Anticonceptivos modernos causan revuelo en Ley de la Juventud

La posibilidad de que se incluyan algunos artículos que promueven el acceso a “anticonceptivos modernos” en la iniciativa que de la Ley de la Juventud ha causado que diversos sectores, entre iglesias y grupos de jóvenes, se pronuncien por tan controversial tema.

La iniciativa busca apoyar el desarrollo de la juventud del país. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)
La iniciativa busca apoyar el desarrollo de la juventud del país. (Foto Prensa Libre: HemerotecaPL)

La polémica comenzó el pasado jueves 4 de febrero, cuando cerca de las 21 horas en una sesión plenaria se intentó aprobar la Ley de la Juventud, pero la discusión de detuvo luego de que se presentaran varias enmiendas relacionadas al acceso a anticonceptivos y un aumento a la tasa del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

El artículo 5 de la iniciativa garantiza a los jóvenes una salud integral y diferenciada, así como educación integral en sexualidad, lo que para varios diputados abre la puerta al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Mientras que los artículos 10 y 11 garantizaban el acceso a métodos “anticonceptivos modernos”, lo que se ha interpretado como una vía libre al aborto, pero fue modificado, por lo que se aprobó sin ese criterio.

Por la falta de consensos congresistas de Visión con Valores (Viva), Partido de Avanzada Nacional (PAN); Compromiso, Renovación y Orden (Creo); Unión del Cambio Nacional y Unionistas, salieron del hemiciclo y la aprobación de la iniciativa se pospuso para el martes 9 de febrero.

Sin embargo, este lunes en sesión de Jefes de bloques se dispuso enviar la iniciativa a una comisión especial que será encabezada, según una votación, por el diputado Fernando Linares, del PAN. Aunque es una decisión tomada y votada por las mayoría de los jefes de bancadas, el pleno del Congreso deberá ratificarla mediante votación.

En contra

La Iglesia Católica sostiene que la iniciativa podría servir para aprobar el aborto, asociaciones de jóvenes dicen que es una mala interpretación  por desconocimiento; asimismo, la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) hace un análisis de la referida propuesta.

Este lunes la Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) —máxima autoridad de la Iglesia Católica en Guatemala— emitió un comunicado firmado por su presidente Rodolfo Valenzuela, Obispo de la Diócesis de la Verapaz, donde expresa su postura de sobre la iniciativa.

El documento afirma que la enmienda promovida en el artículo 11 indica que “el enfoque científico generalmente deja fuera el enfoque antropológico, algo totalmente erróneo dado que la persona no solo es cuerpo sino también una dimensión afectivo-espiritual”.

Mientras que para el artículo 10 la postura de la CEG es que contraviene los Derechos Fundamentales y la Constitución, argumenta que en países donde está despenalizado el aborto, este es considerado como “un método anticonceptivo moderno”, lo que vulnera la protección de la vida del no nacido.

Afirma que la iniciativa “expone a la juventud a graves riesgos físicos y psicológicos, morales y espirituales, pues alimenta el libertinaje sexual, la violencia contra la mujer, la irresponsabilidad y el contagio de enfermedades de transmisión sexual que no son prevenidas totalmente con el uso de preservativos o anticonceptivos”.

El comunicado finaliza al indica que “como representantes de la Iglesia Católica en Guatemala —CEG— afirmamos que las enmiendas a la ley no representan demandas de los jóvenes guatemaltecos, al menos de los cristianos, que conforman la inmensa mayoría de este país, ya que contradice la ley natural y la ley moral”.

A favor

María Luisa Méndez, presidenta de la Asociación Paz Joven Guatemala, mostró una postura distinta a la de la Iglesia Católica, y afirmó que la polémica se debe al desconocimiento porque no se promueve el aborto.

“El deseo de promover una iniciativa de ley de la juventud, representa la posibilidad de legislar y priorizar a favor del grupo poblacional más grande, en otras palabras, legislar para la juventud es legislar para todas y todos”, afirma Méndez.

En cuanto a los artículos que han causado controversia “es por desconocimiento, desinformación y mala interpretación de sectores de poder a lo interno del congreso y a nivel social, en ningún momento se promueve el aborto o el matrimonio igualitario”, explica la presidenta de la asociación.

Afirmó que asuntos como la Salud Sexual Integral, Educación Integral en Sexualidad y participación; tienen mayor interés para las y los jóvenes. Hizo ver que en el 2015, hubo 76 mil embarazos en mujeres adolescentes y jóvenes entre los 15 y los 19 años y hasta el 20 de octubre se registró 357 muertes maternas.

“El acceso a información y educación integral en sexualidad y el acceso a la salud integral en sexualidad debe de ser un tema prioritario de país, el aumento del bono poblacional, representa el aumento de la pobreza y la desigualdad”, aseguró Méndez.

Analizan postura

Abner Paredes, defensor de la Juventud de la PDH, afirmó que el afán de la ley de la Juventud es reconocer derechos y dentro de ese marco los derechos sexuales y reproductivos que han sido plasmados en algunos artículos que aún se deben discutir en el Congreso.

“Es respetable la valoración que cada sector pueda tener en relación a los mismo; sin embargo, también es importante considerar que en la actualidad una de las grandes problemáticas en la juventud es la falta de educación integral en sexualidad”, declaró Paredes.

Destacó que este tema repercute directamente en la gran cantidad de embarazos que se dan entre las jóvenes, las infecciones de transmisión sexual.

“Esto abre una importante discusión en favor de legislar para los jóvenes. Por tanto valoro en lo particular la posición de los sectores y por parte de la institución se hacen los análisis correspondientes y legales en relación al contenido de la ley de la Juventud”, afirmó el defensor.