Jakelin Caal, la niña guatemalteca que murió deshidratada, migró junto a su padre desde Raxruhá

Un grupo de migrantes fue encontrado el pasado jueves en el área desértica de Nuevo México por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, entre ellos, una pequeña guatemalteca de 7 años, quien estaba deshidratada y murió un día después.

Jakelin Caal murió el pasado 8 de diciembre en un hospital de Texas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Jakelin Caal murió el pasado 8 de diciembre en un hospital de Texas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Cancillería informó que los consulados de Texas y Arizona en EE.UU. identificaron a la niña como Jackeline Caal, de 7 años y al padre como Nery Caal, quienes fueron encontrados el jueves 6 de diciembre por la noche. La menor presentaba fiebre y vómitos y fue atendida por paramédicos de la Patrulla Fronteriza y estabilizada.

Sin embargo, los reportes de los consulados detallan que el viernes por la mañana la niña presentó “condiciones más graves” y fue trasladada a un hospital.

La canciller Sandra Jovel expuso que la niña presentaba fiebres altas y convulsiones. “Los paramédicos de la Patrulla Fronteriza la atendieron nuevamente y la trasladaron a un centro asistencial de El paso, Texas. El padre —de la niña— también fue avisado”, indicó.

La detención y hospitalización de la menor estuvo fue monitoreada por el consulado de Guatemala en Phoenix Arizona que el viernes informó al consulado guatemalteco en la localidad de Del Río del traslado de la niña hacia un hospital de El Paso, donde falleció el 8 de diciembre.

Lea más: Pobreza expulsa a jóvenes de su natal Cubulco

“La niña sufrió dos ataques cardiacos, de los cuales sobrevivió, y fue atendida en el hospital. La Patrulla Fronteriza lleva el caso y entrevista al padre de la menor”, explicó Jovel.

La causa del fallecimiento de la niña guatemalteca está por ser determinada por medio de peritajes de la Oficina Forense de EE. UU.

Aunque la autopsia tardará algunas semanas, los médicos del Hospital Providence de El Paso indicaron que murió de choque séptico, deshidratación y fiebre.

Según el comunicado de la Patrulla Fronteriza, la niña llevaba “varios días sin comer o consumir agua” en el momento de su detención.

La Cancillería confirmó que padre e hija migraron desde Raxruhá, Alta Verapaz, y se está facilitando la atención consular y ayuda para la repatriación del cuerpo de la pequeña.

“Es importante hacer ver que lamentablemente los lugares por donde ingresan ahora los migrantes son más peligrosos y las distancias que recorre son mayores, lo cual los hace enfrentarse a peligros mayores debido a que no les alcanzan los recursos, como la comida y el agua, situación que se agrava en el caso de los niños que son mucho más vulnerables a un camino tan complicado como el de los lugares donde se cruza hacia los Estados Unidos”, precisó la Cancillería.

Lea más: Norma Torres quiere sanciones para guatemaltecos que socaven el estado de Derecho

Se pudo evitar

Kirstjen Nielsen, secretaria del Departamento de Seguridad Interna de EE. UU., expresó sus condolencias por la muerte de la niña y aseguró que las autoridades atendieron a la menor de manera inmediata.

“Este es un ejemplo muy triste de los peligros de esta travesía. Esta familia eligió cruzar ilegalmente”, afirmó en una entrevista a la cadena Fox.

La Casa Blanca afirmó este viernes que la muerte se pudo haber evitado con “leyes que desincentiven” la inmigración indocumentada.

“Es una muerte innecesaria y es 100 por ciento evitable”, dijo Hogan Gidley a la prensa, uno de los portavoces de la Casa Blanca.

“Si pudiéramos unirnos y aprobar algunas leyes de sentido común que desincentiven a la gente que llega de la frontera y les anime a hacerlo en la manera correcta, entonces ese tipo de muertes, ese tipo de asaltos, ese tipo de violaciones, el contrabando de menores, el tráfico de seres humanos, todo eso acabaría”, apuntó.

Gidley señaló que la Casa Blanca espera que los demócratas se unan al presidente, Donald Trump.

El portavoz describió lo ocurrido a la menor de “situación trágica” y recordó los peligros que afrontan aquellos que deciden cruzar la frontera sur del país ilegalmente.

Este fue el grupo de migrantes que fue detenido junto a Jackelin Caal. (Foto Prensa Libre: Patrulla Fronteriza)

Críticas

La congresista estadounidense de origen guatemalteco, Norma Torres, exigió a administración del presidente Donald Trump aclarar las muertes de migrantes.

“La administración Trump debe rendir cuentas por sus crímenes contra la humanidad. Trato cruel de los niños. Separaciones familiares. Asesinato de un individuo transgénero. No proporcionar atención de emergencia a un niño de 7 años que la condujo a la muerte”, expuso la legisladora demócrata en su cuenta de Twitter.

Además, la opinión emitida por Nielsen, generó el rechazo de otro congresista, el también demócrata Eliot Engel, quien en sus redes sociales publicó: “La falta de humanidad aquí es asombrosa. ¡Qué comentario tan cruel! Dije hace meses que Nielsen debería renunciar de la Secretaria de Seguridad Nacional y lo estoy pidiendo de nuevo”.

La repatriación de Jackeline tardará una semana y los gastos los cubrirá la Cancillería guatemalteca.

El padre de la niña continúa en custodia de la Patrulla Fronteriza.

Contenido relacionado

> López Obrador ofrece US$5 mil millones para generar empleo en México y Centroamérica
> “Se retorcían del dolor”: guatemaltecas se lesionan al caer del muro en Arizona
> Guatemalteca sin papeles trabaja en un club de Trump