La impactante historia de un hombre que fue sentenciado a cadena perpetua luego de asesinar a batazos a su prometida

Patrick Frazee fue sentenciado a pasar el resto de sus días en prisión luego de ser declarado culpable de asesinar a su pareja Kelsey Berreth en 2018 en Colorado, EE. UU.

Publicado el
Patrick Frazee asesinó a su prometida y posteriormente desapareció el cuerpo. (Foto Prensa Libre: Woodland Park Police Department)
Patrick Frazee asesinó a su prometida y posteriormente desapareció el cuerpo. (Foto Prensa Libre: Woodland Park Police Department)

Kelsey Berreth desapareció el jueves 22 de noviembre de 2018 en Colorado, Estados Unidos, durante la celebración del Día de Acción de Gracias.

Luego de varios días sin que nadie supiera de ella, Cheryl Bereth, madre de la mujer, denunció la desaparición de su hija ante las autoridades locales e informó que no había tenido comunicación con ella desde el Día de Acción de Gracias.

La madre de la víctima informó que ese día Kelsey fue capturada por las cámaras de seguridad de un supermercado local mientras hacía las compras y fue la última vez que se le vio con vida.

Asimismo, dijo que luego de esto su hija supuestamente se dirigió hacia la casa de su prometido, Patrick Frazee, para dejar en su casa a la hija que ambos tenían, ya que en ese momento la pareja se encontraba viviendo en residencias separadas.

Frazee recibió a la bebé y desde ese día no se supo nada más sobre la mujer. Sin embargo, tras la denuncia de su desaparición, su teléfono celular fue registrado por una torre de señal en Idaho, aproximadamente a 1 mil 300 kilómetros de la casa de Kelsey.

Curiosamente, ese mismo día el jefe de la joven desaparecida recibió un extraño mensaje desde el celular de Kelsey en el que le anunciaba que no iba a poder presentarse al trabajo durante la semana ya que se tomaría unos días de vacaciones.

Lea también: El insólito caso de un hombre que robaba cables de un poste de alta tensión y se electrocutó

Luego de dos semanas de no saber nada de Kelsey, su madre dio una conferencia de prensa para solicitar cualquier información sobre el paradero de su hija.

Añadido a esto, comentó que ella era una persona regular y confiable y que su repentina desaparición era algo sumamente extraño.

Como parte de las investigaciones sobre la desaparición de la mujer, las autoridades locales interrogaron a su prometido Patrick Frazee, quien colaboró con la policía y brindó una muestra de ADN y entregó su celular sin oponer ningún tipo de resistencia.

El caso de la joven desaparecida en Colorado continuó siendo un misterio y la policía local no tenía rastro alguno de su paradero. Sin embargo, la investigación dio un giro inesperado el 13 de diciembre cuando las autoridades encontraron en el apartamento de Kelsey Berreth los dos juegos de llaves del vehículo en el que supuestamente se había marchado tras dejar a su bebé al cuidado de su pareja.

Inmediatamente, Patrick Frazee se convirtió en uno de los sospechosos de la misteriosa desaparición de su prometida y las autoridades de Colorado solicitaron una orden de allanamiento para ingresar a su vivienda.

Durante la pesquisa de la casa de Frazee, la policía encontró una botella de desinfectante y una toalla para limpiar pisos que luego de ser analizados mostraron presencia de sangre.

La investigación contra Patrick Frazee llevó a las autoridades hacia Krystal Lee Kenney, una enfermera de Idaho que mantenía desde hace 10 años una relación sentimental con el sospechoso.

Luego de ser interrogada en varias oportunidades, el 20 de diciembre Krystal confesó a la policía lo le sucedió a Kelsey Berreth en el Día de Acción de Gracias y reveló que el responsable había sido el prometido de la mujer.

Además: Impactante: bombero abusa sexualmente de una menor de edad al menos en 15 ocasiones

Añadido a estas declaraciones, ese mismo día las autoridades a cargo de la investigación del caso encontraron rastros de sangre en el departamento de Kelsey y esto los llevó al arresto inmediato de Patrick Frazee.

Tras llegar a un acuerdo con la fiscalía para la reducción de su condena, Krystal informó a las autoridades que Frazee le había confesado cómo asesinó brutalmente a su pareja y que después del crimen ella lo ayudó a destruir cualquier evidencia.

