La verdad detrás de los temblores en septiembre en México y por qué el mes patrio se vuelve el más trágico para algunos

En septiembre, la ansiedad ante nuevos temblores se ha multiplicado en México, pues en este mes han sucedido los grandes terremotos.

Vista de daños debido al sismo en colonias en el balneario Acapulco, en el estado de Guerrero, México. (Foto Prensa Libre: EFE)
Vista de daños debido al sismo en colonias en el balneario Acapulco, en el estado de Guerrero, México. (Foto Prensa Libre: EFE)

Desde el 19 de septiembre de 2017 — tras el terremoto que sacudió el centro y sur de México— cualquier cosa que tenga que ver con un sismo está envuelto en un ambiente de mayor ansiedad, donde los fantasmas por lo ocurrido aquel día vuelven a aflorar en muchas personas. Entonces, el mes patrio se vuelve el más trágico.

Infobae informó que hace tres años, el mismo día que se conmemoraba el 32 aniversario del terremoto de 1985, que segó la vida de miles de personas, un temblor sacudió a la capital mexicana.

12 días antes, el sur del país había sufrido otro terremoto. Este 7 de septiembre, cientos de mexicanos fueron sorprendidos por un temblor de 7.1 grados con epicentro en Guerrero (en la costa del Pacífico). El movimiento telúrico dejó daños en estructuras y al menos un muerto.

¿Está temblando otra vez en septiembre?, se preguntan los mexicanos.

¿Qué tiene que ver este mes con los sismos?

El investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica de la UNAM, Luis Quintanar Robles, explica que los temblores son un fenómeno que ocurren a lo largo de todo el año y son frecuentes.

“En el mes de septiembre surgen creencias, mitos de que hay épocas para que ocurran los temblores, así como las hay para las lluvias. Hay que dejar claro que los sismos se originan al interior de la tierra y nada tienen que ver con fenómenos atmosféricos. Los sismos ocurren a lo largo del año y hay que estar preparados”, subrayó.

Entre todas las recomendaciones que un mexicano pueda recibir existe una — no tan inesperada— de descargar las aplicaciones que advierten de los terremotos. Por esta razón, Quintanar Robles advierte que se detectan en mayor medida y existe mayor caos.

En la Ciudad de México, por ejemplo, el Servicio Sismológico Nacional — una dependencia encargada de establecer y mantener una red de monitoreo de sismos en el país— cuenta con 30 estaciones distribuidas a lo largo y ancho de la Ciudad de México para la detección de movimientos telúricos.

El experto advierte que los sismos en las costas del Pacífico suelen ser de mayor magnitud, contrario a los que se originan en la Ciudad de México que no van más allá de 3 a 3.5 grados.

¿Qué origina los temblores?

La extracción de agua en la región Del Valle de México puede ser un factor concurrente a la actividad sísmica, aunque no es la principal razón.

Quintanar Robles ha hecho un llamado a la población a estar conscientes de que vivimos en un país sísmico y que no va a dejar de temblar.

Para leer más: Aborto en México: la Suprema Corte despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en un fallo histórico para el país

“Los habitantes de la Ciudad de México deben considerar que los temblores ocurridos fuera del Valle de México tienen la capacidad de inducir sismicidad en nuestra urbe, adicional a la que se origina aquí mismo”. Por ello, es necesario revisar las construcciones y reforzarlas para evitar posibles colapsos futuros.

Mientras no podamos predecir los sismos, lo que nos queda es mitigar los posibles daños, haciendo caso a las autoridades, realizar simulacros y tomar estos fenómenos en su punto cabal”, concluyó.