Demandan transparencia en plan de ayuda a las familias que se quedarán sin alimentos

El Gobierno destinará más de Q906 millones para atender a familias que entre marzo y agosto se quedarán sin alimento y sin trabajo, pero representantes de la sociedad civil demandan transparencia para que este apoyo no se convierta en clientelismo.

El plan abarcará todo el país para prevenir el hambre durante esta época en la que escasea el alimento para familias pobres. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El plan abarcará todo el país para prevenir el hambre durante esta época en la que escasea el alimento para familias pobres. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El Ejecutivo aprobó este martes el plan por Q906 millones 675 mil 754 para atender el hambre estacional, un periodo que se registra entre marzo y agosto de cada año, en el que se eleva el riesgo de desnutrición aguda para los niños, en especial los menores de 5 años.

La diferencia entre el plan de 2019 y los anteriores es que ahora se ejecutará en todo el país y no solo en departamentos del Corredor Seco -Santa Rosa, Jalapa, Zacapa, Chiquimula, Jutiapa, El Progreso y Baja Verapaz-, por lo que se atenderá a agricultores y no agricultores, indicó Juan Carlos Carías, secretario de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesán).

Además, prioriza a mujeres embarazadas, adultos mayores, niños menores de 5 años con desnutrición aguda, familias con niños que padecen desnutrición aguda y pequeños agricultores.

El plan involucra a los ministerios de Salud, Desarrollo Social y Agricultura; la Sesán será el ente coordinador.

Lea también: Niños de 15 departamentos están en riesgo de desnutrición aguda

Carías indicó que el presupuesto del plan está distribuido para cada actividad, que dependerá de lo que cada institución programó para este año y que fue aprobado por el Congreso.

Para atender el hambre estacional, se prevé que se pueda fortalecer la vigilancia nutricional y la alerta temprana; además, busca aumentar la resiliencia -capacidad de las familias de pequeños agricultores a superar los efectos climáticos-.

Según Carías, la población afectada regularmente por el periodo de hambre estacional es de 300 mil, por lo que esta debe ser la cantidad mínima de ayuda alimentaria que se debe tener.

Lea también: Vicepresidente reconoce incumplimiento de reducción de la desnutrición crónica

Piden transparencia

Debido a que este año el plan se amplió a nivel nacional y no solo en los departamentos del Corredor Seco, representantes de sociedad civil pidieron que se garantice la transparencia y los recursos no se usen con fines clienterales.

Noemí Racancoj, ex integrante del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria (Conasán), dijo que preocupa que este es un año electoral, por lo que se debe estar atentos a los beneficiados y que se garantice que la ayuda llegará a las personas afectadas.

“La sociedad civil debe estar alerta y verificar la estrategia de entrega de ayuda porque podría darse el beneficio solo a los allegados a un partido o a cambio de un voto”, señaló.

Lea más: Niños de 15 departamentos están en riesgo de desnutrición aguda

Por su parte, Armando Barreno, representante de la sociedad civil en el Conasán, dijo que si la justificación oficial es que el hambre estacional afecta a casi toda la población, entonces se debe involucrar a otras instituciones, como el Instituto de Fomento Municipal y el Ministerio de Educación, que también tienen recursos para la seguridad alimentaria.

“Esperamos que la intención del plan sea atender a las familias afectadas en el 2018 y que en el 2019 por lo menos se reduzcan los efectos. Se debe tener la estimación de cuántos serían los afectados para este año y que se defina un cronograma de las acciones para que lleguen a tiempo”, dijo Barreno.

Canícula golpeará de nuevo

Según la previsión del Instituto de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), este año puede haber una “afectación muy alta” por la falta de lluvia en Zacapa, El Progreso, Baja Verapaz y Totonicapán.

Además, se tendrá “afectación alta” serán Chiquimula, Zacapa, Jalapa, El Progreso, Baja Verapaz, Guatemala, Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango Totonicapán, Sololá y Suchitepéquez.

Recordamos: El 80 por ciento de niños en el área rural está desnutrido

El año pasado, el Maga tuvo dificultades para entregar ayuda alimentaria a 297 mil 224 familias que resultaron afectadas por la canícula prolongada.

Pese a que desde julio del año pasado se advirtió sobre la emergencia por la pérdida de cosechas, la cartera comenzó con la entrega de ayuda en diciembre. Se trató de dos cupones, por Q250 cada uno canjeables por alimentos.

Número rojos

A principios de febrero, el ministro de Agricultura, Mario Méndez-Montenegro, afirmó que la cartera tenía un problema presupuestario debido a que el artículo 33 del Presupuesto de 2019 impedía hacer transferencias presupuestarias.

Debido a esta dificultad, según el funcionario, el Maga no habría presupuesto para entregar a los afectados por la canícula prolongada del 2017 el segundo cupón de Q250 canjeables por alimentos.

Tampoco había dinero para contratar extensionistas, especialistas que trabajan en los siete departamentos priorizados por la Estrategia Nacional para la Reducción de la Desnutrición Crónica.

Lea también: Qué riesgos prevén las autoridades ante el próximo invierno, que será corto

La falta de dinero también impediría incluso la compra de alimentos para dar asistencia a las familias afectadas por el periodo de hambre estacional y eventos climáticos que se pudieran presentar este año, como una probable canícula.

En total eran unos Q350 millones los que hacían falta en el presupuesto del Maga.

Sin embargo, el lunes último, Méndez Montenegro afirmó que la situación quedará solucionada dentro de poco gracias a una interpretación técnica al artículo 33 del gasto.

Lea también: Ayuda aún no llega para familias golpeadas por canícula

Más de mil casos

Hasta el 9 de febrero, el Ministerio de Salud había identificado a mil 76 niños desnutridos agudos, de los cuales 182 están en Escuintla, 113 en Alta Verapaz y 86 en Huehuetenango.

La mayoría de los casos es en niños que tienen entre seis meses y dos años de edad, es decir los que debían ser cubiertos por el programa Ventana de los Mil Días.

Según los registros de Salud, las áreas con mayor riesgo de padecer desnutrición aguda severa son:

  • Escuintla
  • Sacatepéquez
  • Chiquimula
  • Petén Suroriental
  • Guatemala Central
  • Huehuetenango
  • San Marcos
  • Alta Verapaz
  • Baja Verapaz
  • Ixcán (Quiché)
  • Ixil (Quiché)
  • El Progreso

Contenido relacionado

Maga reconoce incapacidad para atender inseguridad alimentaria este año

Centroamérica pide ayuda internacional por efectos de sequía

Comitancillo lucha por no morir de hambre

0