“Pensamos lo peor”: tras horas de angustia, migrantes hondureños se reencuentran con su hija de 4 años

Padres aseguran que no pueden volver a Honduras porque están amenazados por las pandillas.

Publicado el
Migrantes narran las dificultades que tienen que afrontar en Honduras. (Foto Prensa Libre)
Migrantes narran las dificultades que tienen que afrontar en Honduras. (Foto Prensa Libre)

Marleny Guardado no pudo contener las lágrimas cuando le narró a Prensa Libre y Guatevisión las horas de angustia que pasó cuando su hija de 4 años se extravió junto a su esposo tras la dispersión de la caravana migrante este lunes en Vado Hondo, Chiquimula.

Unas siete horas más tarde, la madre se reencontró con ellos en la frontera con Honduras de El Florido, después de que fuerzas del Ejército frenaron el avance de la caravana de migrantes, que partió este 15 de enero desde San Pedro Sula hacia Estados Unidos.

“Me siento feliz, gracias a Dios, porque perder a un hijo y el esposo es algo muy difícil, y uno piensa lo peor cuando suceden estas cosas”, dijo conmovida la migrante.

Con voz entrecortada narra que lo único que quieren es buscar un trabajo para salir de la pobreza, y que no pueden volver a Honduras, porque “allá o hay nada”.

“Lastimosamente el presidente que tenemos nunca nos ha apoyado y por eso que se suceden estas cosas”, dice entre lágrimas.

En tanto, el padre recordó con angustia el momento en que se separó de su familia.

“Bajaron los militares, mi familia estaba adelante y ya no la volví a ver… estaba angustiado”, contó el padre de la menor.

Contó que encontró a “unos hermanos que le brindaron ayuda”, le dieron comida y un lugar para asearse. Además, le ofrecieron retornarlo a la frontera hondureña, donde, afortunadamente, encontró a su esposa y a su hijita.

Lea también: Enfrentamiento: Policía y Ejército desalojan a migrantes hondureños en Vado Hondo, Chiquimula

“Pensé lo peor, estaba triste y venía pensativo por no encontrarlos aquí, pero ahora me siento alegre, muy feliz, por haber encontrado a mi familia”, dice el padre hondureño, con su sonriente hija en los brazos.

Ambos relataron que en Honduras hay una “gran crisis” a raíz de las tormentas tropicales que azotaron la región, así como el riesgo con las pandillas. 

“Con la pandemia y las amenazas de maras uno ya no puede estar en Honduras”, dijo el migrante, que dice buscar una oportunidad de vida al agregarse a la caravana.

Viajando con sus tres hijos, la familia dice que seguirá adelante en su travesía hacia Estados Unidos, mientras aguardan en la frontera.

El Instituto Guatemalteco de Migración aseguró este lunes que más de mil 800 migrantes que integraban la masiva caravana que salió la semana pasada de Honduras hacia Estados Unidos han sido retornados a su país en los últimos días de forma obligatoria.

Además de los mil 726 migrantes hondureños que en total han sido devueltos a su país por Migración guatemalteca, hay otros 96 salvadoreños y cinco nicaragüenses que fueron remitidos por parte de dicha autoridad migratoria.