Señalan que la refundación del Estado es la salida para frenar la crisis política

El sistema de partidos políticos del país se ha desgastado a tal punto que la única forma de salir de las crisis y evitar que la política se siga judicializando es una refundación del Estado, señalan exconstituyentes y un constitucionalista.

Publicado el
Durante el 2015 hubo manifestaciones masivas para demandar el cese de la corrupción y la impunidad, y la generación del desarrollo que sus ciudadanos merecen.  (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
Durante el 2015 hubo manifestaciones masivas para demandar el cese de la corrupción y la impunidad, y la generación del desarrollo que sus ciudadanos merecen. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Este proceso electoral se ha caracterizado por la judicialización en la inscripción de candidatos a puestos de elección popular, como Zury Ríos, de Valor; Thelma Aldana, del Movimiento Semilla, y Mauricio Radford, de Fuerza, por ejemplo.

Recientemente Mario Estrada, candidato presidencial del partido Unión del Cambio Nacional (UCN), fue detenido en Estados Unidos y acusado de tener vínculos con el narcotráfico. Para expertos estas situaciones solo es el reflejo de la debacle del sistema político.

Agregan que la forma más certera para salir de la crisis en la que está el sistema es una refundación del Estado, de lo contrario lo único que puede esperar la población es que esta crisis se agudice y por lo tanto cualquier cosa podría pasar.

Jorge Mario García Laguardia, expresidente de la Corte de Constitucionalidad (CC) y exprocurador de los Derechos Humanos (PDH), consideró que “este es un Estado fallido”, porque actualmente “no hay quién tome decisiones porque no tiene legitimidad y cuando las toma nadie las acata”. En resumen, según el experimentado abogado, “básicamente el sistema no funciona”.

“Este Estado no funciona hace rato y no tiene solución, la única es que se establezca un régimen transitorio para rehacer el país, que es la única forma para salir de esto, porque si no saldremos de una crisis para entrar en otra peor”, asegura.

Lea más: UCN exige a candidatos no victimizarse con la acusación contra Mario Estrada para sacar ventaja electoral

Para García Laguardia, el mejor ejemplo de lo desgastado que está el sistema político son los diputados. “Han existo tres reformas —a la Ley Electoral— y cada vez se repite lo mismo, llegan la mitad de los mismos, más otra mitad que es peor que la anterior”, aseguró.

Calificó al Congreso como “una cueva de delincuentes” y consideró que actualmente “no hay presidente” porque “es un Estado que no existe”. Además, los diputados nombran a jueces y magistrados, y “todos se apoyan para seguir con lo mismo”.

“El resultado de todo esto es un desastre, un Estado fallecido con un desorden general. Hay que establecer un Gobierno provisorio fuerte y rehacer todas las instituciones. Solo así puede salir adelante este país”, acotó. “Es difícil predecir qué podrá pasar, pero con este contexto puede pasar cualquier cosa y todo podría parar en un desastre”, sentencia.

Roberto Alejos, expresidente del Congreso y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1985, indicó que la gente no tomó en serio cuando se dijo que se había judicializado la política y en este momento se está viviendo.

Lea también: Mario Estrada, presidenciable de UCN, se presenta sin abogado en corte de Miami

“Judicializar la política significó que exista un juicio por cualquier tema, entonces el Tribunal Supremo Electoral (TSE), como las Cortes, no han tomado con la seriedad del caso las demandas que se dan por temas políticos”, afirmó Alejos.

Entonces esto provocó que se les dieran trámite a unas denuncias y a otras no, que se respetaran los plazos a unas y en otras no, y al final se ha confundido a una demanda con un acto político de detener o sacar de la carrera a un candidato.

De ahí, señala, el TSE debe ser muchísimo más fuerte y actualmente no lo es, ni cumpliendo con los plazos establecidos ni siendo certero en el tema de a quién inscribir y a quién no.

Alejos también indicó que la población tampoco tomó en serio cuando se dijo que había un Estado fallido. “Esto es un Estado fallido, un Estado que no funciona y tenemos que hablar de la refundación del Estado, porque lo que se ha hecho ha sido solo maquillar al Estado”, dijo.

Lea además: UCN desconoce qué hacía Mario Estrada en EE. UU. y niega financiamiento del narcotráfico

“La reforma a la Ley Electoral es la primera porque son las reglas del juego para participar, quiénes sí, quiénes no, los requisitos para poder participar y los tiempos. Todo esto no debe tener lagunas, sino que debe tener un enfoque muy concreto para que fortalezca la democracia y el sistema político”, añadió el exdiputado.

Aseveró que sin esa reforma no llegará gente buena al Congreso para reformar la Ley de ese organismo y la Ley de Servicio Civil “para que los partidos políticos dejen de ser agencias de empleo”.

Añadió que esta crisis desembocó en apatía por parte de la población e incluso en un odio a la clase política por la corrupción y esa crisis hace que la gente no quiera participar en la política e incluso ni siquiera quiera ir a votar.

“Lo que se puede predecir es que el campo está sumamente abierto para que pase cualquier cosa mala. Puede ganar cualquiera —la Presidencia— lo cual es malo. Podemos llenar el Congreso de gente que no está preparada y que tampoco es la más idónea y es muy grande la posibilidad de reelegir muchos alcaldes porque siguen usando recursos de las municipales para su reelección. En síntesis corremos el riesgo de tener elecciones débiles, con poca participación y elegir a funcionarios muy débiles”, concluyó el exconstituyente.

Lea más: Solo seis de más de 120 comités cívicos entregan informes de campaña al TSE

Aquiles Faillace, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1985, opinó que “la gente desde hace mucho tiempo quiere una fiesta cívica y en cambio lo que tiene es una zamba judicial” que lo único que hace es restarle credibilidad al candidato, al proceso y el sistema político.

“Ya pasamos la línea de no retorno, y nos estamos cayendo en un barranco y a media caída nos dimos cuenta. La única salida es una reforma radical del sistema, debe de hablarse de una Asamblea Nacional Constituyente”, aseguró Faillace.

Consideró que el país ya llegó a un punto en que la Constitución ya excedió su vida útil. “La jinetearon a tal punto que el caballo murió”, reflexionó.

Para el exconstituyente, la reforma electoral debe pasar por quitar la visión de que la democracia tiene en la puerta un policía que se llama TSE. “La participación debe ser permanente y abierta”, reflexiona.

Las también: Así negoció Mario Estrada el control de Guatemala al cartel de Sinaloa a cambio de US$12 millones

Como ejemplo indicó que en Estados Unidos ya se abrió la campaña para las elecciones del 2020 y que en Guatemala “solo hay candidatos desconocidos y otros candidatos conocidos, pero mafiosos”.

“Tenemos candidatos que se la llevan de que están vestidos de niños blancos, pero el tema es cómo garantizamos eso. Otro ejemplo es que en Guatemala hay 28 partidos políticos, lo que quiere decir que no hay representatividad”, declaró el experto.

Faillace indicó que hasta que no exista verdadera representatividad ni el Congreso y los partidos serán verdaderas instituciones y no habrá cambios.

“Para esta elección -del 16 de junio-, cualquiera que sea el resultado, se espera un Gobierno muy débil y un Congreso muy fraccionado que solo servirá para chantajear al presidente. Estamos en un momento complicado”, puntualizó Faillace.

Contenido relacionado

> Quién es Mario Estrada, el candidato preso en EE. UU. por aliarse con el cartel de Sinaloa e intentar matar a rivales políticos

> Los tres momentos en que Mario Estrada pidió el asesinato de sus rivales

> Captura de Mario Estrada: las figuras políticas que buscan un puesto de elección por la UCN