Estado tuvo una inversión pública menor al 60 por ciento en 2018

Durante los últimos tres años el Estado no ha ejecutado más de la mitad del presupuesto para la inversión pública, en el 2018 los Codedes disminuyeron más en su ejecución.

La inversión en infraestructura para educación tuvo un gasto más bajo en el 2018 en comparación con los dos años anteriores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
La inversión en infraestructura para educación tuvo un gasto más bajo en el 2018 en comparación con los dos años anteriores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El 2018 cerró con un gasto en inversión pública de 58.4%, que son los recursos que el Estado dirige para el desarrollo de la infraestructura y mejorar la vida de los guatemaltecos.


En total fueron Q5  mil 45 millones 344 mil 218 lo que se gastó entre el Ejecutivo, las municipalidades y los Consejos Departamentales de Desarrollo para estas obras, de un total de Q8 mil 637 millones 645 mil 197 asignados en todo el año, según la página de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (Segeplan).

La baja ejecución, sin embargo, no es solo de este año, pues durante el 2017 el gasto fue de 57.60% y en el 2016 se registró el 57.90%.

De los tres sectores que deben gastar, los Consejos Departamentales de Desarrollo llegaron al 36.5%, el más bajo del 2018, y con un retroceso en comparación con lo que habían invertido en los dos años anteriores.

Lo contrario ocurrió con el Ejecutivo, cuyo gasto pasó de 48.1% en el 2016 a 69.2% durante el año pasado, gracias, en gran medida, al incremento de la inversión para la construcción de carreteras.

Lea también: Los factores que generan incertidumbre y expectativa en el proceso electoral de 2019

¿Qué cambió?

Al revisar los proyectos del Ejecutivo se evidencia un aumento en la inversión para infraestructura de carreteras, proyectos a cargo del Ministerio de Comunicaciones.

Al contrario, se redujo el gasto para salud, agua y saneamiento, medio ambiente, turismo y otras actividades de servicios sociales; incluso, en los tres últimos rubros no se asignó nada de presupuesto, por lo que no existió ejecución.

Afecta la economía

La inversión pública es una de las herramientas fundamentales para mejorar y desarrollar el país, señala la exsecretaria de Segeplan, Karin Slowing.

La exfuncionaria afirma que estos proyectos son de infraestructura, de servicios sociales básicos y proyectos de mayor escala que se convierten en “un motor para dinamizar la economía del país”, pues los proyectos se financian con fondos públicos, es decir, con los impuestos de los guatemaltecos, pero las obras las ejecutan empresas privadas, por lo que son generadores de empleo.

Slowing señala que, debido a esa importancia, el hecho de que el gasto sea bajo merece una revisión, en especial del próximo gobierno.

Lea también: Video muestra abusos contra menores migrantes en albergue de Arizona

Para Slowing, un fenómeno es el hecho de que los Codedes no ejecutan y que el dinero se traslada a las municipalidades, es decir que se trata de una segunda transferencia.

“Se debe revisar la inversión pública porque cada vez es menor y se hace mal y desordenada” indica.

Para el socio economista Carlos Aníbal Martínez la inversión pública es “la contribución del Estado a la economía” que durante los últimos años ha sido baja.

Martínez señala que “estamos ante la perspectiva de un mayor deterioro de las economía porque el Estado no apoya, no solo en lo político, sino en el gasto público”.

Triple efecto

La falta de la inversión pública afecta en tres áreas, según Martínez.

La primera es en la infraestructura que sirve de respaldo al desarrollo económico; la segunda es el estancamiento en la construcción de infraestructura que apoya al desarrollo social, es decir de los proyectos que benefician a las comunidades.

Lea también: Muere a los 88 años Edelberto Torres Rivas, sociólogo guatemalteco

El tercer efecto, dice el experto, es el deterioro de la política económica de mercado debido a que el Estado no desempeña el papel que le corresponde.

“Podríamos decir que durante los tres años que lleva el gobierno ha mostrado que no tiene un equipo con la suficiente capacidad técnica para ejecutar gasto”, afirma Martínez, quien también recuerda que aunque la ejecución sea alta no significa calidad del gasto: ”la corrupción contamina la calidad del gasto y eso  afecta ese bajo nivel de ejecución y lo hace mucho menor”, agregó. 

Año electoral

En el 2019, que es un año electoral, podría registrarse una mejor ejecución financiera con fines electorales; además, muchas obras podrían quedar comprometidas, señala Karin Slowing.  “Puede que se ejecute más que en otros años pero las comunidades seguirán igual porque las obras no llegarán”, asegura.

La preocupación la comparte Carlos Aníbal Martínez, quien señala que “el gasto público seguramente servirá para impulsar al candidato del partido o al que designe la alianza que se creó”.

Martínez se refiere al llamado pacto de corruptos que, señala, “buscarán cómo beneficiarse del presupuesto nacional”.

Contenido relacionado

> Cancillería acata a la CC y continuará con proceso de visas de investigadores de la Cicig

> Mauro Verzeletti: No me hice sacerdote para estar acomodado

> Hombre es detenido en la cárcel Mariscal Zavala cuando fue a visitar a su papá

0