Balean a cuatro migrantes hondureños en el Anillo Periférico

Cuatro jóvenes hondureños, integrantes de una caravana de migrantes que transita por Guatemala, fueron atacados a balazos este 11 de abril y están hospitalizados, uno de ellos de gravedad.

Bomberos ingresan a la emergencia del Hospital General a uno de los hondureños heridos. (Foto Prensa Libre: @BVoluntarios/Twitter)
Bomberos ingresan a la emergencia del Hospital General a uno de los hondureños heridos. (Foto Prensa Libre: @BVoluntarios/Twitter)

El ataque ocurrió a eso de las 14.10 horas en el Anillo Periférico frente a la colonia 4 de Febrero, zona 7, informaron los Bomberos Voluntarios.

Testigos dijeron a los bomberos que al parecer las personas estaban esperando transporte cuando fueron atacadas.

Según esos testimonios, los atacantes se movilizaban en un vehículo.

Al Hospital General San Juan de Dios fueron trasladados cuatro hondureños con heridas de bala.

Lea más: De qué mueren los jóvenes guatemaltecos

Hay uno en estado grave, Evin Javier Maradiaga Cartagena, de 19 años, con dos heridas de bala en el cráneo.

Otras tres víctimas están estables. Se trata de Selvin Alexis Carranza Erazo, 16; Rony Saúl Padilla Aserro, 23, y Jose Andrés de la O Padilla, 24.

Tres de los cuatro migrantes baleados están estables. (Foto Prensa Libre: @BVoluntarios/Twitter)

Desde Honduras

Los muchachos pertenecen a un grupo de aproximadamente 600 hondureños que salió de su país y en estos momentos cruza Guatemala, en una caravana más que busca llegar a Estados Unidos.

El Instituto Nacional de Migración (INM) confirmó que el ingreso de los catrachos a suelo guatemalteco comenzó desde el miércoles en la noche, para lo cual hay un protocolo para que se cumpla con una migración ordenada y con respeto a los derechos humanos.

“Estas personas presentaron su documentación necesaria. En el caso de los menores deben de portar pasaporte vigente y viajar con al menos uno de los padres”, afirmó Alejandra Mena, portavoz del instituto.

Dentro del grupo han ingresado 20 niños y niñas.

Para los migrantes, la Casa del Migrante es un oasis en esta travesía.

Agotados por caminar debajo del sol, ahí han llegado adultos con niños en brazos  en busca de alimento y un lugar donde descansar.

El sacerdote Mauro Verzeletti, director de esa organización, dijo que el miércoles llegaron 200 personas y el jueves siguen llegando.

Esa institución les ofrece alimentación, un lugar para bañarse e información de las rutas migratorias.

Responsables de la Casa del Migrante aseguraron que durante el día han llegado 86 personas.

Migrantes almuerzan en su paso por la Casa del Migrante, zona 1. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Historias

Uno de ellos, Miguel Concepción Mejía, expuso que tomó la decisión de migrar porque la situación en Honduras “está difícil”.

“Allá en Honduras ya no hay nada, todo va para arriba, los precios la comida, y los sueldos no alcanzan, por eso la idea es llegar a Estados Unidos”, enfatizó el migrante, quien aseguró que en Honduras se quedó su familia con quien trata de comunicarse cada vez que puede y a quien prefirió no llevárselos por lo riesgoso del camino.

“Nos vamos con la familia para Estados Unidos. Aquí no podemos vivir por falta de trabajo”, dijo a la agencia EFE una mujer que prefirió no identificarse, mientras hacía fila con sus “dos hijos menores” en el punto aduanero de Agua Caliente, departamento occidental de Ocotepeque, fronterizo con Guatemala.

Comentó que llegó a medianoche a la ciudad de Ocotepeque, situada a pocos kilómetros de Agua Caliente, y este 11 de abril estaba “haciendo fila para salir legalmente” de su país.

En esta ocasión la mayoría de los migrantes son hombres y mujeres jóvenes, y muchos niños, desde recién nacidos hasta adolescentes. En las otras caravanas que ha habido desde octubre de 2018 también iban muchos adultos mayores, algunos en sillas de rueda, otros con muletas o bordón.

La Casa del Migrante ofrece alimentación a los migrantes que viajan en caravana. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Mientras del lado derecho del edificio en dirección hacia territorio de Guatemala hacían fila los que intentaban este jueves salir del país, por el lado izquierdo, regresaban dos hermanos que hace quince días se habían ido de manera irregular y no pudieron pasar de México.

Sentado a orilla de la carretera, en territorio hondureño, a pocos metros del punto migratorio, Porfirio Mejía, de 37 años, relató que “los ladrones” les quitaron “todo”.

Añadió que con su hermano, ambos albañiles, perdieron el poco dinero que llevaban para sobrevivir en el largo viaje que habían emprendido.

“Yo llevaba 2 mil lempiras” (unos Q646), añade Porfirio, quien no sabía cómo hacer, sin dinero, para regresar de nuevo a su pueblo, San Nicolás, en el departamento de Copán, colindante con Ocotepeque y también fronterizo con Guatemala.

El regreso desde México dijo que lo hicieron a veces en autobús y otras en vehículos particulares de personas que se compadecían de ellos y terminaron dejándoles en la frontera.

Muchos de los migrantes que hoy llegaron al punto fronterizo de Agua Caliente pernoctaron anoche en albergues de Ocotepeque y poblados vecinos para estar temprano haciendo fila y salir legalmente del país.

Un niño sonríe mientras es fotografiado. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Una veintena a los que se les preguntó con qué tipo de documento viajan, respondieron que con el carné de identidad.

Con ese documento pueden salir de su país y entrar a Guatemala, pero no les sirve para llegar a México y Estados Unidos.

Un oficial del personal del Instituto Nacional de Migración (INM) de Honduras, que habló a cambio de que se omitiera su nombre, dijo que hacia las 8 horas habían hecho su trámite de salida unos 400 hondureños, y que el miércoles lo hicieron entre mil 100 y mil 200.

Esta vez, los migrantes han podido llegar a Agua Caliente sin tener que pasar rigurosos controles de seguridad de militares y policías provistos de bastones de madera, escudos, chalecos antibalas y bombas lacrimógenas, como ocurrió con las tres caravanas anteriores que salieron, una en octubre de 2018 y dos en enero de este año.

No visas humanitarias

Muchos de los migrantes se han adelantado y comenzaron a llegar a Ciudad Tecún Umán, San Marcos, frontera con México, y de hecho las autoridades guatemaltecas ya han registrado su salida. En redes sociales circulan fotografías en donde los hondureños esperan ingresar a ese país.

Mena afirmó que el INM también envió personal adiciona a ese puesto fronteriza para agilizar el paso de migrantes. Asimismo, garantizó que Guatemala no sancionará ni devolverá a Honduras aquellos que ingresen de manera irregular y que soliciten protección internacional en los puestos fronterizos.

Se desconoce qué permiso (si es que lo otorgan) darán las autoridades mexicanas a los migrantes hondureños puesto que, recientemente la secretaria de Gobernación de México, Olga López Sánchez, aseguró que no otorgarán visas humanitarias de forma masiva, sino que el Gobierno se limitará a entregar permisos “temporales” de visitante y de trabajo en el sureste mexicano y que estos se entregarán de forma ordenada y segura.

Contenido relacionado

> Seguridad sigue siendo lo que más preocupa a los guatemaltecos, según la Encuesta de ProDatos

> Los linchamientos en Guatemala son un síntoma de debilidad del Estado

> Cómo un guardia de la Universidad de San Carlos mató a un abogado en el campus central