El papa Francisco pide perdón en Chile por abusos; varios detenidos en protestas

El papa Francisco recorrió varias calles de Chile, saludando a las personas que por horas lo esperaron para verlo. En su segundo día de visita se realizó una multitudinaria misa oficiada por el pontífice en el Parque O´Higgins en Santiago de Chile.

El papa Francisco dijo sentir "dolor y vergüenza" por los abusos sexuales contra menores en las iglesias de Chile. (Foto Prensa Libre: EFE)
El papa Francisco dijo sentir "dolor y vergüenza" por los abusos sexuales contra menores en las iglesias de Chile. (Foto Prensa Libre: EFE)

“Siento una alegría y una dicha muy grandes. Ya había estado en 1987, en la visita de Juan Pablo II al país, y llevo la fe católica más viva que nunca. Las palabras del papa representaron un mensaje de unidad, perdón y reconciliación”, manifestó Sandra, una profesora de la ciudad de San Esteban, en la región de Valparaíso.


En su mensaje, el papa manifestó que se debe sembrar la paz “a golpe de proximidad, de vecindad y de ir al encuentro de quien la está pasando mal”. Además. exclamó: “¡Bienaventurados los que se comprometen con la reconciliación.” Por otra parte, exhortó a “no adormecerse en un consumo tranquilizante”.

Llegada de la ciudad de Valparaíso, en el litoral del país, otra de las fieles que acompaño la misa, expresó: “Este mensaje nos dará la posibilidad de unirnos como pueblo, ya que existen muchas diferencias sociales en nuestro país”.

https://www.youtube.com/embed/0OQ29GawoRk

Detenidos durante la primera misa del papa en Chile

Medio centenar de personas fueron detenidas en una manifestación contra la visita del papa Francisco y a los casos de pederastia que involucran a sacerdotes, en la misa oficiada por el pontífice este martes en Santiago de Chile, informaron medios locales.

Más de un centenar de manifestantes marcharon cerca del parque O'Higgins, ubicado en el centro de Santiago, donde unos 400 mil fieles habían empezado a llegar en la madrugada para presenciar la liturgia de Francisco.

Según medios locales, la policía actuó con carros lanza-agua contra la marcha y detuvo a medio centenar de manifestantes.

El pontífice llegó ayer a Chile para realizar una visita de Estado de tres días durante la cual oficiará misas masivas en las ciudades de Santiago, Temuco e Iquique. (Foto Prensa Libre: EFE)

Los protestantes marchaban con pancartas contra los 80 curas acusados de haber cometido abuso sexual de menores desde el año 2000 en Chile, un escándalo que provocó la caída de la popularidad de la Iglesia católica y la creciente desconfianza de los chilenos en el clero.

Papa Francisco se disculpa

“No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”, dijo el pontífice en un discurso que pronunció la mañana de este martes en La Moneda, la sede del Gobierno chileno, en el marco de su sexta gira por América Latina.

“Me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir”, agregó el pontifíce ante la presidenta Michelle Bachelet y autoridades del país en el Patio de Los Naranjos de la sede el Ejecutivo.

Tras pronunciar estas palabras, los invitados y unas 2.000 personas que se encontraban en la Plaza Constitución, fuera de La Moneda, donde podían ver la ceremonia en pantallas gigantes, irrumpieron en un fuerte aplauso.

El tema de los abusos sexuales es un asunto que ha dañado seriamente la credibilidad de la Iglesia y sus miembros. Se estima que unos 70 sacerdotes, diáconos, religiosos, incluida una monja, han sido acusados de abuso sexual de menores, según Bishop Accountability, una ONG de Estados Unidos. El caso más representativo es el del cura Fernando Karadima, sancionado por el Vaticano.

El papa Francisco saluda a la presidenta de Chile en el inicio de actividades durante su visita de tres días. (Foto Prensa Libre: EFE)

Igualmente, el pontífice dijo que el futuro de los países se juega en gran parte en la capacidad de escuchar que tengan el pueblo y sus autoridades.

“Es preciso escuchar: escuchar a los parados (desempleados), que no pueden sustentar el presente y menos el futuro de sus familias; a los pueblos originarios, frecuentemente olvidados y cuyos derechos necesitan ser atendidos y su cultura cuidada, para que no se pierda parte de la identidad y riqueza de esta nación”, subrayó.

“La sabiduría de los pueblos originarios puede ser un gran aporte”, añadió el pontífice, y señaló que también es preciso escuchar a los niños, a los jóvenes, a los ancianos y a los migrantes.

En su saludo de bienvenida al papa, Bachelet le aseguró que su visita le hace bien al país. “Lo recibimos con mucha esperanza y no me cabe duda que así se lo harán sentir” los chilenos, agregó la mandataria socialista, que deja su cargo el 11 de marzo.

Bachelet recordó también la visita de Juan Pablo II, hace poco más de 30 años, cuando el país estaba bajo la dicatdura militar de Augusto Pinochet. “Qué bueno poder decirle que Chile es otro, por encima de nuestras diferencias”, señaló.

El papa Francisco saluda a los chilenos desde el papamóvil durante su trayecto al lugar donde ofició una misa. (Foto Prensa Libre: EFE)

Tras el encuentro con la sociedad civil y el cuerpo diplomático,  el sumo pontífice sostuvo una reunión privada con Bachelet.
Luego, Francisco se dirigió en el papamóvil hasta el Parque O'Higgins, un amplio recinto ubicado en el suroeste de Santiago, donde miles de personas lo esperaban desde la madrugada para participar en la primera misa que oficiará en Chile, celebrada “por la paz y la justicia”.

En tanto, por la tarde visitará un centro penitenciario femenino, tras lo cual se trasladará hasta la Catedral para una reunión con miembros del clero local.

El día de Francisco concluirá con una visita privada al santuario de San Alberto Hurtado, un sacerdote jesuita fallecido en 1952 y conocido por su entrega a los más pobres. El religioso fue beatificado en 1994 por Juan Pablo II.

Además de actividades en Santiago, el papa argentino, de 81 años, viajará el miércoles a la ciudad de Temuco, en la región de la Araucanía, en el sur del país, y el jueves a la ciudad portuaria de Iquique, en el extremo norte, última escala de su visita a Chile antes de dirigirse a Perú.