Dos muertos y dos heridos deja ataque policial contra iglesia de Nicaragua

Al menos dos muertos y dos heridos deja este sábado un ataque armado perpetrado por un grupo de policías contra estudiantes universitarios que estaban refugiados en una iglesia de Managua, informó el cardenal nicaragüense Leopoldo José Brenes.

Publicado el
Al menos dos muertos y dos heridos dejó este sábado un ataque armado perpetrado por un grupo de policías contra estudiantes universitarios que estaban refugiados en una iglesia de Nicaragua. (Foto Prensa Libre: EFE)
Al menos dos muertos y dos heridos dejó este sábado un ataque armado perpetrado por un grupo de policías contra estudiantes universitarios que estaban refugiados en una iglesia de Nicaragua. (Foto Prensa Libre: EFE)

Despúesdel ataque se denunció el secuestro de cuatro estudiantes de parte de grupos paramilitares y la comunidad internacional condenó las agresiones.


“Desgraciadamente dos jóvenes, hoy por la mañana, perdieron la vida; otros dos fueron heridos”, dijo Brenes, también arzobispo de Managua, en rueda de prensa.

“Para nosotros (como Iglesia Católica) es lamentable y hemos dicho en muchas ocasiones: ni un muerto más”, agregó Brenes, en referencia a la crisis sociopolítica que atraviesa Nicaragua, la más sangrienta desde la década de 1980, y que se ha cobrado al menos 351 vidas desde el pasado 18 de abril.

Uno de los fallecidos fue identificado Gerald Vásquez, de 20 años, y estudiaba técnico en construcción en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN). El otro, de momento, sólo ha sido identificado como Francisco.

Los jóvenes -quienes se encontraban encerrados desde anoche en la casa cural de la parroquia Divina Misericordia de Managua, junto a una decena de estudiantes, tres periodistas, médicos y sacerdotes- murieron tras recibir certeros disparos, según los sacerdotes.

Los otros estudiantes, que se encontraban atrincherados desde anoche en la parroquia, lograron salir en vehículos, camionetas y un autobús hasta la Catedral Metropolitana, escoltados por obispos y la Cruz Roja Nicaragüense, por la mediación del Episcopado.

Estos estudiantes fueron entregados a sus familiares en el jardín trasero de la Catedral Metropolitana de Managua, con la presencia del cardenal Brenes y el nuncio apostólico Stanislaw Waldemar Sommertag, en medio de cánticos religiosos y el himno nacional nicaragüense.

Los estudiantes fueron recibidos por una multitud que coreaba canciones de protesta como “El pueblo unido jamás será vencido” y levantaban el puño en señal de victoria.

Un estudiante abraza a un familiar, luego de salir del resguardo en la parroquia Divina Misericordia, en Managua (Nicaragua). (Foto Prensa Libre: EFE)

Los jóvenes, que estuvieron más de 16 horas encerrados en el templo, fueron abrazados por sus madres, hijos y otros familiares quienes lloraban de emoción al verlos con vida.

Previo a que salieron los estudiantes de la parroquia, cientos de nicaragüenses se plantaron cerca del lugar para demandar que se dejara salir a los estudiantes.

En ese plantón, al que acudieron personas de todas las edades, dominó un ambiente fuertemente religioso que a una sola voz pedían la liberación de estudiantes, periodistas, civiles y sacerdotes.

Un grupo de estudiantes que pasó la noche asediado por paramilitares se reencontraron entre lágrimas y puños cerrados con sus familiares que los esperaban desde la madrugada. (Foto Prensa Libre: EFE)

Varias personas oraron y rezaron por la libertad de Nicaragua y la liberación de los estudiantes, en medio de un ambiente tenso por la fuerte presencial de policías, antimotines, parapoliciales y paramilitares, que rodearon la zona, ubicada al sureste de Managua.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega que originaron las revueltas se iniciaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas en la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Secuestrados

Los estudiantes denunciaron que cuatro alumnos fueron secuestrados este sábado por grupos paramilitares, luego de abandonar una iglesia en la que fueron asediados.

“El día de hoy se ha notificado que al menos cuatro personas fueron secuestradas y por cuestiones de seguridad de sus familiares no podemos desvelar sus nombres”, comentó uno de los voceros estudiantiles con el rostro cubierto.

Los secuestrados formaban parte de un grupo de más de un centenar de estudiantes que estaban atrincherados en la sede de la UNAN en Managua y que se refugiaron en la parroquia de la Divina Misericordia, que linda con el recinto universitario, luego de que fueran atacados por paramilitares y parapolicías.

Tras pasar la noche bajo asedio, esta mañana una delegación de la Iglesia Católica y la Cruz Roja fueron hasta el templo y sacaron a los estudiantes, que fueron trasladados hasta la catedral.

Desde allí y varias horas después, algunos alumnos se dirigieron a sus hogares, un tránsito en el que cuatro fueron secuestrados, según la denunciaron sus compañeros.

Condenan los hechos

Los senadores estadounidenses por Florida Bill Nelson y Marco Rubio repudiaron los ataques de policías y paramilitares nicaragüenses a estudiantes opositores al gobierno de Daniel Ortega que se refugiaron desde el viernes, junto con cuatro periodistas, en una iglesia de Managua durante más de 16 horas.

“La violencia perpetrada por el régimen de Ortega es reprensible y no debe tolerarse. Es inquietantemente similar a la de (Nicolás) Maduro y (Raúl) Castro”, se lamentó Nelson.

El Gobierno de México también condenó  la represión contra los estudiantes y civiles en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y en una iglesia. “México condena el uso de la violencia y la represión en contra de estudiantes y civiles en las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua”, detalló la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un boletín.

El Gobierno argentino consideró “inadmisibles las agresiones contra la sociedad civil, eclesiásticos y defensores de los derechos humanos” en Nicaragua y pidió al gobierno del país centroamericano “cesar” con la “represión” y “restablecer la convivencia pacífica”, informaron hoy fuentes oficiales.

“El gobierno argentino llama al gobierno nicaragüense a cesar en forma inmediata con la represión y a restablecer la convivencia pacífica, el funcionamiento se las instituciones democráticas y el Diálogo Nacional”, expresó la Cancillería argentina en una nota de prensa.

También el Gobierno de Costa Rica condenó “el uso de fuerza letal” en contra de estudiantes y deploró que no se haya permitido el acceso a asistencia médica en Nicaragua tras el ataque que dejó como saldo dos muertos y dos heridos.

“Costa Rica condena vehementemente el uso de la fuerza letal en contra de estudiantes y civiles en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua y deplora que no se haya permitido el acceso de asistencia médica”, escribió en su cuenta oficial de Twitter, la vicepresidenta y canciller, Epsy Campbell.

Panamá repudió el asesinato de los estudiantes y el ataque a la iglesia. “Panamá condena los hechos de violencia suscitados en Nicaragua, que han cobrado la vida de adultos y niños y siguen trayendo luto y temor a la población”, dice un comunicado de la cancillería panameña.

Contenido relacionado:

> Nicaragua paralizada en protestas
> Daniel Ortega descartó adelantar elecciones 
> Liberación de pilotos retenidos en Nicaragua debe ser pacífica

Archivado en:

Daniel OrtegaNicaragua