Países donantes piden al gobierno de Guatemala trabajar junto con la Cicig

Un grupo de países donantes en Guatemala pidió este lunes al gobierno mejorar el trabajo con una comisión antimafias de la ONU, protagonista en la lucha contra la corrupción, señalada por el presidente Jimmy Morales de sobrepasar sus funciones.

Varios países miembros del G13 han realizado importantes donaciones para la continuidad del trabajo de la Cicig en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Varios países miembros del G13 han realizado importantes donaciones para la continuidad del trabajo de la Cicig en Guatemala. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Los países del grupo G13, Italia, Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Suecia, Suiza, la Unión Europea y el Sistema de Naciones Unidas, expresaron en un comunicado la petición para no minar la labor de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un ente de la ONU único en el mundo.


“Los miembros del Grupo G13 hacen un llamado a las autoridades de Guatemala para trabajar junto a la CICIG de manera que pueda seguir cumpliendo satisfactoriamente con sus funciones y su mandato”, detalló el texto.

Actualmente, el gobierno guatemalteco mantiene conversaciones en Naciones Unidas para revisar el mandato de la comisión, luego de que Morales intentó en septiembre pasado expulsar del país al jefe de la CICIG, el colombiano Iván Velásquez.

Morales declaró al exjuez como no grato al señalarlo de injerencia en asuntos internos y violar la presunción de inocencia de sindicados en casos de corrupción. La orden de expulsar a Velásquez fue anulada por la máxima instancia judicial.

Lea además: Canciller Sandra Jovel expuso ante la ONU supuesta injerencia de la Cicig

El intento por sacar a Velásquez se dio pocos días después de que la CICIG y la fiscalía pidieron quitar la inmunidad al mandatario e investigarlo por sospechas de haber financiado su campaña de 2015 con fondos ilegales.


Morales ha mantenido su inmunidad tras dos votaciones en el Congreso donde no se ha logrado llegar a la cantidad de votos suficientes para quitar el blindaje y ahora el gobierno se queja que la comisión de la mano de Velásquez ha sobrepasado sus funciones.

Le podría interesar: Crisis política pone a Guatemala en riesgo de aislamiento

“Los miembros del Grupo G13 (…) reiteran su apoyo y aprecio al trabajo desempeñado por la CICIG y por su Comisionado, Iván Velásquez”, agregó el comunicado.

Instalada en 2007 a petición de Guatemala, la CICIG ha colaborado con las autoridades judiciales en la depuración de jueces señalados como corruptos, además de desarticular grupos del narcotráfico y crimen organizado, entre otras acciones.

La CICIG cobró relevancia en 2015 con Velásquez, el tercer jefe de misión, tras revelar junto con la fiscalía una estafa en las aduanas que condujo a la renuncia del entonces presidente Otto Pérez (2012-2015), señalado como cabecilla del fraude.

Velásquez lamenta postura del Gobierno

El jefe de la Cicig, Iván Velásquez, dijo este lunes que es “lamentable” que la canciller del país, Sandra Jovel, lo acuse a él de ser el problema de las controversias que el Gobierno mantiene con el ente de la ONU.

“No tengo ninguna opinión. Creo que es una afirmación lamentable, simplemente”, dijo el comisionado al ser preguntado por los medios después de que la ministra de Relaciones Exteriores dijera el 16 de febrero en una cita en el Congreso que la Comisión “no tiene ningún problema” y que lo que “está mal” es el actuar de Velásquez.

Lea también: Presidente Jimmy Morales declara “non grato” a Iván Velásquez y ordena su expulsión

La cancillería había dicho en una citación parlamentaria que “la Comisión como tal no tiene ningún problema (…). Aquí lo que está mal es la aplicación del acuerdo por la persona que lo está dirigiendo”.


Esta citación parlamentaria se produjo después de que Jovel acudiera a la ONU a una reunión privada con el secretario general, Antonio Guterres, en la que pidió la destitución de Velásquez, según trascendió.

El gobierno de Guatemala, que mantiene diferencias con la Cicig desde hace meses, argumenta que se violan los derechos humanos de los acusados por infringir su derecho a la presunción de inocencia y que el actuar de Velásquez representa injerencia en asuntos internos del país, además de que amenaza la independencia judicial y mediatiza los casos.

Contenido relacionado

> Esto dijo la canciller Sandra Jovel sobre cuál es el problema del Gobierno con la Cicig
> Diplomáticos ratificaron apoyo a lucha contra la corrupción