Empresa argentina que vendió aviones Pampa III a Guatemala fue señalada de corrupción

Un desvío de 300 millones de pesos argentinos (unos US$7.1 millones) que se habría cometido entre el 2010 y el 2014 es parte de la historia de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) con la que el gobierno de Guatemala firmó el miércoles 3 de julio un contrato por la compra de dos aviones Pampa III para el uso del Ejército.

Los dos aviones Pampa III fueron presentados al presidente Jimmy Morales en el aeropuerto de El Palomar, en Argentina. (Foto Prensa Libre: Cortesía)
Los dos aviones Pampa III fueron presentados al presidente Jimmy Morales en el aeropuerto de El Palomar, en Argentina. (Foto Prensa Libre: Cortesía)

Los aviones Pampa III vendidos a Guatemala son la primera venta al exterior que hace Argentina, como lo confirmó el presidente de ese país, Mauricio Macri, a través de su cuenta de Twitter.

Entre el 2010 y el 2014, el Estado de Argentina invirtió entre $60 a $70 millones de dólares en la fábrica de aviones, pero su principal proyecto, el Pampa III, se mantuvo como un proyecto paralizado, informaron medios argentinos.

Pese a que la firma “no fabricó ningún avión en décadas”, en 2015 tuvo un déficit de $1 mil 401 millones de pesos argentinos (unos $33.3 millones de dólares), según un informe preliminar y confidencial de una auditoría externa publicado por el sitio argentino de noticias Infobae.

La investigación revela que, en el 2010, el número de ingenieros que trabajaban en la FAdeA pasó de 201 a 269 en el 2015, pero la cantidad de aviones que se produjo en ese tiempo fue la misma: cero.

De esa cuenta, la empresa pasó de perder $150 millones de pesos en el 2013 a $1 mil 401 millones en el 2015. La respuesta de la empresa a las autoridades fue que en los años previos se dibujaron los balances y se ocultó la pérdida, que apareció acumulada en el último año del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Lea también: Torres declararía lesiva compra de aviones y Giammattei pide transparencia en adquisición

En el 2016, la entonces fiscal general de Argentina, Graciela López de Filoñuk, comenzó una investigación debido a la irregularidad en las finanzas de la empresa, y sus principales sospechosos eran Raúl Argañaraz, presidente de FadeA entre el 2010 y el 2013 y de Matías Savoca, presidente de esa empresa entre el 2013 y el 2015.

Al primero de ellos se le señaló de “perder” $300 millones durante su gestión. El expresidente de la empresa también era investigado por enriquecimiento ilícito.

Con la llegada de Macri al poder se prometió rehabilitar la FAdeA y la venta de los Pampa III a Guatemala se considera una muestra de la recuperación de esa empresa a cargo del Ministerio de la Defensa de Argentina.

Empezó en 2017

Las negociaciones para la venta de estos aviones a Guatemala empezó en abril de 2017, según argumentó el presidente de FAdeA, Antonio Beltramone, en una entrevista publicada el miércoles 3 de julio por el sitio Infobae.

“Se fijó en consecuencia un plan de abordaje hacia el mercado, comenzando por la región. La república de Guatemala fue uno de estos países y FAdeA inició el diálogo en abril de 2017“, afirmó el funcionario.

Beltramonte agregó que “dentro del segmento jet militares intermedios de entrenamiento básico/avanzado y ataque ligero, de reciente desarrollo se encuentran el Leonardo M345 Italiano y el Aerovodochovi Aero L39 NG de la República Checa”.

Agregó que el PAMPA III tiene un 12% componentes argentinos. “Al certificar la nueva versión del avión se logró crecer del 2% al 12% de componentes nacionales, disminuyendo costos, incrementando eficiencia y favoreciendo el desarrollo de nuestra industria”.

Lea también: Jafeth Cabrera, presidente en funciones, asegura que no se han comprado aviones

Deuda será para el próximo gobierno

Para la compra de los aviones Pampa III el Ministerio de la Defensa debe destinar el 8.21 por ciento de su presupuesto asignado, pero, aunque esto no esté presupuestado para este año, se puede hacer el convenio de compra y pagar contra la entrega de la primera aeronave, afirma el exministro de esa cartera, Cecilio Leiva.

El pago se puede atribuir a la cartera de la Defensa o al rubro de Obligaciones del Estado, porque finalmente es deuda que se debe pagar.

Sobre la necesidad de adquirir los aviones, el exfuncionario afirma que sí se necesita movilidad de todas las instituciones del Estado, pero si es necesario priorizar, hay otras cuestiones que son de mayor importancia para el país.

“Para invertir en esto se debe afectar el presupuesto, cambiar una cosa por otra, por eso es importante saber cuál es la prioridad del gobierno”, señala Leiva.

El exministro estima que la principal función del gobierno es el desarrollo del país, por lo que se debe priorizar el presupuesto para las acciones que constituyen las vías de desarrollo, como educación, salud y otras prioridades para el bienestar de las personas.

Contenido relacionado

Sin protección en los cielos, Guatemala no ha comprado aeronaves desde de 1960

Jimmy Morales concreta compra de dos aviones Pampa III en Argentina

¿Comprará Guatemala dos aviones de guerra a Argentina? Silencio y contradicciones dentro del Gobierno