Trump dice que Guatemala, El Salvador y Honduras han tomado el dinero de EE. UU. y no han hecho nada por detener migración

El presidente de EE. UU., Donald Trump, volvió a la carga en el tema migratorio y este jueves reprochó a Guatemala, Honduras y El Salvador de que a pesar de la ayuda millonaria que han recibido no han podido contener la migración ilegal.

Vista de una de las caravanas que se conformaron el año pasado cuando intentaba ingresar a México. (Foto Prensa Libre:  Hemeroteca PL)
Vista de una de las caravanas que se conformaron el año pasado cuando intentaba ingresar a México. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

“México no está haciendo nada para detener el flujo de migrantes ilegales… Del mismo modo Honduras, Guatemala y El Salvador han tomado nuestro dinero y no hacen nada”, escribió el mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter.

La acusación de Trump se da un día después de que la secretaria de Seguridad de México, Olga Sánchez Cordero, afirmara que no es solo responsabilidad de su país y EE. UU., sino de los países del Triángulo Norte de Centroamérica detener la migración ilegal.

Puntualmente la funcionaria mexicana dijo: “Que quede muy claro, no solamente es Estados Unidos ni México, es también el Triángulo Norte centroamericano que deben hacer su parte, sin que lo haga no puede hacer México la suya ni Estados Unidos”.

Sánchez añadió que su país no otorgará visas humanitarias de forma masiva, sino que se limitará a entregar permisos “temporales” de visitante y de trabajo en el sureste mexicano y que estos se entregarán de forma ordenada y segura.

La funcionaria mexicana ofreció las declaraciones al mismo tiempo de indicar de que tienen conocimiento de la formación de una caravana de 20 mil migrantes en Honduras llamada la “caravana madre”; no obstante, el gobierno de ese país centroamericano rechazó esa información.

“No tenemos nada de eso (…) no tenemos ningún indicativo de ello”, expuso la vicecanciller hondureña, Nelly Jeréz, a un medio de comunicación en su país.

Crisis humanitaria

El aumento exagerado de la migración de centroamericanos hacia EE. UU. ha provocado la saturación de los albergues y centros de detención.

El jefe de la Patrulla Fronteriza, Kevin McAleenan, reconoció que el ingreso y aprehensión de migrantes sumado a la capacidad inadecuada para detener a familias y niños de las agencias gubernamentales que ven el tema, ha causado una “crisis humanitaria” en la frontera sur.

Tan solo el miércoles pasado, 4 mil 117 personas fueron detenidas en la frontera sur. (Foto: CBP)

Informó que, hasta el miércoles último, más de 90 mil personas cruzaron la frontera solo en marzo, y se espera que a fin de mes se superen las 100 mil detenciones. En marzo del 2018 esa cifra sumó 37 mil 390, un 167 por ciento menos.

De continuar con el promedio que se registra en marzo, al finalizar el año fiscal las estadísticas podrían reflejar más de 1.6 millones de migrantes detenidos.

McAleenan precisó que hasta el miércoles tenían a 13 mil 400 personas en custodia, una sobrepoblación de nueve mil 400, puesto que cuando el número sobrepasa de los cuatro mil ya se considera alto. Tan solo el martes, añadió, se detuvo a 4 mil 117 indocumentados, el mayor número en más de una década.

“CBP enfrenta una crisis humanitaria y de seguridad en toda la frontera suroeste”, dijo McAleenan desde la localidad de El Paso, en el estado de Texas, que colinda con la ciudad mexicana de Ciudad Juárez.

El comandante dijo que El Paso es el lugar donde esta crisis se manifiesta “más agudamente”.

De octubre 2018 a marzo 2019, la Patrulla Fronteriza registraba la detención de 66 mil 470 familias guatemaltecas y 12 mil 576 menores no acompañados, lo cual es la mayor cantidad de todos los tiempos de connacionales que llegaron a ese país y se entregaron.

Vuelve a la campaña

Donald Trump reiteró el jueves su amenaza de cerrar la frontera con México en una jornada en la que tiene previsto volver a la campaña con miras a la elección de 2020, después de que las autoridades estadounidenses informaran sobre un récord en las detenciones de inmigrantes.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, respondió a Trump diciendo que su país “está atendiendo el tema” e insistió en que “deben atenderse fundamentalmente las causas que originan la migración”.

López Obrador señaló que su gobierno “va a ayudar” en todo lo que pueda. “No queremos de ninguna manera confrontarnos con el gobierno de Estados Unidos”, afirmó.

Trump ya ha hecho en el pasado amenazas similares. En diciembre, en los primeros días del cierre del gobierno federal más largo de Estados Unidos, se comprometió a cerrar la frontera “por completo” si el Congreso no aprobaba fondos por US$5 mil 700 millones para levantar un muro.

Kevin McAleenan, jefe de la Patrulla Fronteriza, en una conferencia de prensa reconoció que hay una crisis humanitaria. (Foto: CBP)

Tras una parálisis presupuestaria que se extendió más de un mes y que viró en una crisis política por la negativa del Congreso a ceder, Trump reabrió el gobierno, pero justo después declaró una emergencia nacional para sortear al legislativo.

Su decisión provocó la condena tanto de sus rivales demócratas como de sus correligionarios republicanos.

Después de que su declaración de emergencia fuera censurada en el Congreso tanto por la Cámara, controlada por los demócratas, como en el Senado – donde los republicanos son mayoría y 12 senadores votaron alineados con la oposición – Trump se vio obligado a usar por primera vez el veto presidencial para avanzar con su iniciativa del muro.

Sus críticos lo acusan de abuso de autoridad y de exagerar el problema de la frontera, además de crear un peligroso precedente.

Un albergue de El Paso, Texas, se ve colmado por migrantes centroamericanos. Autoridades de la Patrulla Fronteriza dicen que el aumento de la migración está causando una crisis humanitaria en la frontera sur. (Foto: CBP)

De vuelta a los mítines

El presidente estadounidense busca desbloquear el dinero para cumplir una de sus principales promesas de campaña de construir un muro fronterizo, un tema que atiza en cada uno de sus mítines electorales.

Este jueves Trump volvía a las arenas con un mitin en Michigan convocado bajo su mantra electoral MAGA (acrónimo del inglés “Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo” (Make America Great Again).

“Vamos a estar en Grand Rapids, en Michigan, esta noche para un gran mitin. Vamos a estar hablando de muchas cosas muy emocionantes que están pasando en nuestro país, pero también de fabricantes de coches y otros que están volviendo a Michigan, Ohio, Pensilvania, Carolina del Norte y del Sur y a todos lados”, dijo Trump en Twitter.

El presidente estadounidense tiene un renovado brío político desde que la semana pasada el esperado informe del fiscal especial Robert Mueller descartó una implicación de su equipo de campaña en la trama rusa y está enfocado en las elecciones de 2020.

Michigan es uno de los bastiones clave para acceder a la presidencia de Estados Unidos y fue uno de los estados que le permitieron vencer a Hillary Clinton en 2016.

Contenido relacionado

> Migrantes deben respetar leyes de EE. UU. para evitar su captura y deportación

> Vida y muerte en aldea Nicá, el hogar de seis de los 23 migrantes fallecidos en México

> Cerca de mil 500 migrantes parten en nueva caravana desde el sur de México