Krystal también reveló que Frazee le había pedido varias veces que fuera ella quien matara a Kesley justificando que ella era una madre abusiva y drogodependiente.

Sin embargo, comentó que quien llevó a cabo el brutal asesinato fue el mismo Frazee ante su constante negativa de cometer semejante crimen.

(Foto Prensa Libre: Infobae)

¿Cómo se dio el brutal asesinato de Kesley Berreth?

El asesinato ocurrió la tarde del jueves 22 de noviembre en la casa de Kesley, cuando el padre de su hija llegó con la excusa de ver a la pequeña aunque en realidad buscaba deshacerse de su odiada pareja.

Para llevar a cabo su macabro plan, Frazee le propuso a Kelsey un juego, el cual consistía en que la mujer tenía que descubrir el olor de unas velas que su pareja había traído. Con esta estrategia, logró que la madre de su hijo se tapara los ojos con un suéter y estuviera vulnerable ante cualquier tipo de ataque.

Inmediatamente después que la mujer se cubriera los ojos, su pareja tomó un bate de béisbol y golpeó con toda su fuerza la cabeza de Kelsey.

Tras el primer impacto la joven suplicó por su vida. Sin embargo, Frazee hizo caso omiso y le propinó quince golpes en el cráneo hasta que acabó de manera brutal con su vida.

Una vez completado su plan, el asesino metió el cuerpo de su pareja en una bolsa de plástico y lo puso en el baúl de su vehículo.

Posteriormente, llamó a su amante Krystal para comentarle lo sucedido y tomó el celular de Kelsey para enviar varios mensajes que a la postre le servirían como coartadas.

Después de esto, Frazee, en compañía de su pequeño hijo, manejó a toda velocidad hacia un granero ubicado en Nash Ranch y escondió el cuerpo de su prometida en medio de la cosecha.

Lea más: Quién era Vita Aranda, la influencer que fue asesinada de un balazo en la cabeza durante el festival Ja’umina en Paraguay

Finalmente, el asesino fue hasta la casa de la madre de Kaylee para cenar y celebrar el Día de Acción de Gracias en compañía de la familia de su recién fallecida pareja.

Frazee terminó de cenar y se dirigió a su hogar, donde llamó a su amante Krystal hasta su casa en Idaho y le informó que tenía que limpiar la escena del crimen.

“Tienes un lío que limpiar. Tienes que venir ya y tienes que venir preparada”, le dijo el asesino.

Dos días después del asesinato de Kesley, ambos se dirigieron hacia su hogar para limpiar durante horas la sangre que había quedado esparcida por todo el lugar tras la decena de golpes recibidos por la víctima.

Al caer la noche, se dirigieron a recuperar el cuerpo de Kesley del granero. Al llegar, lo pusieron en una caja dentro del carro de Frazee y fueron a comprar combustible para quemarlo.

Ambos llegaron a la casa de Frazee y metieron el cuerpo de Kelsey y el bate asesino en un barril repleto de gasolina y trozos de madera para deshacerse de una vez por todas del cadáver.

El asesino decidió quedarse con el celular de su prometida luego que el cuerpo fuera consumido en su totalidad por las llamas y le pidió a su amante que volviera a Idaho con el teléfono y continuara enviando mensajes como si fuese Kelsey para despistar a las autoridades.

(Foto Prensa Libre: Colorado Springs Police Department)

Sentencia final del caso

Durante el juicio por el asesinato de Kelsey Berreth, Krystal Lee Kenney comentó que deliberadamente no había limpiado la sangre en su totalidad para que Patrick Frazee fuese descubierto.

El testimonio de la amante del acusado fue suficiente para que el 19 de noviembre de 2019, casi un año después del brutal crimen, fuera condenada a pasar el resto de sus días en prisión.

Scott Sells, juez encargado del caso, sentenció a Patrick Frazee a 156 años de prisión por el asesinato de su pareja Kelsey Berreth.

Por su parte, Krystal Lee Kenney fue sentenciada el 28 de enero de 2020 a tres años de cárcel por manipulación de evidencia en este caso.

Sin embargo, luego de conseguir una nueva sentencia, fue puesta en libertad condicional el 24 de marzo de 2021.