Usac por cumplir seis meses sin rector y sus posibles escenarios

La casa de estudios tiene que definir a más tardar el 27 de agosto si declara la vacante y adelanta las elecciones para su rector o si decide ampliar la licencia de Murphy Paiz.

Publicado el
La Usac actualmente funciona como centro de vacunación contra el covid - 19 y ya gestiona los protocolos para vacunar a su personal administrativo y estudiantes. Fotografía: Prensa Libre.
La Usac actualmente funciona como centro de vacunación contra el covid - 19 y ya gestiona los protocolos para vacunar a su personal administrativo y estudiantes. Fotografía: Prensa Libre.

La Universidad de San Carlos de Guatemala (Usac) pasa a la lista de instituciones que están pendientes de su integración legal, luego de que desde hace cinco meses el rector Murphy Paiz fue ligado a proceso y guarda prisión.

Paiz es señalado en el caso Comisiones Paralelas 2020 de haber influido en la integración de la nómina de candidatos a magistrados de la Corte Suprema de Justicia. De acuerdo con la Ley Orgánica de la Usac, al cumplirse seis meses de ausencia en el cargo, se debe convocar a nueva elección de rector.

Lo que sucede en la Usac dista de lo que manda la ley. El mismo Consejo Superior Universitario (CSU) no ha renovado algunos de sus representantes, aunque ya se venció su mandato, esto porque circulan intereses políticos dentro del órgano académico y hacen más complejo decidir una ruta.

En el caso del rector, la autoridad máxima de esa casa de estudios, en abril pasado, un juzgado de Mayor Riesgo lo ligó a proceso, y en ese momento el CSU solicitó una opinión consultiva al Departamento Jurídico de la Usac para conocer cuáles eran sus opciones; sin embargo, hasta ahora no hay ninguna respuesta.

 

Actualmente, la rectoría en funciones recae sobre Juan Pablo Oliva, mientras que Paiz, hasta ahora, no ha solicitado ninguna audiencia para buscar una medida sustitutiva para recuperar su libertad.

No es prioridad

La última reunión del CSU fue el 21 de julio, pero desde febrero la ausencia del rector no ha sido tema de discusión, según uno de los integrantes del Consejo, que pidió no ser citado.

Este miércoles 28 de julio habrá otra sesión y la misma fuente aseguró que junto a otros consejeros buscan poner el tema sobre la mesa, ya que sospechan que las verdaderas intenciones de los grupos afines a la rectoría actual sea continuar con el cargo interino.

“Me preocupa que este silencio administrativo va encaminado a buscar una figura legal para poder mantener la suplencia hasta que se dé el próximo proceso electoral, en el 2022. Esto sería malo, porque estaríamos dando interpretaciones a nuestra conveniencia a las leyes universitarias”, señaló la fuente.

Hasta ahora, los temas que han acaparado la agenda del CSU han girado en la discusión de la elección de su representante titular ante la Corte de Constitucionalidad (CC), así como nombrar a directores de distintas áreas administrativas de la Usac.

A la ausencia del rector se suma que algunos nombramientos de representantes del CSU han vencido; sin embargo, las autoridades universitarias solo han exigido renovar los espacios de aquellos consejeros opuestos a la línea de trabajo del rector en funciones.

Lea también: Análisis: solo mostrar la lista Engel no es suficiente para combatir la corrupción

Prudencia

La Asociación de Estudiantes Universitarios (AEU) considera que se debe cumplir con los reglamentos internos de la Usac.

Para Laura Aguilar, secretaria general de la AEU, “aún no se logra concretar que haya elecciones ahora, que sería lo más amigable a la ley, pero el contexto en el que estamos hace complicado que sea la condición más viable”.

Rectoría interina

El exrector de la Usac Efraín Medina cree que sí existe un mecanismo legal para poder ampliar la rectoría en funciones más de los seis meses y de esa manera no forzar un proceso de elección.

Medina aseguró que, por la pandemia, una elección ahora no cumpliría con la participación de toda la comunidad estudiantil.

“Una resolución, de preferencia unánime del CSU, podría postergar el tiempo más allá de seis meses, dadas las circunstancias tan excepcionales que se viven”, dijo el exrector.