Renap alista compra con estándares de calidad más bajos

El voto en el extranjero y la renovación de unos 400 mil DPI  podrían  dificultarse el próximo año, por cambio en licitación   para adquirir tarjetas nuevas.

El Renap pondría en riesgo la calidad del DPI, al haber eliminado estándares de seguridad internacionales.(Foto Prensa Libre: Esbín García)
El Renap pondría en riesgo la calidad del DPI, al haber eliminado estándares de seguridad internacionales.(Foto Prensa Libre: Esbín García)

El Registro Nacional de las Personas (Renap) podría poner en riesgo la calidad de las tarjetas para la emisión del documento personal de identificación (DPI), debido a que se modificaron las bases para  comprar  1.5 millones de tarjetas, con relación al proceso anterior con el que se pretendía adquirir dos millones.


De acuerdo con expertos, arriesgar la calidad de los plásticos pone en duda la certeza jurídica de los guatemaltecos, quienes podrían contar con una tarjeta menos segura al eliminar varios Estándares Internacionales de Seguridad (ISO, en inglés) y que las tarjetas no sean reconocidas por algunos sistemas, como ocurre  con un lote que no es aceptado por los lectores en los centros de emisión de pasaportes.

Edie Cux, consultor de Acción Ciudadana, indicó: “Es preocupante que después de tanto tiempo y con tantos problemas en los contratos del Renap no se garantice en su totalidad el derecho a la identidad de los guatemaltecos. Los cambios en el material para las tarjetas hacen que los guatemaltecos se vean afectados al momento de realizar otros trámites, haciendo inútil en ocasiones poseer el DPI”.

Agregó: “La calidad de las tarjetas debe ser un elemento primordial en las licitaciones, con ello se garantiza el derecho a identidad y la seguridad jurídica de los guatemaltecos”.

Las bases de licitación del evento,   Número de Operación de Guatecompras (NOG) 8265925, fueron modificadas con relación al proceso  NOG 7380844.

Las deficiencias en ese concurso fueron señaladas por la firma Dosolid en dos inconformidades.

Lea además: Kofi Annan estuvo en Guatemala hace 20 años

En el nuevo concurso se excluye la presentación de la prueba de concepto, la cual es importante para verificar si el nuevo DPI llena los requisitos de confiabilidad.

Además, se excluyeron dos estándares de calidad en la norma ISO 24789-1:2012 al omitir la  palabra 3D y dejar la opción 2B —esta norma tiene relación con la vida útil de las tarjetas—.

También sustituyen la certificación ISO 9001:2008, que  refrenda los procesos de calidad para la fabricación de la tarjeta, por el ISO 9001:2015. En otras palabras, podrían adquirirse tarjetas con menos vida útil y una calidad más baja de sus componentes de fabricación.

Las exclusiones de las normas de calidad ISO, según expertos, reducen requisitos técnicos que, antes existían, en determinado momento podrían beneficiar a alguna empresa en particular, al momento de ofertar.

Lea también: Senadores estadounidenses están de gira en el país

Uno de los mayores riesgos de adquirir tarjetas de baja calidad es que  el Renap debe cubrir la demanda de DPI en el extranjero el próximo año, para guatemaltecos que podrán empadronarse y emitir el sufragio en las elecciones generales.

El Tribunal Supremo Electoral reporta que en el extranjero se han emitido 155 mil 281 DPI, de los cuales 153 mil 997 han sido entregados en Estados Unidos;  los restantes mil 284 se distribuyeron en España,  657; Estonia, 417; Etiopía, 51, y Fiji, 21, entre otros países.

También estaría en riesgo la identificación de unos 400 mil guatemaltecos a quienes el próximo año se les vence el DPI.

El proceso

El Renap intentó adjudicar la compra de dos millones de tarjetas en un evento que finalmente fue declarado desierto, pese a que dos empresas habían ofertado. Ante el evidente atraso, se decidió adquirir por compra directa, en 78 concursos, 500 mil tarjetas a la empresa Productive Business Solutiones, S.A., por Q6 millones 875 mil, a Q13.75 cada una.

Mencos señaló que fueron 78 compras que se entienden como  eventos de igual número de unidades o departamentos, con presupuesto distinto; pero, el Renap cuenta con un solo departamento de compras, por lo que no existe  razón técnica para fraccionar las compras.” transformer=”gsi.gn3quote.SCD_ColumnaRelacionadaNota_2017″ /]
El pasado 22 de junio, el Renap subió a Guatecompras una nueva licitación para adquirir 1.5 millones de tarjetas electrónicas para la emisión del DPI. El  2 de agosto pasado venció el plazo para recibir ofertas y ahora se espera la adjudicación.

Afirman transparencia

Por medio de la  Dirección de Comunicación Social, el Renap explicó a Prensa Libre que la  compra directa de tarjetas no fue fraccionada,  desde una misma Unidad de Compras; además, asegura que recurrió a ese mecanismo porque debe garantizar la materia prima para emitir los DPI.

 “Dentro de los oferentes —en el primer evento de licitación— una empresa ofreció la tarjeta a Q13; en la historia del Renap nunca se había generado a tal costo, por ello  es sometido a análisis para otro evento de licitación. Generarlo —el otro evento— nos faculta a realizar compras directas para alcanzar 500 mil DPI y abastecernos mientras la otra licitación continúa”, se indicó, y afirmaron que así se garantiza el abastecimiento de tarjetas.

Contenido relacionado

> Detractores de Iván Velásquez irrumpen en evento de Cicig y magistrados del TSE
 
> Cicig apoyará al TSE en la fiscalización de los partidos políticos
 
> Ejecutivo necesita Q600 millones para atender emergencia por sequía prolongada