John Kelly contradice a Trump: No es un muro

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, quien está de retirada del gobierno, dijo sentir “compasión” por los indocumentados que cruzan a Estados Unidos y relativizó la idea de construir un muro fronterizo con México, en contraste con la retórica de Donald Trump.

John Kelly fue jefe de gabinete de la Casa Blanca desde julio de 2017 hasta finales de 2018. (Foto Prensa Libre: AFP)
John Kelly fue jefe de gabinete de la Casa Blanca desde julio de 2017 hasta finales de 2018. (Foto Prensa Libre: AFP)

En referencia al cierre parcial del gobierno, que ya lleva nueve días por la falta de acuerdo sobre la exigencia de Trump de financiamiento para construir la muralla en la frontera, Kelly dijo en una entrevista a Los Angeles Times: “Para ser honesto, no es un muro”.


“El presidente todavía le llama 'muro'. En algún momento dirá más francamente 'barrera' o 'cerco'; ahora se inclina por los barrotes de acero”, dijo Kelly.

“Pero ya abandonamos la idea de un muro de concreto sólido hace tiempo en esta administración, cuando preguntamos a las personas qué necesitaban y dónde lo necesitaban”, agregó.

Kelly, exgeneral de la marina que dirigió el comando militar responsable de América Latina, fue secretario de Seguridad Nacional de Trump antes de convertirse en jefe de gabinete de la Casa Blanca en julio de 2017.

Pero su relación con el presidente se deterioró y se espera que sea pronto reemplazado por Mick Mulvaney, actual director de presupuesto.

Trump pide al Congreso que apruebe una partida de US$5 mil millones para la construcción de un muro, que la oposición demócrata rechaza. Además de culparlos por la parálisis, el mandatario responsabilizó el sábado a sus detractores por la muerte de dos niños migrantes en custodia de las autoridades estadounidenses.

“Los inmigrantes ilegales no son malas personas… No siento más que compasión por ellos, por los niños pequeños”, dijo Kelly, quien agregó que muchos son manipulados por traficantes de personas.

Asumiendo una posición distinta a la de Trump, que denominó a la ola de migrantes una “invasión” de “muchos miembros de pandillas y malas personas”, Kelly dijo que la forma de superar el problema de la inmigración ilegal es “terminar con la demanda de drogas en Estados Unidos, y expandir las oportunidades económicas” en Centroamérica.

Por si no lo vio: Melania Trump: por qué la primera dama de EE. UU. pidió que despidan a la viceconsejera de seguridad nacional de la Casa Blanca

Termina su trabajo

“John Kelly se irá hacia finales de año”, dijo Trump en la Casa Blanca el 8 de diciembre, en una declaración en la que elogió a su antigua mano derecha como “un gran tipo” y subrayó que aprecia “mucho su servicio” durante el último año y medio al frente de la oficina presidencial de la Casa Blanca.

Como jefe de gabinete, el trabajo de Kelly consistía en ejercer de “guardián” del Ala Oeste, manejando la agenda y reuniones de Trump, dirigiendo negociaciones legislativas y asegurándose de que sus medidas se ajustaban a sus objetivos políticos.

En enero último, la relación de Kelly con Trump se tensó, después de que él dijera a un grupo de legisladores que el presidente no estaba “completamente informado” sobre inmigración cuando hizo sus promesas de campaña relativas al muro con México.

Recomendamos leer: El “club republicano”: quién es quién en el polémico cuadro de Trump junto a otros presidentes que decora la Casa Blanca

Peleas

Según varios medios, Trump se puso “furioso” cuando se enteró de esas declaraciones de Kelly, y las peleas entre ambos se volvieron frecuentes, pero el obstinado general siguió firme y hace unos meses se comprometió con el presidente a seguir en su cargo hasta 2020.

Pero Trump, cada vez más preocupado por la campaña de reelección en la que tendrá que embarcarse dentro de un año, comenzó a decir a sus confidentes que Kelly no tenía un enfoque lo suficientemente “político”, de acuerdo con el diario The Washington Post.

Un posible sustituto de Kelly puede ser Nick Ayers, el jefe de gabinete del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, aunque ese funcionario de 36 años solo se ha comprometido de momento a ejercer el cargo hasta la próxima primavera boreal, cuando quiere regresar al estado de Georgia con su familia, según The New York Times.

Otros posibles candidatos al cargo son el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin; el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, y el representante de Comercio Exterior, Robert Lighthizer, indica el rotativo neoyorquino.

La salida de Kelly podría poner en peligro el cargo de la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Kirstjen Nielsen, protegida por el general y criticada por Trump, quien no la considera lo suficientemente dura en materia de inmigración.

Contenido relacionado

> Miembros de secta judía con sede en Guatemala son acusados de secuestro en Nueva York
> Lea más: Donald Trump: Guatemala no hace nada por EE. UU. y se lleva nuestro dinero
> Las hieleras: los centros de detención donde “ningún niño debería estar”

0