Embajadas de Guatemala costaron Q92.5 millones en el 2019

Aunque en noviembre pasado el Canciller Pedro Brolo afirmó que consultaría cuáles criterios se emplearon para la apertura de las nuevas embajadas, no respondió de si ya se hizo el análisis.

Sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, en la zona 10 de la capital. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, en la zona 10 de la capital. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las 49 embajadas que tiene Guatemala en el exterior costaron al país el año pasado Q92 millones 524 mil, Q17.4 millones más que el 2018; de hecho el 2019 fue el cuarto año consecutivo en que las embajadas aumentaron sus gastos, según datos de la oficina de Información Pública del Ministerio de Relaciones Exteriores (Minex) y del sitio Transparencia Fiscal del Ministerio de Finanzas públicas.

Los gasto que han efectuado las embajadas subió gradualmente desde el 2016; sin embargo, en el 2019  —el último de la administración de Jimmy Morales—, el incremento fue el más elevado del cuatrienio, seguramente porque se inauguraron embajadas en Emiratos Árabes Unidos, Tailandia, Indonesia y en Sudáfrica.

Además, la misión diplomática en Israel ya reportó un año completo de gastos después de haberse trasladado en mayo del 2018 a Jerusalén.

El dato de los Q92 millones erogados el año pasado no incluye gastos por el pago de servicios personales; es decir, los sueldos del personal en cargos fijos, prestaciones laborales ni gastos y dietas de representación.

Las más caras

El costo de cada embajada varía en relación con la función que hace y la cantidad de personas que trabajan en ella.

Así, con un costo de Q7 millones 486 mil, la embajada de Guatemala en el Reino de los Países Bajos, es la que encabeza la lista de las más costosas, aunque cabe destacar que la mayor parte de su gasto, Q4 millones 221 mil, es por “servicios jurídicos”, algo comprensible si se toma en cuenta en La Haya funciona la Corte Internacional de Justicia y que actualmente está en proceso el litigio por el diferendo territorial con Belice.

La segunda embajada en la que más gastos incurrió en el 2019 fue la de Israel con Q3.5 millones. Le siguen, la de Reino Unido, Q3.3 millones; Francia, Q3.28 millones; ante la ONU en Nueva York, Q3.22 millones; España, Q3.1 millones, y en Japón, cuyo gastos llegaron a Q2.49 millones.

El grupo de las 10 mas caras lo completan las embajadas de Guatemala en la ONU, en Ginebra, Q2.4 millones; Suiza, Q2.38 millones, y en Australia, Q2.3 millones.

El monto de los gastos de cada embajada también tiene que ver el costo de vida de la ciudad en el que se encuentra, algo que se puede determinar, por ejemplo, con el monto que pagan por el arrendamiento de la sede diplomática.

  • Estas fueron las embajadas más caras en el 2019
EmbajadaCosto en millones de quetzales
Países bajos7.486
Israel3.597
Reino Unido3.321
Francia3.281
ONU en Nueva York3.224
España3.100
Japón2.491
ONU en Ginebra2.404
Suiza2.389
Australia2.308

Fuente: Minex

 

Mientras en ciudades como Tokio, Japón; Madrid, España, o Berna, Suiza, el promedio mensual de la renta del inmueble que ocupa la embajada se cotiza entre Q65 mil y Q83 mil, en otras es mucho más caro, por ejemplo, en Londres, Inglaterra (Q114 mil), Ginebra (Q124 mil). Jerusalén (Q130 mil) o París, Francia, (Q138 mil).

Menos costosas

La diferencia es considerable, si se compara con las embajadas que resultaron ser en 2019 las menos costosas para el país y cuyo monto no superó el millón de quetzales y que son las ubicadas en Honduras, Uruguay, Indonesia, Venezuela y Paraguay.

Un mes de renta, en promedio, en Asunción, capital de este último país, se cotiza a un promedio mensual de  Q7 mil 600, en Tegucigalpa a Q24 mil 620 y en Montevideo, Q9 mil 300.

