Partidos políticos priorizan militancia clientelar sobre partidaria

Las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos pretenden fomentar el sistema democrático dentro de las organizaciones políticas, con esos cambios aprobados por el Congreso de la República en 2016, también se tiene la intención de brindar más participación ciudadana en los partidos políticos. Sin embargo, para politólogos, analistas e instituciones de investigación, las modificaciones se quedaron solo en el papel porque en la práctica, la ciudadanía aún no tiene “oportunidades reales y serias de participación”, y el comienzo del proceso electoral lo refleja.

Vista de una concentración del partido Líder en 2015. Esa agrupación convocó a miles de seguidores que al terminar el proceso, prácticamente, desaparecieron.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Vista de una concentración del partido Líder en 2015. Esa agrupación convocó a miles de seguidores que al terminar el proceso, prácticamente, desaparecieron. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

En los procesos electorales de 2007, 2011 y 2015 lo partidos políticos gastaron millones para atraer votos y se señaló que esa práctica convirtió a las organizaciones políticas en “máquinas electorales” que no fomentaban la participación ciudadana.

Los cambios a la legislación electoral procuraban cambiar esa dinámica centralista y de exclusividad en cuanto a la participación política, pero a criterio de José Carlos Sanabria, politólogo de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), “los partidos aún no han entendido el espíritu de las reformas” y algunas organizaciones acuden a prácticas que alejan a los ciudadanos de la vinculación partidaria con la finalidad de mantener el control en la organización.

El estudio Qué entendemos por partido franquicia, elaborado en 2013 por esa asociación, analiza la forma en que funcionan los partidos políticos y señala: “Son organizaciones que solo funcionan durante el proceso electoral y luego permanecen inactivas. Como consecuencia, la mayor parte de la literatura sobre partidos políticos guatemaltecos se enfoca en su desempeño electoral”.

En la actualidad algunas organizaciones políticas implementan “el llamado a la afiliación” y los partidos han publicado el mensaje en vallas publicitarias, en radio y la televisión. La invitación se fomentó luego de la convocatoria a elecciones el 18 de enero pasado.

El director del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos (Incep), Rubén Hidalgo, expuso que antes de la convocatoria a elecciones que hizo el Tribunal Supremo Electoral (TSE), los acercamientos de los partidos políticos y ciudadanos fue “escaso”.

Según Hidalgo, si un partido político “aumenta la cantidad de afiliados, aglomera más simpatizantes, así la política partidaria es más auténtica y de eso se trata este proceso electoral con las reformas aprobadas en 2016”, pero aclaró que debe permitirse la participación de los ciudadanos adheridos a la organización política.

“Los partidos políticos guatemaltecos han sido bastante pobres en la formación de bases y se han convertido en partidos de elecciones, entonces; esa gran estructura cada vez es menos importantes para ellos -la ciudadanía- porque el militante para que se sienta activo dentro de un partido debe haber democracia interna con espacios de debate, postulaciones libres, en donde los que resulten electos internamente debiesen de ser nombrados en procesos libres. Pero los partidos no acostumbran eso y eligen a persona con poder económico”, expuso Hidalgo.

Hidalgo es crítico con la forma en que se ejerce la participación de los militantes de una organización política porque “no se identifican verdaderos liderazgos y se permite la suplantación por personas que pueden financiar una campaña electoral y generar réditos a la organización política”, pese a los cambios en la legislación.

El estudio de Asíes señala que el Comité Ejecutivo Nacional (CEN), de los partidos políticos tiene gran responsabilidad en permitir la exclusión de los afiliados y centralizar las decisiones de participación.

“Los partidos franquicia combinan un enfoque en lo electoral, con un alto nivel de centralización en la toma de decisiones, sobre todo con respecto a las candidaturas. Se pueden denominar partidos franquicia porque los CEN ceden temporalmente la marca del partido a algún candidato municipal durante la época electoral. A cambio, los candidatos se encargan de crear organizaciones, lo cual beneficia a los CEN, pues les permite: cumplir los requisitos de organización establecidos por la Ley y promocionar la imagen de los candidatos presidenciales y candidatos a diputaciones en los municipios”, señala el análisis de Asíes.

El estudio Qué entendemos por partido franquicia expone que “al finalizar el periodo electoral, en muchos casos ambas partes -el CEN y candidatos- finalizan su relación e inician el proceso de nuevo”.

Los criterios primordiales en la selección de un liderazgo local en las organizaciones políticas, según el estudio de Asíes son “la capacidad para crear una organización y para atraer votos”. Otros criterios como la identificación ideológica, la afiliación partidaria, o la experiencia del candidato, aun cuando son tomados en cuenta, “no son prioritarios para los partidos”.

