No llega dinero ofrecido por EE.UU. para proyectos que reduzcan migración

Guatemala espera recibir en el primer semestre del año un desembolso de parte de  Estados Unidos para el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (PAPTN), mientras El Salvador y Honduras ya tomaron ventaja en cuanto a recibir recursos de ese país para proyectos específicos.

Disminuir la migración ilegal a Estados Unidos es el gran objetivo del plan Alianza para la Prosperidad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca Pl)
Disminuir la migración ilegal a Estados Unidos es el gran objetivo del plan Alianza para la Prosperidad. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca Pl)

Aunque EE. UU. otorgó US$7.5 millones a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), ha causado extrañeza que no han entrado desembolsos para proyectos productivos del Plan, como en los países vecinos.
El 31 de enero último, EE. UU. oficializó el primer desembolso por US$125 millones para el Plan en Honduras, mientras que El Salvador recibió US$97.9 millones el 7 de febrero.

 Dichos países utilizarán los fondos, ejecutados a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid, en inglés), para proyectos de desarrollo y generación de empleo.

Guatemala fue el primer país en haber sido certificado por EE. UU. en el cumplimiento de varias condiciones para recibir desembolsos, por lo que causa dudas  por qué no han ingresado los recursos.

“Es un indicador de la falta de eficiencia de los sectores que en Guatemala tomaron desde el inicio la ejecución del Plan para el país que, en este caso, son sectores asociados a la iniciativa privada y que no han sido históricamente los interesados en el desarrollo del país, por lo que puede ser entendible para poder lograr programas”, cuestionó Pedro Solares, experto en migración.

El citado Plan fue concebido  para ofrecer oportunidades a las poblaciones con el fin de frenar la migración ilegal.
“No están viendo una ejecución eficaz y se sospecha que algunos funcionarios de alto nivel de
EE. UU. que han venido han recriminado falta de ejecución del programa”, agregó Solares.

Señalan deficiencia

Diputados de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) citaron ayer a las autoridades del Programa Nacional de Competitividad (Pronacom), institución que  empuja el Plan en el país, para cuestionar la baja ejecución.
Los parlamentarios criticaron que no exista un monto concreto de contrapartida para el Plan.

Acisclo Valladares, coordinador de Pronacom, explicó que ese programa es un ente coordinador, y no ejecuta, sino que lo hacen las instituciones responsables de cada área, por ejemplo, el Ministerio de Educación ejecuta lo relacionado con la rehabilitación de escuelas.

Valladares hizo ver que los US$7.5 millones ya son un primer desembolso del Plan de la Alianza, porque está contemplado en la Ley de Apropiaciones estadounidense.

“La responsabilidad del desarrollo es nuestro, quiere decir que sí va haber apoyo y ayuda, pero no podemos esperar la ayuda. Sabemos que para este año son US$209 millones para Guatemala exclusivamente”, indicó el funcionario.

Agregó que este mes se firmará un acuerdo similar como el de El Salvador y Honduras, que formalizaría un nuevo desembolso.

La ley de Apropiaciones contempla varias condiciones, como campañas en medios de comunicación sobre los riesgos de la migración irregular, combatir el coyotaje, lucha contra la impunidad y retirar al Ejército de las tareas de seguridad ciudadana, entre otras. “Con todo se ha avanzado”, expresó Valladares.

20 grandes tareas

  • Desde marzo del 2015, los países del Triángulo Norte asumieron 20 compromisos con EE. UU. en cuatro ejes.
  • Dinamizar el  sector productivo, desarrollar el capital humano, seguridad y acceso a la justicia, y fortalecer las instituciones son las cuatro grandes áreas. Entre otras acciones destacan:
  • Avanzar en la integración económica con base en  instrumentos jurídicos del proceso de integración centroamericana.
  • Promover un diálogo público-privado en  la implementación y monitoreo del plan.
  • Crear las condiciones para propiciar el acceso al crédito de las micro, pequeñas y medianas empresas.
  • Ampliar los programas existentes para el mejoramiento de los servicios de salud y nutrición.
  • Ampliar las políticas y programas en seguridad, especialmente en desarticulación de  pandillas, prevención de la violencia, combate del delito común, extorsión, lavado de activos, trata de personas, el narcotráfico, entre otros ilícitos.
  • Incrementar y fortalecer  ingresos tributarios a través de una mayor eficiencia y eficacia en los mecanismos de recaudación.