Alejandro Giammattei cuestiona resultados de Feci y marca diferencia ideológica con Kamala Harris

En la víspera de la visita de la vicepresidenta de EE. UU. Kamala Harris a Guatemala, el mandatario Alejandro Giammattei marcó diferencias ideológicas con la funcionaria.

Publicado el
El presidente Alejandro Giammattei se refirió a los diferentes temas relacionados con la visita de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris,  o puntos de interés de ambos países. (Foto: Hemeroteca PL)
El presidente Alejandro Giammattei se refirió a los diferentes temas relacionados con la visita de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, o puntos de interés de ambos países. (Foto: Hemeroteca PL)

A pocas horas de la llegada de la vicepresidenta de EE. UU. a Guatemala, Kamala Harris, el presidente Alejandro Giammattei dijo en una entrevista con la Voz de América (VOA), que cree que este es un primer acercamiento que va a sentar las bases de una relación. Además, señaló que en la reunión con Harris habrá tres temas en común: la lucha contra las causas estructurales de la migración; el crimen organizado, el crimen transnacional y el tráfico de drogas; y el lavado de dinero.

Sin embargo, según información divulgada por autoridades estadounidenses, el primer viaje que hace la vicepresidenta a la región está enfocado en los temas migratorios, corrupción y desarrollo económico.

Durante la entrevista se le consultó a Giammattei sobre si EE. UU. le ha manifestado alguna preocupación acerca de mantener vigente la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci), a lo que respondió que no es un tema que le corresponda a él, pero cuestionó los resultados de esa entidad.

Presidente, mencionando la corrupción, uno de los principales temas de la administración Biden, ¿existe alguna preocupación o le han manifestado alguna inquietud acerca de mantener a la Feci?

“Ese no es tema mío, ese es un tema del fiscal o de la fiscal. Aquí en Guatemala la Fiscalía es un ente autónomo. Nosotros les damos dinero para su funcionamiento, para que expanda sus operaciones y los apoyamos muchísimo. Pero yo no voy a la Fiscalía a decirle a la fiscal mire quite este fiscal, ponga aquél. Es más, el día que lo hiciera estaría cometiendo un delito que me llevaría a la cárcel. No es cierto, no hay presiones de parte del Ejecutivo para acabar con ninguna fiscalía, yo creo que los resultados de la Fiscalía contra la Impunidad hablan por sí solos, es una de las fiscalías más grandes que hay y la que menos casos tiene”, expuso Giammattei.

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, expresó el viernes 4 de junio del 2021 su preocupación por los intentos de “abolir oficinas anticorrupción como la Feci” y advirtió que la preservación de instituciones independientes que luchan contra la corrupción y la impunidad “es fundamental para abordar los desafíos a la seguridad, la prosperidad y la gobernabilidad en Guatemala”.

Diferente ideología

En la entrevista con la VOA, Giammattei también marcó su diferencia ideológica con la vicepresidenta Harris.

Presidente, no es la primera vez que se reúne con Kamala Harris, pero si es la primera vez que lo hace cara a cara y eso cambia el tono de la conversación.

“No, no cambia. Cuando dos personas se hablan con franqueza, sea por teléfono o por señales de humo o sea en persona, la franqueza es la franqueza, y ella es una mujer muy franca, es una mujer con mucho carisma, muy franca, con la que se puede hablar. Ideológicamente podemos no estar iguales, digamos, pero, sin embargo, son más importantes las soluciones a las ideologías”, dijo el presidente.

Le puede interesar: Consuelo Porras: “De aquí no sale nada sin que yo lo supervise”

Agregó: “Nosotros hemos estado diciendo que ya los qué los tenemos identificados, donde ha habido diferencias siempre es en los cómo y lo que plantean es un trabajo en conjunto, donde se puedan superar los problemas como parte de la voluntad de un gobierno que está dispuesto a luchar contra todo tipo de corrupción”.

Al hablar del tema de la corrupción, aprovechó para comentar que “aquí no es solo porque todo el mundo piense y dice ah los políticos son los corruptos. Aquí nosotros tenemos oenegés comprometidas con la corrupción” y citó que en la actualidad recuperan un hospital que hace 12 años está en manos de una oenegé, pero esta se desapareció y se la obra quedó tirada.

Consultado acerca de que las oenegés son parte de la estructura que la administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quiere utilizar para ayudar, Giammattei dijo que hay miles de otras oenegés, pero les recomienda que, por ejemplo, usen el Programa Mundial de Alimentos, calificándolo como una institución con mucha credibilidad, y para que los fondos vayan por medio de ese programa para que vayan directo a la gente.

