“Necesito trabajo para ayudar a mis 13 nietos”: Germán Celaya Zaldívar, migrante hondureño

En su mayoría, por las calles que transita la caravana de migrantes, se pueden observar jóvenes de 20 a 40 años; datos que coinciden con las estimaciones del Instituto Nacional de Migración de México. Sin embargo, en esta caravana que se dirige a Estados Unidos, destaca el rostro de Germán Celaya Zaldívar, de 66 años, quien tiene como objetivo encontrar un trabajo en Estados Unidos que le permita enviar remesas a sus 13 nietos.

Germán Celaya Zaldívar descansan en el parque central de Tecún Umán, San Marcos, y espera el permiso para ingresar a México. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Germán Celaya Zaldívar descansan en el parque central de Tecún Umán, San Marcos, y espera el permiso para ingresar a México. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Su cabello y barba canosa, lo hacen visible respecto del resto de que esperan en Tecún Umán, San Marcos, el permiso para ingresar a territorio mexicano. En la Concha Acústica este hombre de la tercera edad descansa y recobra fuerzas para continuar el viaje hacia la ciudad próspera.

Germán asegura que busca un lugar en el que le brinden trabajo con salario digno para ayudar a sus tres hijas y 13 nietos.

“En Honduras se me cayó el  negocio, poco a poco se vino para abajo la venta de frutas –economía informal- y cuando sentí no estaba ganando ni para pagar el cuarto que alquilaba. Todo estaba perdido, sin donde vivir, sin negocio y mis nietos con muchas necesidades, entonces tomé la que puede ser la última decisión de mi vida –a los 66 años-, ir a los Estados Unidos”, relató Germán.

Lea además: Calendario de las elecciones en Guatemala 2019

En una mochila Germán guarda ropa y sus documentos, ese mismo bolsón es el que usa en la Concha Acústica como almohada para descansar.

“Mi objetivo es llegar a Estados Unidos, pero estoy viendo que México no está abriendo las puertas y estoy considerando esa posibilidad de quedarme trabajando en alguna ciudad. No tengo esposa, falleció hace un tiempo, y hago este último esfuerzo por los nietos. Por eso si en México hay posibilidades me quedaría”, expuso.

Germán encontró en la caravana que salió el pasado lunes de Honduras a una nueva familia y los jóvenes lo involucran en sus conversaciones.

“¡Venga abuelo, venga a contar su historia!”, así lo identifican los otra compatriotas a Germán, quien con una sonrisa los atiende y les cuenta las causas que lo llevaron a sumarse a la caravana de migrantes.

En la colonia Pradera de Tegucigalpa, Honduras, Germán se dedicó en las últimas tres décadas a vender diversos productos en la economía informal, no pudo encontrar un trabajo formal y en las vías públicas encontró el empleo, pero argumentó que la situación económica empeoró y los clientes dejaron de consumir sus frutas y golosinas.

Buscando oportunidades

German llegó a la ciudad de Tecún Umán el miércoles pasado y se siente como en su tierra natal, por las mañanas camina en el centro urbano y observa cómo se desarrolla el comercio local.

 

“Rápido me he puesto al día cómo es que funciona esta ciudad –de Tecún Umán- porque vi que hay bastante comercio, incluso si me quedó acá creo que logró sacar ventaja porque eso de vender a mí si se me da. Uno nunca sabe, por eso salgo a ver precios y productos, no hay que perder tiempo y estar siempre atentos”, explicó.

Para este migrante el paso por Guatemala ha sido un recorrido tranquilo y sin novedad, no hubo persecución de la Policía Nacional Civil y pudo pagar su transporte desde la capital hasta Tecún Umán.

“Guatemala nos ha recibido muy bien, acá hay organizaciones que nos están ayudando y la gente con nosotros ha sido muy amable. No podemos quejarnos del trato en la ciudad de Guatemala y acá en la frontera, son cosas que quedarán en nuestros corazones porque han ayudado a un pueblo que sufre”, agradeció.

Las autoridades mexicanas estiman que en las última semana dos mil 500 migrantes centroamericanos llegaron a la frontera, unos mil de ellos ingresaron a territorio mexicano sin autorización.

Contenido relacionado:

“En Honduras ya no se puede vivir”, la travesía de Elmer y su hijo hacia el sueño americano

Caravana migrante: Cómo es pasar la noche en un albergue con cientos de desconocidos

El sur de México capta a miles de guatemaltecos para trabajar en el sector agropecuario

4

Blue Angel Hace 9 meses

Y porque este tipo se tiene que hacer cargo de tanto chaval por culpa de las sinverguenzas y resbalosas de las hijas que no pueden ver brageta porque se les antoja , , no pueden cerrar las piernas un minuto , y todas por docena y ademas madres solteras , que irresponsabilidad, y este solapador esta contribuyendo con mas y mas , a mi no me da lastima , me enfada, y a las hijas que dejen un momento facebook mientras hacen la tarea y que busquen como mantener a tanto crio que no es cosa facil , eso no es una historia triste , es una verguenza. y una irresponsabilidad total, a trabajar todos.

Rene Montecristo Hace 9 meses

Viejo lento, manteniendo nietos de todos sus hijos, y los padres de estos nietos?
Esta gente esta sobada, ya deberian de parar de tener hijos, con razon son pobres.

Nohemi Herrera Hace 9 meses

noooooo, que sus hijos se encarguen de sus nietos! y de usted!!!!

Maynor Engel Hace 9 meses

¿Trece nietos? ¿Qué esta gente no conoce preservativos? ¡Qué irresponsabilidad traer al mundo tanto niño!