Niños de 12 y 14 años que escaparon de un hogar en Miami, EE. UU., disparan con escopeta y AK-47 a los policías que los buscaban

Una niña de 14 años terminó en un hospital herida de bala por la Policía tras haber escapado de un hogar para menores junto a un menor de 12 años y haber abierto fuego contra los agentes que los buscaban, informó este miércoles el alguacil del condado Volusia, en Florida.

Publicado el
Agentes de la Policía afuera del lugar en donde una niña de 14 años y un niño de 12 años abrieron fuego contra agentes en Volusia, Florida. (Foto Prensa Libre: Captura de video)
Agentes de la Policía afuera del lugar en donde una niña de 14 años y un niño de 12 años abrieron fuego contra agentes en Volusia, Florida. (Foto Prensa Libre: Captura de video)

“Los oficiales hicieron todo lo que pudieron para reducir la escalada y casi pierden la vida con un niño de 12 años y una niña de 14 años. Si no fuera por su entrenamiento y su supervisión, alguien habría terminado muerto”, declaró el alguacil de Volusia, Mike Chitwood, en un comunicado.

Chitwood, que afirmó no haber visto nada igual a lo sucedido en “35 años en la policía”, señaló que los dos menores se habían fugado el martes del Hogar de Niños Metodistas Unidos de Florida y en su huida se metieron en una casa donde había numerosas armas, incluido un fusil de asalto AK-47.

Avisados por un vecino que escuchó la rotura del vidrio de una ventana, los policías se presentaron en la casa y les instaron a rendirse, pero Travis O’Brien, de 12 años, y Nicole Jackson, de 14, en lugar de hacerlo, dispararon contra ellos, según el comunicado.

La primera en disparar fue Jackson y en los siguientes 35 minutos los niños abrieron fuego en cuatro ocasiones distintas, mientras los agentes trataban de convencerlos de que depusieran las armas y se entregaran.

Lea además: Hombres disparan contra multitud: al menos dos muertos y 20 heridos en Miami

Después Jackson salió del garaje, apuntó dos veces con una escopeta a los agentes y recibió un disparo de ellos, señaló el comunicado.

A los pocos minutos O’Brien, que estaba en el garaje armado con el AK-47, se rindió sin oponer resistencia.

Menor fue operada

Jackson fue trasladada al Hospital Regional de Florida Central con lesiones potencialmente mortales y fue operada.

Tras la cirugía, estaba en condición estable y fue trasladada a otro hospital para recibir tratamiento adicional, de acuerdo con el comunicado.

Lea también: Bombas molotov, armas y 22 mil municiones: el impresionante arsenal que se encontró en la casa del atacante de San José que cobró la vida de nueve personas

O’Brien, que es diabético y no se había llevado consigo la medicación cuando escapó del hogar, también fue trasladado al hospital, para tratar su enfermedad.

“No sé de dónde sacamos a los hombres y mujeres que responden a estos incidentes, que hacen lo que hacen y lo hacen con valentía, lo hacen con valentía y lo hacen mientras intentan proteger la vida humana”, dijo Chitwood.

El alguacil señaló que los agentes aguantaron “múltiples rondas (de disparos), hasta que no les quedó otra opción que devolver el fuego” de los niños.

Lea además: Video: El impresionante momento en el que dos policías salvan a un hombre antes de que explotara su auto

El Departamento de Cumplimiento de la Ley de Florida inició una investigación sobre el incidente como es habitual en los casos de tiroteos en los que hay involucrados agentes policiales.

Los agentes que intervinieron en este caso serán puestos temporalmente en licencia administrativa retribuida.