicieron operativos “a gran escala” en varios sectores de las carreteras cercanas a las fronteras con México, y en Retalhuleu en el kilómetro 178 en Santa Cruz Muluá, migrantes se hallaban con problemas de salud por lo que fueron atendidos por paramédicos.

Risida Rosales, socorrista de Bomberos Municipales Departamentales de San Felipe, comentó que se han atendido a niños que viajan con alergia en el cuerpo y algunos adultos con problemas estomacales. Asimismo, indicó que a quienes lo ameritan son llevados al hospital de Retalhuleu, en coordinación con la PNC.

La Policía informó que entre los detenidos hay familias completas de varios países, y que han tenido problemas de comunicación con ellos puesto que la mayoría no habla español.

María Dionicio, oficial encargada del operativo, refirió que los procedimientos buscan disminuir el paso ilegal de personas que van a la frontera con México.

Un migrante salvadoreño se dispone a abordar el autobús para ser devuelto a su país. (Foto Prensa Libre: Dadiana Cabrera).

“En los buses extraurbanos viajan adultos y niños en condiciones no adecuadas porque se han detectado a menores que no han comido”, precisó Dionicio.

Más de 100 de agentes

En Quiché, también se implementaron operativos donde participaron unos cien efectivos policiales en el kilómetro 175 de la carretera que conduce de Santa Cruz del Quiché a San Pedro Jocopilas, vía directa a Huehuetenango, con lo cual detuvieron a nueve migrantes.

En el operativo, en el cual participaron agentes de varios departamentos, los oficiales de la PNC detenían a todo tipo de vehículo y solicitaban documentos de identificación a los tripulantes.

El comisario policial Rodrigo Salguero expuso que el operativo era para de la verificación vehicular que siempre se ejerce en las carreteras, aunque con especial énfasis en el control de migrantes indocumentados que se dirigían a Huehuetenango, ante tal situación pidió a la población que llevan sus documentos personales “para evitar cualquier confusión”.

Al final de la jornada detuvieron a cuatro hondureños y tres salvadoreños.

Molestias

El operativo no dejó de causar molestias a pobladores quichelenses.

Isabel Matom, por ejemplo, viajaba en un bus y tuvo que dar explicaciones a los agentes por qué no llevaba su DPI. Al final comentó que “esto solo había visto durante el conflicto armado cuando el Ejército detenía los buses para buscar guerrilleros”.

Luis Raymundo, piloto de un bus que se dirigía a Nebaj, Quiché, señaló es inusual ese tipo de operativos y lamentó que por estos se descuida la seguridad del departamento. “Lo que quieren es detener migrantes y no dar seguridad a los vecinos de Quiché, simplemente están cumpliendo las ordenes de Donald Trump, vergüenza da ver las actitudes de nuestras autoridades”, reclamó.

Guatemala implementó desde el 3 de julio el Plan Gobernanza para la Migración Irregular para frenar el paso de migrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos.

La medida adoptada por Guatemala coincide con el despliegue de 6 mil soldados de la Guardia Nacional mexicana en la frontera sur.

La operación de las fuerzas de seguridad guatemaltecas ocurre en medio de una agitación regional por el repunte del flujo migratorio a Estados Unidos, atizado por la salida desde octubre pasado de caravanas de centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia.

Las caravanas provocaron la ira del presidente estadounidense, Donald Trump, quien endureció los controles fronterizos para impedir la entrada de los migrantes.

Un acuerdo entre México y Estados Unidos para frenar la migración ilegal llevó a las autoridades mexicanas al “despliegue permanente” de funcionarios federales al río Suchiate, frontera natural con Guatemala, y otros pasos fronterizos.

Contenido relacionado

> Indocumentados en centros de detención de EE. UU. denuncian tortura psicológica

> Así encontró la oficina de EE. UU. a los migrantes en los centros de detención y reconoce “hacinamiento peligroso” 

> Medidas restrictivas aumentan precio del coyotaje y obligan a migrantes a buscar rutas peligrosas