Facultad de Medicina de la USAC reanuda clases el lunes

Pese a que el resto de las unidades académicas continúa en paro por las protestas de los estudiantes, la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de San Carlos (USAC) anunció que este 19 de agosto reanudará sus actividades.

El Centro Universitario Metropolitano (CUM) se sumó a la protesta sancarlista. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El Centro Universitario Metropolitano (CUM) se sumó a la protesta sancarlista. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Después de 20 días del cierre de las instalaciones, la Facultad de Ciencias Médicas de la USAC anunció que comienza con sus actividades académicas este 19 de agosto, en horario regular.

A través de redes sociales, las autoridades de dicha facultad informaron al personal docente, administrativo, técnico, de servicios y estudiantes, que finaliza así el paro de actividades al que se habían sumado desde hace varias semanas.

Otras unidades de la USAC también están tomando medidas para continuar con el ciclo académico, como en el Centro Universitario de Izabal, que reanudó sus actividades este sábado 17 de agosto.

La Facultad de Arquitectura de la USAC también tomó medidas y la administración anunció que el lunes también comenzarán actividades académicas, pero en instalaciones del Teatro Nacional, museos y con apoyo del Instituto de Tecnificación y Capacitación para los laboratorios.

El cierre en el campus central de la USAC, del Centro Universitario Metropolitano (CUM), donde se imparte Medicina, y de otras sedes regionales se debe a que los estudiantes rechazan la concesión de los campos deportivos de Los Arcos, en la zona 14, a una empresa privada.

Lea también: Sesión del Congreso en el Musac fue la gota que derramó el vaso y causó cierre del campus central de la Usac

Los sancarlistas también desconocen la suscripción de un acuerdo entre el Consejo Superior Universitario (CSU) con la Cámara de la Industria para que el Ejercicio Profesional Supervisado se efectúe en algunas empresas privadas.

El paro de actividades comenzó el 29 de julio, cuando se anunció que el Congreso utilizaría las instalaciones del Museo de la Universidad para sesionar y posiblemente conocer el acuerdo migratorio que el Ejecutivo firmó con EE. UU. y que convierte a Guatemala en un tercer país seguro.

La condición para finalizar el cierre de la universidad estatal es el compromiso de las autoridades para cumplir con 18 peticiones, las cuales se discuten en una mesa de diálogo con representantes de la Asociación de Estudiantes Universitarios y del CSU.

La USAC atiende aproximadamente a 200 mil estudiantes en sus sedes centrales y regionales.

Lea también: Ante el cierre de la Usac, estudiantes buscan alternativas para recibir clases

Estas son las peticiones de los estudiantes universitarios:

  • No represión y no persecución académica legal, física o de otra naturaleza similar contra los manifestantes.
  • No utilizar los espacios universitarios para usos políticos de otras instituciones ajenas a los intereses de la Usac.
  • Pronunciamiento del rector Murphy Paiz y del CSU contra el acuerdo firmado por los gobiernos de Guatemala y EE. UU. en torno a la crisis migratoria.
  • Pronunciamiento contra el intento de violación al acceso público del Archivo Histórico de la Policía Nacional y del Archivo General de Centro América.
  • Rescisión del convenio entre la Usac y la Cámara de Industria, con el que se pretende condicionar el EPS para favorecer los intereses del sector privado.
  • Destitución inmediata del jefe de Seguridad Física de la Usac, Alejandro Morfín.
  • Establecer la gratuidad general del programa académico preparatorio (PAP) y del examen de orientación vocacional.
  • La conversión de los programas autofinanciables que tengan una relación directa con los intereses estudiantiles para una financiación directa y total de la administración de la Usac con el presupuesto ordinario, y la no centralización del control de la investigación universitaria.
  • Exigir el 5 por ciento del presupuesto, sin instrumentalizar a la Usac para la adquisición de préstamos.
  • Anular las nuevas cuotas de servicios deportivos y apoyar al deporte universitario.
  • Eliminar las cámaras con reconocimiento facial, en virtud de que la Universidad es un ente académico y no una cárcel.
  • Nos declaramos en total rechazo al préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica, que ha generado una deuda pública externa por más de US$120 millones —unos Q912 millones—.
  • Rescisión inmediata de los contratos de arrendamiento con el sector privado, esencialmente el contrato del Club Deportivo Los Arcos.
  • Participación de los representantes de centros regionales, escuelas no facultativas y demás organismos académicos no facultativos dentro del CSU.
  • Restitución de las votaciones del sector estudiantil para la elección de representantes catedráticos ante el CSU y demás órganos administrativos.
  • Freno inmediato del acoso a los vendedores formales e informales y la no concesión de espacios a cadenas de comida rápida dentro de la Universidad.
  • Establecer que las sesiones del CSU sean públicas y se permita la transmisión de estas.
  • Readecuación del proceso de reforma universitaria, respetando la participación tripartita de la Universidad.

Contenido relacionado

Universitarios toman instalaciones del Musac para evitar ratificación de acuerdo migratorio

Movimiento sancarlista no cederá las instalaciones para la segunda vuelta

La propuesta de la Usac para evitar que amenazas de Trump contra Guatemala se concreten

0