El reajuste de las bancadas en el Congreso

Los diputados que se aliaron para la elección de la Junta Directiva en el Congreso lograrían puestos claves en Juzgados, Salas de Apelaciones, ministerios y comisiones legislativas.

Publicado el
En la sesión del Congreso de la República se eligió a Allan Rodríguez como presidente del Congreso. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).
En la sesión del Congreso de la República se eligió a Allan Rodríguez como presidente del Congreso. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila).

El partido Vamos comenzó mal por la alianza que logró con la Unión del Cambio Nacional (UCN), para alcanzar la presidencia del Congreso durante el periodo 2020- 2021, según coincidieron dos analistas políticos. Alan Estuardo Rodríguez Reyes, fue nombrado el 14 de enero como presidente de la Junta Directiva del Palacio Legislativo y Sofia Jeanetth Hernández Herrera, como primera vicepresidenta respectivamente.

La novena legislatura tomó ayer posesión y quedó integrada por Rodríguez de VAMOS; Hernández por UCN y también por Luis Rosales como segundo vicepresidente de Valor; Armando Castillo como tercer vicepresidente de VIVA y los secretarios Felipe Alejos de TODOS; Rudy Pereira de FCN – Nación; Douglas Rivero Mérida de Humanista; Hernan Morán de Prosperidad Ciudadana y Carlos Santiago Nájera de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE).

La UNE presentó su planilla, y aunque es el bloque mayoritario con 52 congresistas, no logró un consenso para obtener la presidencia del Congreso. Su alianza fue realizada con las “bisagras” del Palacio Legislativo como: una parte de VIVA; BIEN; CREO; PODEMOS; VICTORIA y también bancadas definidas en su agenda como: Winaq, URGN Maíz, Semilla y MLP.

Para el politólogo Renzo Rosal, la presidencia alcanzada por VAMOS, es una lógica que se repitió de la alianza del oficialismo con el Partido Unionista durante 2018 y 2019, ya que la Junta Directiva fue presidida por Álvaro Arzú e integrada por congresistas del FCN – Nación.

“Es una alianza complicada porque no se sabe cómo la van a administrar, pero también es oscura. Un elemento clave fue el acuerdo con UCN, al igual que Prosperidad, VALOR, VIVA y TODOS son agrupaciones que harán resonancia al oficialismo, pero es un pacto en donde se le da lugar a los actores vinculados con el crimen organizado. ¿Qué costo significará esta alianza para el país?”, cuestionó Rosal.

En abril de 2019, Mario Estrada, excandidato presidencial de la UCN, fue detenido en Miami, Estados Unidos por cargos de narcotráfico y conspiración para el asesinato, además por mantener vínculos con el cártel de Sinaloa. Recientemente se conoció que el también exdiputado se declaró culpable por dichos delitos.

“Tener a Sofía Hernández como primera vicepresidenta indica que fue un actor clave, al igual que Felipe Alejos porque la bancada TODOS es la principal operadora en esta ecuación”, añadió Rosal.

La politóloga Gabriela Carrera también coincidió que un partido como UCN con señalamientos y pruebas vinculadas con narcotráfico, sigue vigente, sobrevive y con la elección de la Junta Directiva tendrá influencia en la toma de decisiones en el Legislativo.

Negociaciones  

Algunos rumores en el Congreso indicaron que ofrecieron a los diputados el pago de dinero en efectivo para que votaran por la planilla de VAMOS o también negociaron puestos claves en ministerios, Juzgados, Salas de Apelaciones, entre otros.

Para Rosal es preocupante que la nueva alianza tenga poder sobre las comisiones legislativas importantes como: Finanzas, Comunicaciones, Legislación y puntos constitucionales, de Derechos Humanos.

“No solo van a tener control sobre las comisiones, sino también sobre los temas que ahí se discuten como: presupuesto, préstamos, bonos, obra pública. Hablo de proyectos grandes en obra gris”, añadió el experto.

Afirmó además que también tendrán a su alcance el reparto de plazas, control de instituciones como fideicomisos, direcciones en el Ministerio de Comunicación, Ministerio de Salud, Ejecutivo, Educación, entre otros.

La elección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de Apelaciones y el Tribunal Supremo Electoral también son factores claves en donde podrían incidir los diputados. Rosal explicó que con la selección de la Junta Directiva casos de corrupción quedarán enterrados o se activarán porque lograrán colocar a jueces y magistrados afines a sus interés en puestos claves.

Para Carrera los diputados lograron también alianzas para elegir a quienes van a detener o reactivar los casos que garantizan la impunidad en el país. Además, señaló que también se volverán a discutir leyes regresivas que quedaron en el tintero.

La experta añadió que el proceso de transición fue largo y dio lugar para coaliciones entre partidos y esto lo único que demuestra son interés que trasciendes organizaciones políticas. Agregó que las redes que se han denunciado siguen cooptando el Estado y tienen muchos rostros partidarios.

Mientras que, para el activista contra la corrupción Manfredo Marroquín señaló que estas negociaciones solo buscan llenar intereses personales. “Es un mal inicio en la gestión del presidente Giammattei porque en política las alianzas representan mucho y no importa si me alió con el mismo diablo, al final confirman que lo único que buscan es el poder”, indicó.

Según el consultor político Ricardo Barreno explicó que la Junta Directiva fue conformada por partidos estratégicamente importantes y que tienen una estructura jerarca bien afianzada. Además, son bancadas que cuando quieran realizar discusiones, aprobaciones en la agenda parlamentaria las podrían lograr sin mayor problema.

Añadió que también tiene “grandes oportunidades” de lograr negociaciones parlamentarias y de encausarlas de forma coordinada para el desarrollo en conjunto con el Legislativo. Barreno indicó además que está integrada por actores que tiene gran capacidad de negociación como Felipe Alejos o la UCN.

Pierde la UNE

Rosal señaló que la gran perdedora en el Congreso es la UNE, porque demuestra que una fracción de esa bancada también apoyo a la planilla ganadora. La propuesta que presentó el diputado Carlos Barreda ante el pleno explicó que buscaba la unidad en el país, con beneficio social, profesional y no pagando por los votos.

“En esa fragmentación, el ganador es Gustavo Alejos, porque respaldó a la otra Junta Directiva y ahí gana VAMOS y el propio presidente Alejandro Giammattei porque tendrán más posibilidad de respaldo de agenda y demás. Pero también gana el crimen organizado”, advirtió.

Marroquín coincidió también que la UNE con la mayoría “abrumadora” de los diputados que posee en el Congreso, no articuló ninguna “coalición” para alcanzar la presidencia.

“Todos estos movimientos son temporales y coyunturales, en cualquier otro momento de crisis de gobierno o que estén inconformes con alguna prebenda que no se les dio, se puede retroalimentar otra vez la UNE. El país se debate en estos movimientos políticos que solo les interesan a los personajes que están ahí”, señaló.

Carrera explicó que el hecho que Sandra Torres esté acusada en un caso de corrupción, relacionado con las finanzas del partido político que la proclamó como candidata presidencial, generó una división en la agrupación, la UNE está desarticulada y desunida comparada a como fue hace algunos meses o años.

Le puede interesar:

Partido Vamos oferta plazas de trabajo en el gobierno en hotel de la zona 4

Carlos Gallardo: “Todos esperan una goleada, pero nosotros vamos por los tres puntos”

Nuevo presidente del Congreso quiere recuperar la confianza de la población hacia el trabajo legislativo