Importancia

¿Pero que tan importante es que exista una misión diplomática, sobre todo en países donde hay pocos o tal vez ningún guatemalteco?

Fanny de Estrada, directora de Relaciones Institucionales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport) ve positivo la apertura de embajadas, ya que la presencia de estas puede contribuir a abrir nuevos mercados y para los exportadores “cualquier mercado que se abra es una oportunidad”.

Si bien es cierto, recalcó, es de mucha ayuda el que exista una embajada en determinado país para exportar productos, esto también dependerá de que exista un tratado de libre comercio y que el país de destino de las mercancías importe desde naciones en vías de desarrollo.

En cuanto a las embajadas abiertas recientemente en el sudeste asiático, Australia y en Sudáfrica, de Estrada expuso que son mercados en donde se intenta abrir campo para productos como artesanías, camarones y vegetales muy sofisticados y en ese sentido destacó que “los mercados asiáticos están reaccionando bien”.

Hoy en día, agregó, las exportaciones hacia EE. UU. y Centroamérica ya solo representan el 33 por ciento.

Ciertos sectores critican el hecho de que existan embajadas en lugares tan lejanos, por ejemplo, en Tailandia, Sudáfrica, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, India o Indonesia, por el contrario, justifican las misiones diplomáticas en países como Japón, Taiwán o Israel que, aunque son lejanos hay una historia de relaciones bilaterales con ellos.

Personal debe ser idóneo

El exembajador Roberto Palomo, quien ocupó cargos diplomáticos durante 29 años, expuso que el objetivo de cualquier país que esté en paz, como Guatemala, debe ser abrirse al mundo.

Coincidió con de Estrada al indicar que la diplomacia comercial busca crear mejores condiciones para el comercio exterior y viabilizar las inversiones.

Añadió que, si bien es cierto, cada vez las embajadas representan un costo mayor, “la diplomacia es cara” y además, el presupuesto de la Cancillería no se compara con el de los ministerios de Salud o Educación, que al fin de cuentas son la prioridad.

No obstante, Palomo refirió que es preciso fortalecer la institucionalidad para que la mayoría de los embajadores sean personas de carrera y con los perfiles adecuados para hacer las tareas que les corresponden.

En ese sentido espera que se reduzca al máximo las designaciones políticas o que obedecen a “otras razones” toda vez que han existido nombramientos “grotescos” que le han hecho mucho daño a Guatemala, porque le han restado seriedad a su diplomacia.

Lo ideal, subrayó, es que los puestos sean desempeñados por embajadores con un perfil y especialización del trabajo “y no practicantes del turismo diplomático o de gente que quiere ir a algún lugar porque es aficionado a un club de fútbol y lo quiere ir a ver jugar los fines de semana, o que quiere ir a un país a conocer su gastronomía y a cursar carrera de chef”.

Debe haber reciprocidad

Pero hay quienes consideran que el criterio económico no debe predominar al momento de decidir abrir una embajada.

Para Luis Padilla, exembajador y diplomático de carrera, expuso que el Minex tiene finalidades de política exterior y no económicas, ya que para ello debe trabajar el sector privado y el Ministerio de Economía.

Indicó que el primer criterio para abrir una embajada debe la reciprocidad ya que “no hace sentido” que Guatemala haya abierto sedes diplomáticas en Tailandia, Australia, Indonesia o Sudáfrica, cuando estos países no han instalado la propia en nuestro país.

Padilla expuso que para buscar nuevos mercados con países del sudeste asiático no hace falta abrir una embajada en cada país, ya que el trabajo lo pueden hacer agregados comerciales que estén en las sedes diplomáticas permanentes.

También se puede contar con embajadas concurrentes, por ejemplo, en países como Taiwán, Japón o India, donde desde hace años ya se cuenta con sede diplomática.

Contenido relacionado

El círculo del canciller Pedro Brolo que dirigirá las relaciones exteriores del país

Exfuncionarios de Jimmy Morales fueron retirados de misiones diplomáticas y esto costó Q1.7 millones

Política exterior de Giammattei debe recuperar espacios que se perdieron en el ámbito mundial