Cuba atrae a estudiantes

A orillas del mar tropical, lejos del bullicio de La Habana, más de 13 mil jóvenes pobres de más de un centenar de países estudian medicina en una escuela que parece la Torre de Babel.

En La Escuela Latinoamericana de Medicina  de Cuba estudian decenas de  jóvenes  provenientes de  al menos 124 países, en su mayoría  de condición humilde.
En La Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba estudian decenas de jóvenes provenientes de al menos 124 países, en su mayoría de condición humilde.

“Estudiar medicina era uno de lo sueños que tenía, y para una familia humilde como la mía era imposible hacerlo”, dice la hondureña Merady Gómez, estudiante de segundo año de la Escuela Latinoamericana de Medicina (Elam), situada en Santa Fe, 25 km al oeste de La Habana.

“Aquí estoy realizando ese sueño, y tengo muchas expectativas de poder ayudar a mi país. Esta escuela es una bendición”, añade Gómez, de 18 años.

La Elam ocupa un predio de 120 hectáreas, tiene 28 edificios pintados de blanco y azul, en los que hay 130 salas de clases, diversos laboratorios, dormitorios, cafeterías y hasta un pequeño hospital.

Los futuros facultativos cursan en esta escuela solo los dos primeros años de la carrera, que dura seis.

La Elam tiene un total de 13 mil 282 estudiantes, pero ahora en Santa Fe solo hay mil 349, pues el resto completa su formación en facultades de medicina y hospitales repartidos en toda la isla.

Es una de las tres escuelas internacionales creadas por Fidel Castro, que gobernó Cuba de 1959 al 2006, pero las otras dos —de Cine y Deportes— no tienen la cantidad de estudiantes ni la diversidad de la Elam.

Los estudiantes provienen de 124 países. Hay de América Latina y el Caribe, África, Asia y Oceanía, “fundamentalmente de los estratos más humildes de esas sociedades”. Incluso hay algunos de EE. UU.

La Elam también participa en la formación de 26 mil 682 médicos en 67 países donde laboran brigadas médicas cubanas.