Piden necropsias en Guatemala a niños migrantes para aclarar la razón de su muerte

Las muertes de menores de edad migrantes, ocurridas después de que fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos ha encendido las alarmas en organizaciones humanitarias quienes reclaman a los gobiernos acciones urgentes para evitar que ocurran más decesos.

Un niño guatemalteco y su familia esperan alimentos en un albergue de El Paso, Texas. (Foto Prensa Libre: AFP)
Un niño guatemalteco y su familia esperan alimentos en un albergue de El Paso, Texas. (Foto Prensa Libre: AFP)

Este 20 de mayo se conoció el séptimo caso, el de un adolescente de 16 años que había migrado desde Baja Verapaz y que murió, según información que publicaron medios estadounidenses, después de haberse enfermado de influenza A.

Los medios informaron que el menor fue identificado como Carlos Gregorio Hernández Vásquez; quien, según reportes de la oficina de Control y Protección de Aduanas (CBP en inglés), cuando fue detenido el pasado 13 de abril, presentaba buen estado de salud. Por esa razón, las causas de su muerte aún se investigan.

En Guatemala, sectores consideran que una de las primeras acciones que debiera adoptar el gobierno es practicar necropsias a los cuerpos de los infantes al arribar a suelo guatemalteco para establecer las causas reales de su muerte.

El analista en temas migratorios, Pedro Pablo Solares, consideró “indispensable” y “urgente” que la Procuraduría General de la Nación (PGN) solicite al Organismo Judicial, en especial al Instituto Nacional de Ciencias Forenses, estos exámenes cuando los cuerpos estén ya en territorio guatemalteco.

Para Solares, practicar esas necropsias “es una obligación” del Estado guatemalteco y está dentro del mandato legal de la PGN. Los mismos, añadió, servirían para verificar los verdaderos motivos de los fallecimientos de los infantes.

OPINIÓN: Hay cerdos que viven en mejores construcciones . La realidad de las familias en el oriente guatemalteco que migran por necesidad

El sacerdote Mauro Vezeletti, director de la Casa del Migrante, afirmó que “es evidente” que en Guatemala deberían hacerse averiguaciones más exhaustivas de las muertes de los menores migrantes, que desde mayo del año pasado a la fecha suman siete.

“Si los médicos forenses no actúan no vamos a saber las causas”, apuntó Verzeletti, quien denunció que los tratos “inhumanos” a los que son sometidos los niños pueden estar causando que estos se enfermen y mueran.

Mariee Juárez, Jakelin Caal, Felipe Gómez y Juan de León, cuatro de los siete niños que han muerto en EE. UU. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“Las causas pueden ser las altas temperaturas, o en los centros de detención hay lugares donde los niños permanecen ‘congelados’ y se enferman de neumonía e incluso pueden sufrir paros cardíacos. Todo esto puede contribuir”, expuso el sacerdote.

Añadió que las autoridades guatemaltecas deben exigir un mejor trato para los menores de edad y que su el interés superior del niño sea lo más importante cuando sean detenidos. Pero contrario, subrayó, “los están enjaulando como animales y no les dan un trato digno, ni atención médica psicosocial ni humanitaria” de forma “intencional”.

Para Verzeletti, las prácticas “racistas” y “xenofóbicas” que practican las autoridades en contra de los migrantes es parte de una estrategia política de Trump que cree que, “cuanto más maltrata a los migrante más posibilidades va a tener” de reelegirse en las elecciones presidenciales del 2020.

Familia debe pedirlo

La PGN informó a través de su oficina de Comunicación que esa institución no puede decidir el hacer o no necropsias porque su responsabilidad es representar a los niños que no tienen tutela, y cuando los cuerpos son repatriados, automáticamente la Cancillería los entrega a los padres.

Un grupo de adultos y niños se entrega a las autoridades en la frontera sur de EE. UU. (Foto: CBP)

Por su parte, la Cancillería indicó que dicho procedimiento tendría que solicitarlo la familia a las instituciones competentes, aunque usualmente no piden porque lo que quieren es tener a su ser querido y darle sepultura.

Sobre las acciones urgentes que demandan los grupos sociales, la Cancillería precisó que “se están adoptando ya procesos informativos de los peligros que conlleva la migración y se adoptará el programa de desarrollo integral para prevenir la migración irregular por medio de procesos de desarrollo económico y social, entre otros”.

Además, se volverán a solicitar información de cómo avanzan las investigaciones de los casos que “están en proceso”.