El mandatario sancionó en febrero la Ley de ONG (de organizaciones no gubernamentales) argumentando que es necesario fiscalizar los recursos que manejan, y en esa ocasión restó importancia a las recomendaciones de congresistas estadounidenses para que vetara la ley. “Si a mí me temblaran las piernas por lo que dicen afuera ¿entonces qué tipo de presidente tendría Guatemala?”, apuntó.

El rechazo a esa ley surgió por el artículo que establece que “Si una ONG utiliza donaciones o financiamiento externo para alterar el orden público, será inmediatamente cancelada” y “sus directivos responsables serán imputados conforme a la legislación penal y civil vigente”.

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Guatemala manifestó hace varios meses que la reforma “podría afectar a la libertad de asociación, reunión y expresión, así como los espacios democráticos para la sociedad civil organizada”.

Migración

Respecto a la migración, uno de los temas en común que tienen para la reunión con la vicepresidenta Harris, el mandatario indicó que luchar contra las causas estructurales es “algo que por fin encuentra eco y receptividad”.

Giammattei dijo que es necesario que el mensaje de las autoridades de Estados Unidos “sea coherente, sea asertivo”, porque al principio mandaban el mensaje que los migrantes eran bienvenidos a su país, pero “cuando se vio que la horda no alcanza” hablaron de la reunificación familiar. Y lo que hacen los coyotes (trasiego de personas) es oír los mensajes de apertura y reunificación familiar y van los niños y adolescentes corriendo riesgos y engañados por los coyotes.

“Entonces, estamos pidiendo a Estados Unidos, que sus mensajes sean claros”, insistió.

La segunda petición es que se elabore una ley en el Senado de Estados Unidos, donde se declare al coyotaje como un delito federal.

“Estoy seguro de que con 50 coyotes que metamos a la cárcel en Guatemala, un tanto igual en México. Usted va a ver, si la van a pensar, sobre todo si las condenas son de 50 o 80 años, porque traficar con la necesidad humana, traficar con el ser humano, es gente sin alma, dejarlos tirados en el desierto o tirarlos desde una barda; eso es inhumano y esta gente debe de ser perseguida transnacionalmente”, agregó al indicar que es una estructura que genera miles de millones de dólares al año.

Lea también: El 40% de las contrataciones públicas ha sido en procesos poco competitivos

Respecto de cómo sería el funcionamiento de los centros de migrantes en Guatemala, Giammattei comentó que se han reunido con el embajador de Estados Unidos en Guatemala esta semana para definir los centros de retornados para los que vienen vía terrestre desde Estados Unidos o desde México. Estos estarían ubicados en la frontera cercana con México y sería un trabajo en conjunto, tendría secciones especiales, una para niños, una para niñas, para hombres y para mujeres.

Dijo que la idea es que se les haga la prueba de covid-19, y pase en promedio 72 horas dentro del centro o para hacerle una segunda prueba. Quien salga positivo en la primera prueba se les tratamiento y quedan en aislamiento, y a los que estén bien les ayudarán a regresar a sus casas.

“También hemos hablado, por ejemplo, la necesidad de que exista una sección consular especialmente dedicada al tema de la reunificación familiar, para que los niños y los adolescentes no se arriesguen para ir a buscar a sus parientes, puedan hacerlo aquí en la embajada, llenando todos los papeles y si tienen derecho, pues agarrar un avión e irse regularmente”, agregó.

Respecto a la propuesta de Estados Unidos de dar unas 6 mil visas de trabajo temporal para Centroamérica y qué peticiones haría Guatemala, como un listado o una relación más bilateral para estos visados para profesionales, personas capacitadas para ir a trabajar a aquel país, el presidente mencionó que todavía no es momento de pedirlo, porque primero “tenemos que demostrar muchas cosas”, aunque no detalló cuales.

“Lo que se está viendo por parte del país son las visas H2 – A, ya que “el año pasado, alrededor de tres mil tres mil y fracción de guatemaltecos se fueron de forma regular a Estados Unidos con visa de trabajo temporales, pero a Canadá fueron 12 mil y Canadá quiere ampliar a 30 mil. Las 6 mil creo que nos las vamos a comer solo nosotros en Guatemala”, dijo.

Agregó que buscan la forma de que se contacte directamente a la institución pública encargada en Guatemala para evitar los intermediarios, porque cobran comisiones a la empresa y al trabajador.

Giammattei mencionó que el embajador de Estados Unidos refirió que al ocupar las 6 mil visas mencionadas, se podría reconsiderar a ampliarlas.

El mandatario comentó que una empresa norteamericana, cuyos ejecutivos vinieron al país la semana pasada, está pidiendo mil trabajadores para acceso a visas H2-B para ir a Alaska. En la actualidad tienen 25 trabajadores guatemaltecos y debido a su buen trabajo quieren ampliarlo.