Situación en Tijuana se está saliendo de control por plan Permanezca en México

Los albergues en la ciudad fronteriza de México, a donde han sido regresados unos 347 solicitantes de asilo guatemaltecos, comienzan a llenarse y mucha gente debe dormir en la calle.

Vista de uno de los  albergue que funciona en Tijuana. (Foto: Movimiento Juventud 2000)
Vista de uno de los albergue que funciona en Tijuana. (Foto: Movimiento Juventud 2000)

La política Permanezca en México, implementada por la administración de Donald Trump que obliga a los solicitantes de asilo a esperar en ese país el trámite de sus peticiones, ha traído consecuencias negativas para los migrantes quienes ven con preocupación cómo la situación se comienza a salir de control, tal como lo habían previsto grupos humanitarios.

Esta medida había sido derogada por un juez federal; sin embargo, el gobierno de EE. UU. apeló la decisión y fue favorecido. Actualmente se implementa en tres fronteras El Paso-Ciudad Juárez, Calexico-Mexicali y San Diego-Tijuana, fue en esta última donde comenzó a implementarse en enero pasado.

Un consulado centroamericano en Tijuana calculó que unas dos mil personas han sido retornadas solo a esa ciudad e indicó que debido al hacinamiento de los albergues algunos migrantes han tenido que dormir en las calles, lo cual se volvió una escena común.

Añadió que el problema “se salió de control” porque México no tiene la capacidad de recibir de vuelta a tantos migrantes los solicitantes de asilo.

Lea también: La empobrecida aldea desde donde migró el joven guateamalteco que murió mientras estaba en custodia de EE. UU.

Aunque la mayoría de los demandantes de ese alivio migratorio son hondureños, autoridades mexicanas han retornado por lo menos a 347 guatemaltecos, según cifras oficiales, muchos de los cuales no tienen donde esperar su primera citación en la corte, proceso que puede tardar, en algunos casos hasta un año.

Los más afortunados son aquellos que por tener familiares en EE. UU. tienen la posibilidad de recibir dinero y rentar un cuarto, mientras otros se han aventurado a buscar algún empleo para costear su estancia en la fronteriza ciudad mexicana.

José María García es presidente del Movimiento Juventud 2000, que desde hace años maneja un albergue en Tijuana. Vía telefónica contó que, aunque el movimiento migratorio no alcanza las dimensiones del año pasado cuando miles migraron desde el Triángulo Norte de Centroamérica en caravanas, la situación comienza a preocupar debido a que continúan llegando a esa ciudad migrantes que se juntan con aquellos que devuelve EE. UU.

Fachada de uno de los albergues en Tijuana. (Foto: Movimiento Juventud 2000)

García coincidió en que ya hay problemas de hacinamiento en algunos albergues, el que él dirige, por ejemplo, está en un 90 por ciento de su capacidad.

“Los migrantes que se van desocupan lugares, estos son ocupados por los que vienen del sur, pero luego cuando son retornados —de EE. UU.— dónde los colocamos si el único lugar que conocen ellos son los albergues donde han estado, y es ahí donde se complica y hay hacinamiento”, expuso García.

Lea también: Cobrar por tramitar asilo es “parte de un sistema de crueldad”, dicen grupos humanitarios

Si la migración sigue hacia el norte, y desde EE. UU. continúan retornándolos a México, advirtió el activista, podría desatarse una crisis humanitaria. Y es que aparte de los migrantes centroamericanos también hay cientos de mexicanos que han viajado de estados lejanos y que hacen uso los albergues.

En Ciudad Juárez

La situación en Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, Texas, también comienza a tornarse caótica, según Dylan Corbett, director del Instituto Fronterizo Esperanza, que funciona en la ciudad estadounidense.

Corbett afirmó que Ciudad Juárez “no tiene la infraestructura para acoger a estos migrantes. Hay miles, y los albergues no tienen cupo”, por lo cual Quédate en México es un plan que no es sostenible desde el punto de vista humanitario porque no hay suficientes recursos ni apoyo legal para los demandantes de asilo.

“Hemos visto migrantes que exasperados por su situación en Ciudad Juárez se han regresado a sus países de origen”, subrayó Corbett. Por si fuera poco, estas personas también deben enfrentarse a la violencia.

Lea también: Cuatro de cada 10 guatemaltecos tiene la intención de migrar a  EE. UU.

En ese sentido, Corbett precisó que hace pocos días dos migrantes que habían solicitado asilo retornaron a México y fueron secuestrados.

Una familia de centroamericanos en un albergue de Tijuana. (Foto Prensa Libre: AFP)

El medio Texas Monthly precisó que una de las dos víctimas era el guatemalteco Ronaldo García a quien delincuentes se llevaron a punta de pistola junto con el salvadoreño Edwin Escobar cuando salieron de un refugio en una iglesia de Ciudad Juárez a busca de comida.

La nota indica que fueron tres secuestradores los que se los llevaron y los mantuvieron cautivos durante tres horas, los golpearon y les robaron lo poco que llevaban. Además, a García le fracturaron un dedo. Es por casos como este que grupos humanitarios enfatizan en que los solicitantes de asilo corren peligro.

Lea también: Estas son las medidas antimigratorias que atormentan a los migrantes en la Florida

De acuerdo con Texas Monthly, cerca de mil demandantes de asilo han sido regresados solo a Ciudad Juárez, luego de aplicar para su solicitud. Corbett expuso que un proceso podría tardar un año o más.

Más problemas

Para agravar las penas de los requirentes de asilo, EE. UU. endurece cada vez más el proceso de admisión de solicitudes. El pasado 29 de abril el presidente Donal Trump firmó un memorando en el cual pide los departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia tomar acciones que, según grupos de derechos humanos, niegan los derechos humanos de los solicitantes de asilo.

Decenas de migrantes intentan ingresar ilegalmente a Estados Unidos desde la zona de Playas Tijuana, en el estado mexicano de Baja California. (Foto Prensa Libre: EFE)

Estas medidas buscan, entre otras acciones, imponer una tarifa para los solicitantes del alivio migratorio, y restringir a los jueces su capacidad de otorgar libertad bajo fianza a un demandante; además, prohíbe otorgar permisos de trabajo a aquellos migrantes que hayan ingresado o intentado ingresar ilegalmente a EE. UU., como hace la mayoría, que no presenta su solicitud en los puntos fronterizos, sino que cruza la línea divisoria con México y se entrega a las autoridades.

El colectivo Campaña por la Justicia Migratoria (IJC en inglés) expuso que el plan Quédate en México también restringe el acceso a los abogados de inmigración, y deja serias dudas, hasta el momento no resueltas, sobre la logística para movilizar a los migrantes cuando llegue el momento de sus audiencias en las cortes.

El IJC teme que al ponerse en práctica las medidas que ordenó Trump para los procesos de asilo, se incrementarán las deportaciones ya que hasta no necesariamente un juez podría hacer estas pruebas de miedo creíble, incluyendo la Patrulla Fronteriza.

Contenido relacionado

>Trump ordena cobrar a los solicitantes de asilo

>Conamigua contrató personal 029 sin criterios técnicos, afirman diputados

>Un tercer menor guatemalteco muere mientras estaba en custodia de las autoridades estadounidenses

 

0