Buscan a responsable de la muerte a tiros de un delfín en Florida Miami

Las autoridades estadounidenses buscan a los responsables de las muertes de dos delfines, uno de ellos a causa de un balazo, y ofrecieron una recompensa de hasta US$20 mil, informó este martes la Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos (NOAA).

Archivado en:

delfínFloridaMiamiNOAA
El delfín presentaba señales de haber recibido disparos. Fotografía con fines ilustrativos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El delfín presentaba señales de haber recibido disparos. Fotografía con fines ilustrativos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Acosar, cazar, matar o alimentar delfines salvajes conlleva a penas de hasta un año de prisión y multas de hasta US$100 mil, de acuerdo con la ley de Protección de Animales Marinos de 1972, recordó la NOAA.

La agencia federal denunció que ya son 29 los delfines que han muerto desde 2002 debido a disparos, heridas de flechas o golpes con objetos relacionados con la actividad pesquera.

Detalló que biólogos del Refugio de Vida Silvestre Costa Esmeralda encontraron uno de los delfines con un disparo en el costado, en la ciudad de Pensacola, en el noroeste de Florida.

En Naples (suroeste de Florida) los ambientalistas de la Comisión de Conservación de la Vida Silvestre y Acuática de estado (FWC) hallaron otro ejemplar muerto.

En este caso el mamífero marino tenía una herida mortal en la cabeza, que había sido producida por una bala o un objeto punzante.

La NOAA lamentó que en menos de un año han muerto cuatro delfines, lo que, dijo, evidencia un aumento en los casos.

En mayo del año pasado, indicó, encontraron uno de estos animales con una herida de bala en la Isla Captiva, en la costa oeste de Florida.

El matar a un delfín se penaliza con fuertes multas en Estados Unidos. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los expertos creen que este tipo de muertes se producen por culpa de las personas que dan de comer a los delfines, ya que después estos animales vinculan la presencia de humanos y barcos con la comida, lo cual los pone en situaciones peligrosas.

“Los delfines pueden llegar a sufrir impactos mortales de los barcos, enredarse, ingerir material de pesca o sufrir actos de violencia intencionada”, detalló la agencia federal.
Recomendó a todos los ciudadanos no dar de comer a estos seres vivos para protegerlos ante este tipo de peligros y evitar castigos y multas.

Recientemente, un hombre tuvo que pagar US$1 mil por dar de comer a un delfín mientras se encontraba de vacaciones en Florida.

La organización también está colaborando con el Departamento de Justicia para iniciar las diligencias penales por un caso ocurrido en 2009, cuando un capitán de barco fue detenido por producir bombas caseras que luego tiraba contra los delfines.