La tragedia de los pescadores hondureños: Iban en busca de langosta pero el barco se hundió

Las autoridades hondureñas reportaron 27 fallecidos, 9 desaparecidos y 55 sobrevivientes.

Las autoridades hondureñas empezaron a trasladar los cuerpos de los 27 pescadores muertos. (Foto Prensa Libre: EFE)
Las autoridades hondureñas empezaron a trasladar los cuerpos de los 27 pescadores muertos. (Foto Prensa Libre: EFE)

La Mosquitia es un área ubicada en el caribe hondureño que pasa sus días con los padecimientos de la pobreza. Para sobrevivir, la pesca de langosta resulta ser su principal fuente de ingresos.

Por esta razón, 90 pescadores decidieron subirse en un barco en busca de este aclamado crustáceo. Sin embargo, el barco se hundió, provocando la muerte de 27 personas y el luto de todo un país.

Las autoridades hondureñas lograron rescatar a 55 personas, sin embargo, reportan la desaparición de otros nueve pescadores.

Esta tragedia puso en el ojo internacional las condiciones en las que viven los habitantes de La Mosquitia y cómo arriesgan su vida para poder sobrellevar el día a día.

Para lograr atrapar a las langostas, los pescadores pasan horas bajo el agua. Prácticamente bucean  sin ningún equipo de seguridad y cientos de ellos han sido víctimas del síndrome de descomprensión que ayuda a la formación de burbujas en la sangre debido a la alta presión de la sangre y que puede causar parálisis e, incluso, la muerte.

Los buzos-pescadores de La Mosquitia suben y bajan al fondo del mar lo más rápido posible par conseguir la mayor cantidad de langosta, un codiciado producto de exportación que va, en su mayoría, hacia Estados Unidos.

La pesca de langosta es la principal fuente de ingresos de la población de La Mosquitia. (Foto Prensa Libre: EFE)

La recompensa es de 75 lempiras (tres dólares) por cada libra de langosta y 7 lempiras (20 centavos de dólar) por cada pepino de mar.

La temporada de pesca de langosta comienza en julio y dura ocho meses, por esta razón 91 personas decidieron transportarse en la embarcación “Wally” el pasado 3 de julio, sin embargo, se presume que por exceso de carga, el barco se hundió y hasta el momento solo se ha identificado a uno de los 27 muertos, el capitán Austin Haylock.

Los pescadores del Wally al parecer zarparon el lunes desde Puerto Lempira, departamento de Gracias a Dios, fronterizo con Nicaragua.

Lee también: Muerte de peces y crustáceos causa controversia por posible envenenamiento

La segunda embarcación que naufragó, identificada como Francely, transportaba 49 personas de las que todas fueron rescatadas.

Un equipo de diez médicos y enfermeras enviados por el Ministerio de Salud se trasladaron a la Base Naval de Caratasca para brindar atención a los sobrevivientes.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, lamentó la tragedia y giró instrucciones para que se investigara las razones del hundimiento.

Mientras tanto, la población de La Mosquitia empezó a recibir a cada uno de los 27 cadáveres para darle sepultura, mientras esperan que los 55 sobrevivientes puedan recuperarse.

*con información de EFE