Séptimo caso

Solo en mayo ya van cuatro niños migrantes muertos, tres en Estados Unidos y una niña de 10 años en México.

Respecto al adolescente fallecido este lunes, un oficial de la CBP informó que el menor ingresó solo a Estados Unidos el 13 de mayo en un sector de Hidalgo, Texas, y no presentaba síntomas de enfermedad para que fuera tratado de urgencia, incluso el 16 se comunicó por teléfono con sus familiares y se comenzó el proceso para ser transferido a un albergue.

Una familia de migrantes compuesta de tres adultos y dos niños centroamericanos son rescatados por Agentes del Grupo Beta y socorristas de la Cruz Roja mexicana, luego de intentar pasar al lado estadounidenses y quedar atrapados en el Rio Bravo. (Foto Prensa Libre: EFE)

Sin embargo, en las primeras horas del 19 de mayo, Carlos comenzó a mostrar síntomas de enfermedad e indicó que “no se sentía bien”, por lo cual un médico practicante determinó que tenía influenza tipo A y se le recetó Tamiflu y se transfirió a la estación de Weslaco.

En ese centro de detención falleció Carlos, en la mañana cuando llegaron a buscarlo no respondió, inmediatamente fue llevado con médicos del centro quienes no pudieron reavivarlo pese al esfuerzo.

La Cancillería guatemalteca emitió un comunicado en el cual lamenta el fallecimiento del niño y presentó sus condolencias a la familia; a la vez, solicitó “de manera urgente a las autoridades estadounidenses se pronuncien sobre la causa de muerte y se deduzcan las responsabilidades que amerite el caso”.

Por su parte, el comisionado interino de la CBP, John Sanders, expuso que “los hombres y mujeres de la CBP están tristes por la trágica pérdida de este joven y nuestras condolencias están con su familia”. Agregó que la CBP está comprometida con la salud, la seguridad y el trato humano de quienes mantiene en custodia.

Agregó que la causa de la muerte no se conoce en este momento y de acuerdo con la política de oficina, la Oficina de Responsabilidad Profesional hace una revisión del caso.

Una niña es rescatada del Río Grande por guardias de la Patrulla Fronteriza. Miles de menores de edad han migrado a EE. UU. este año, principalmente de Guatemala. (Foto: CBP)

Niños son vulnerables

El pediatra Edwin Ávila, con más de 15 años de experiencia en el ramo, indicó que hay muchos factores, aunque complejos, que pueden explicar los decesos de los menores de edad, entre ellas las condiciones en las que se encuentran en los centros de detención.

“Hay que tomar en cuenta, por ejemplo, que muchos de estos niños padecen de desnutrición crónica o aguda, no tienen completo su esquema de vacunación y tienen un nivel mínimo de escolaridad, por lo cual, no saben cómo cuidarse”, explicó Ávila.

En cuanto a que los menores fallecidos por influenza o síntomas de esta enfermedad, afirmó que este virus es altamente contagioso, principalmente en lugares hacinados, como en las áreas en las que se encuentran los niños y niñas; además, los menores han estado expuestos a un viaje en el que no se sabe qué han comido o bebido lo cual puede afectar su sistema inmunológico.

Un niño guatemalteco juega cerca de unos sanitarios portátiles en la Casa del Refugiado en El Paso, Texas. Los menores son los más vulnerables en la actual crisis migratoria. (Foto Prensa Libre: AFP)

El profesional indicó que la influenza puede ser mortal en situaciones como las que atraviesan los menores migrantes, no solo por las condiciones físicas en las que llegan, sino también por el estado emocional en el que se encuentran: lejos de su país, privados de su libertad, sin conocer el idioma y sin ningún familiar, como el caso de los dos jóvenes de 16 años que iban solos.

“Inmunológicamente uno se deprime cuando el ánimo ha decaído. Hay estudios que lo dicen, por eso no estaría de más pensar que un niño que va inmunológicamente deprimido esté más vulnerable”, añadió Ávila.

Contenido relacionado

> Patrulla Fronteriza quería “lavarse las manos”, por eso liberó a menor aún estando enfermo

> Amlo es un Trump, advierte Amnistía Internacional, en relación a niña que murió en albergue mexicano

> Candidatos presidenciales presentan propuestas a migrantes en acalorado debate

 

1

Jose G. Hace 7 meses

Duele verlos morir y no poder hacer nada, que Dios los tenga en su gloria