Greta Thunberg y el “superpoder” que lleva consigo

Hace cuatro años, la activista adolescente fue diagnosticada de un trastorno del espectro autista que afectaba sus relaciones en la escuela.

Este retrato de Greta Thunberg fue hecho por el artista guatemalteco Juan Carlos Pinto. (Foto Prensa Libre)
Este retrato de Greta Thunberg fue hecho por el artista guatemalteco Juan Carlos Pinto. (Foto Prensa Libre)

Si bien, la sueca Greta Thunberg, ha superado la condición que la mantuvo aislada durante varios años en la escuela, ahora la activista ecologista tuvo que aclarar que padece del síndrome de Asperger.

Éste es un trastorno neurobiológico que forma parte de los trastornos del espectro autista que se relaciona con un conjunto de características mentales y conductas sociales.

Thunberg, que hace poco más de un año impulsó una “huelga escolar” para obligar al Parlamento Sueco a tomar acciones contra el cambio climático, dijo que antes de iniciar con su campaña no tenía “energía, amigos y no hablaba con nadie”.

Según varias entrevistas dadas a diferentes medios de comunicación, se escondía bajo su condición de autista, porque muchas personas lo veían como “una enfermedad o algo negativo”.

Poco a poco, esa niña que se escondía en los rincones de la escuela fue ganando fuerza cuando la atención de muchos se dirigían a la manifestación que hacía cada viernes fuera del Parlamento.

Ahora, Thunberg se ha abanderado con la causa ecologista mundial, recicla basura, limpia las playas, evita la carne y los aviones e increpa a gobernantes como Donald Trump en la Organización de las Naciones Unidas.

La activista juvenil, Greta Thunberg, habla durante la Cumbre de Acción Climática de la ONU en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. (Foto Prensa Libre: AFP)

 

Superados los prejuicios relacionados con el trastorno de Asperger, Greta Thunberg considera que su condición se trata de un “super poder”.

Tony Attwood, psicólogo especialista en este síndrome, describió a las personas diagnosticadas como “conocidas por ser directas, decir lo que piensan, ser honestas y tener un fuerte sentido social”.

Esto justamente pasó el lunes 23 de septiembre cuando pronunció un fuerte discurso contra los mandatarios más poderosos del mundo diciendo: “Nos están fallando. Pero los jóvenes están empezando a entender su traición”.

Esto provocó un mensaje irónico de Donald Trump, quien tiene un hijo de 11 años llamado Barron y de quien se decide que es autista.

 

Contenido relacionado:

> El lucrativo negocio detrás de la activista Greta Thunberg: The Sunday Times

>La razón por la que se prevé migrarán millones de Centroamérica y México

> Cumbre del Clima deberá abordar la crisis del Corredor Seco Centroamericano