Después se olvidan de uno

Gloria Enríquez respalda al mismo partido político en Villa Canales en cada proceso electoral, lo hace desde 2007 y aunque cambien los líderes en el municipio, siempre la buscan para la época electoral.

“Me causa risa que cada vez que hay elecciones se recuerdan de mí, porque conozco a mucha gente y puedo invitar a muchas personas a participar en mítines, pero la verdad uno regala su tiempo y energía en esto y luego ni se recuerdan de uno. Este año no me buscó el partido, pero ya vinieron otros a animarme, pero estoy cansada y mis hijos necesitan atención y no estoy segura de participar”, relató.

Enríquez no ha tenido la oportunidad de postularse a un cargo de elección popular en el municipio, en los 12 años de militancia partidaria no ha tenido ese tipo de ofrecimientos y aseguró que “es candidato quien pone dinero” y ella solo colabora con organizar a las personas para asistir a los eventos electorales.

Inversión y clientelismo

La inversión y los réditos son factores que toman en cuenta los líderes locales para financiar a la organización política, establece el análisis de Asíes.

“Los líderes locales invierten en los partidos no por una identificación ideológica o programática, sino porque el CEN les da la oportunidad de tener una candidatura. Además, los líderes locales también toman en cuenta la fortaleza de la marca del partido en lo nacional, para calcular la rentabilidad de su inversión”, se concluye en el análisis.

En el estudio se detectó que antes de un proceso electoral, los líderes locales buscan a los partidos que les den más respaldo. “En caso de no obtener la candidatura por el partido deseado, los líderes locales escuchan ofertas de otros partidos interesados. En este contexto, fenómenos como el cambio constante de partido y la desactivación de las organizaciones durante las épocas no electorales son comunes”, determinó la investigación.

Patricia Hernández  empezó en enero pasado a participar en las asambleas de un partido político y relató que lo hace porque ve una posibilidad de obtener un trabajo.

En la asamblea del fin de semana pasado en la que se proclamó al binomio presidencial de la organización política, Patricia estuvo cerca del escenario en el que se sentaron los candidatos y al finalizar el evento se acercó a saludarlos.

“La verdad no los conocía y he venido a los eventos porque tengo fe en que el candidato quede de presidente, y la verdad quiero que me vean que estoy apoyando para que me brinden un trabajo después”, justificó.

Hidalgo señaló que la militancia partidaria es sustituida por el clientelismo: “Las personas que han participado en partidos políticos, que se han identificado ideológicamente, con formación política, han sido sustituidos por el clientelismo. Entonces, el candidato que fue escogido sin respetar procesos internos necesita de personas para fortalecer su candidatura para obtener la victoria y empieza a crecer estipendios y así surgen los regalos de láminas y ofrecimiento de plazas de trabajo”.

Algunos partidos han terminado de celebrar asambleas en las que proclamaron candidatos a cargos de elección popular. En las proclamaciones de diputaciones y candidatos a alcaldes la democratización de las organizaciones políticas no empieza por los desconocidos si no por las familias, lo que propicia la formación de clanes que acaparan espacios pese al clamor de generar más participación.

En el Partido de Avanzada Nacional fue postulado como diputado por el listado nacional, Karlo Alfonso Alonzo Berducido, hijo del ministro de Ambiente, Alfonso Alonzo. En esa misma organización se postuló a Sebastián Arzú hijo del candidato presidencial Roberto Arzú, sin embargo, renunció el 25 de febrero pasado.

En el partido Todos por el distrito de Suchitepéquez, se postuló para la reelección el diputado, Juan Ramón Lau Quan; y aspiran por primera ocasión su esposa, Yolanda López de Lau y el hermano del congresista, Carlos Humberto Lau Quan.

Samuel Morales, hermano del presidente Jimmy Morales, aspira a postularse como diputado con el partido Frente de Convergencia Nacional. Jafeth Cabrera Cortés, hijo del vicepresidente Jafeth Cabrera Franco, fue proclamado candidato a diputado por el listado nacional de la misma organización.

En el partido oficial, Michael José Monte Bac, hijo de la diputada Delia Bac, encabeza la postulación a diputado por el distrito de Chimaltenango.

Contenido relacionado:

Organizaciones sociales rechazan reformas a la Ley de Reconciliación Nacional y anuncian impugnaciones

 Las incógnitas que despierta el voto nulo en las elecciones

TSE estima inscribir entre 40 mil y 50 mil candidatos a cargos a elección popular

 

 

0